Extraña infección en la región central de China

publicado a la‎(s)‎ 11 ene. 2020 10:01 por Lopeztricas Jose-Manuel

EXTRAÑA INFECCIÓN EN LA REGIÓN CENTRAL DE CHINA

La ciudad de Wuhan (de hecho tres ciudades situadas en las dos orillas del río Yangtsé), en la región central de la República Popular China, todavía guarda el recuerdo amargo de la epidemia de SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome) que durante los años 2002 y 2003 fue epidémica en esa ciudad, extendiéndose por todo el mundo, causando la muerte de 800 personas.

En las últimas semanas (diciembre de 2019 y primeros días de 2020) no menos de 59 personas han contraído lo que, hasta ahora, se cataloga como una neumonía vírica; de ellas 7 se hallan en estado grave, según las autoridades sanitarias, quienes han negado que se trate de SARSMERS (Middle East Respiratory Syndromegripe aviar, o un adenovirus.

La sintomatología de esta no-catalogada infección incluyen: fiebre elevada, disnea (insuficiencia respiratoria) y lesiones pulmonares. Las personas afectadas declaran sentirse muy enfermas, si bien no se han producido fallecimientos hasta el momento (11 de enero de 2020).

La ¿epidemia? comenzó unas semanas antes del Festival de Primavera, durante el que tiene lugar el año nuevo chino, la fiesta más importante de la República Popular China, cuando decenas de millones de personas se desplazan de unas regiones a otras. Las autoridades sanitarias previnieron ante algunos síntomas similares a los de la neumonía (fiebre, algias y dificultad respiratoria).

Probablemente el virus desencadenante de esta neumonía sea un coronavirus clase IV (clasificación de Baltimore –ver Anexo al final del texto)). Su denominación procede se debe a que las proteínas de la cápside vírica se proyectan hacia el exterior (ver microfotografía electrónica). Son ARN-virus.

Los coronavirus infectan a muchas especies de animales, desde murciélagos y camellos (caso del MERS) a cerdos, aves (gripe aviar); así como a vacas, gatos, perros y humanos. Los coronavirus son responsables de alrededor del 40% de los resfriados comunes y los trastornos digestivos leves (vómitos y/o diarreas), la erróneamente denominada «gripe intestinal», muy contagiosa.

También son responsables de patologías, generalmente leves, del tracto respiratorio superior, y de conjuntivitis.

A partir del año 2002 se han vinculado con el SARS y MERS.

Trabajadores sanitarios con llamativos trajes de protección microbiológica rastrearon los mercados callejeros de la ciudad de Wuhan, donde se venden mariscos, aves de corral y carne de diversos animales salvajes no sometidos a control veterinario. Se considera que la infección se ha contraído por contacto (o ingestión) de carnes de animales no domésticos; situación que recuerda a la forma de contagio de los virus causantes del SARS y la gripe aviar (H7N9).

No menos de 21 personas han enfermado en Hong Kong. Todas ellas procedían de Wuhan. Las autoridades han instalado detectores térmicos en la terminal aeroportuaria donde llegan los vuelos procedentes de Wuhan; así como en la estación del tren de alta velocidad con el fin de discriminar a personas con fiebre elevada. Existen dudas acerca de la eficacia de este método de detección de personas con fiebre.

El pasado 31 de diciembre (2019) las autoridades de Wuhan confirmaron la existencia de docenas de personas afectadas de una neumonía de origen desconocido. La información llegó a las redes sociales, generándose situaciones de inquietud que lindaron el pánico.

En la actualidad se está expectante sobre si el cierre de los mercadillos callejeros ha tenido algún resultado favorable o, por el contrario, el número de casos continúa aumentando. Esta última situación indicaría que la infección se puede contagiar entre humanos, no directamente de animal a humano a la manera de una epizootia.

De momento la infección, con independencia del desconocimiento del agente causal, parece estar bajo control, al no haberse observado contagios directos entre humanos. No obstante, la Organización Mundial de la Salud monitoriza estrechamente la evolución a través del sistema de vigilancia One Health.

La alarma social en Hong Kong se evidencia en la adquisición masiva de mascarillas y desinfectantes en las farmacias.

El gobierno local de Hong Kong también introdujo un sistema de respuesta para nuevas enfermedades infecciosas, con objeto de evitar que se repitan los escenarios, bastante caóticos, que siguieron a la epidemia de SARS o de gripe porcina del año 2009.

Siguiendo la actual tendencia a la manipulación escondida bajo el ardid de la libertad de información, diversos hashtag difunden noticias falsas y muy alarmantes que crean pánico, posiblemente el efecto buscado.

Anexo: Clasificación de Baltimore de los virus


David Baltimore, Premio Nobel de Fisiología y Medicina en el año 1975 por sus investigaciones sobre los virus tumoralesex aequo Renato Dulbecco y Howard M. Temin, clasificó los virus de acuerdo al ácido nucleico del virión. Basó su clasificación en el papel del ARNM a partir del que se sintetizan las proteínas víricas. En este aspecto, el ARNM vírico es el centro de la clasificación al que convergen los ácidos nucleicos (ADN o ARN) de los diferentes virus.

Por convención, el ARNM que constituye la plantilla para la síntesis de proteínas se define como (+), esto es: (+) ARN. Un ADN de doble hélice es (+/-) ADN.

(+/-)ADN ® (+)ARNm inmaduro ® (+)ARNm “maduro” (sin intrones® Proteína

En su concepción original, la clasificación de Baltimore incluía seis clases de genoma vírico. Más adelante se descubrió el genoma de los hepadnavirus (virus de la hepatitis B) para los que añadió una séptima clase. Durante la replicación el genoma (de ADN) de los hepadnavirus se rellena para dar lugar a dúplex perfectos, dado que la polimerasa de la célula hospedadora solo puede transcribirse en ARNM a partir de una plantilla de doble cadena.

Glosario:

ADN: Ácido desoxirribonucleico

ARN: Ácido ribonucleico

ARNM: Ácido ribonucleico mensajero

Zaragoza, a 11 de enero de 2019

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Comments