La gripe

publicado a la‎(s)‎ 1 oct. 2014 3:40 por Lopeztricas Jose-Manuel

LA GRIPE

En el año 1893 R. F. J. Pfeiffer, bacteriólogo alemán afirmó haber descubierto el microorganismo causante de la gripe: Haemophilus influenzae, un coco-bacilo Gram negativo aeróbico (y anaeróbico en condiciones de baja tensión de O2). La observación, más tarde demostrada errónea, la llevó a cabo durante una pandemia de gripe en 1892. A pesar de que el término «influenza» ha perdurado como sinónimo de gripe, esta bacteria no es el agente etiológico sino un germen que suele acompañar al proceso infeccioso. Éste es de naturaleza vírica.

Los virus de la gripe fueron descubiertos en el año 1918, durante el primer año de la pandemia del bienio 1918-1919, por Dujarric de la Riviére en el Instituto Pasteur de Paris. La responsabilidad vírica de la gripe se confirmó mediante los estudios realizados en Túnez por Ch. Nicolle y Ch. Lebally, en los que lograron desencadenar gripe en monos mediante la inyección del filtrado procedente de mucosidades nasales de pacientes griposos. Las partículas infecciosas no eran retenidas en los filtros bacterianos lo que confirmaba su naturaleza vírica.

Hasta el año 1933 no se consiguió aislar el virus de la gripe A, logro atribuido a W. Smith y C. H. Andrewes, en Reino Unido.

Tres años más tarde, en 1936, se consiguió el cultivo del virus en la membrana alantoidea del huevo fecundado. Esta metodología, que continúa vigente, fue desarrollada por F. M. Burnet, también en Reino Unido.

En el año 1940 se aisló el tipo B del virus de la gripe; y, poco tiempo después, se observó la hemaglutinación (aglutinación de los hematíes o eritrocitos) causada por estos virus, hallazgo que resultó trascendental en la preparación de las primeras vacunas.

La Oficina para Estudios Epidemiológicos se estableció en Londres en el año 1947, descubriéndose, pero no caracterizándose, el tipo C del virus de la gripe.

Las tres pandemias de gripe del siglo XX fueron la del bienio 1918-1919, cuya enorme mortalidad tuvo mucho que ver con las precarias condiciones sanitarias y económicas derivadas de la Gran Guerra (Primera Guerra Mundial), denominada erróneamente “gripe española”; la pandemia del año 1957, menos mortífera que la anterior a pesar de la mayor patogenicidad de los serotipos víricos; y la del año 1968 (conocida como «gripe de Hong Kong»), cuyos virus fueron todavía más patógenos, pero las mejores condiciones sanitarias internacionales hizo su mortalidad fuese menor que las de las pandemias que le precedieron.

Los virus de la gripe son ortomixovirus (Orthomyxoviridae). Tienen la facultad de fijarse a las glucoproteínas de las membranas celulares.

Examinados con microscopio electrónico los virus de la gripe tienen, en general, aspecto esférico. Su envoltura es una bicapa lipídica en la que se insertan, sobresaliendo al exterior, dos tipos de moléculas: hemaglutinina y neuraminidasa, habitualmente designadas por las letras H y N respectivamente. Debajo de la bicapa lipídica se halla una envoltura proteica constituida por la denominada proteína M. El genoma del virus está formado por 8 segmentos de ARN monocatenario, asociados a una proteína específica. El complejo “ARN-proteína” constituye la nucleocápside.


Resumiendo, las estructuras químicas más importantes de los virus de la gripe son las siguientes:

*      Glucoproteína Hemaglutinina (H) – el la molécula más antigénica -.

*      Proteasa Neuraminidasa (N) (también denominada «sialidasa».

*      Proteína M (que se interpone entre la bicapa lipídica de la que sobresalen H y N, y las estructuras internas del virus).

*      Nucleocápside, formada por 8 fragmentos de ARN monocatenarios asociado a una proteína).

Una característica de los virus de la gripe, descubierta por Hirst en el año 1942, es su capacidad para aglutinar los hematíes efecto debido a la hemaglutinina (de ahí su nombre), una glucoproteína de su membrana. Las moléculas de hemaglutinina se distribuyen de modo uniforme alrededor del virus, y tiene una capacidad de desencadenar la respuesta inmunitaria del hospedador muy superior a la neuraminidasa. Dicho de otra manera, la hemaglutinina es más inmunógena que la neuraminidasa.

La neuraminidasa, a veces denominada sialidasa, no se distribuye de forma regular alrededor del virus. Es una enzima proteasa con actividad tipo hidrolasa, que escinde los restos de ácido siálico de aquellas moléculas que los contienen. El hallazgo de la presencia de actividad enzimática en proteínas constitutivas de los virus supuso un descubrimiento trascendental (E. Klenk y H. Faillard en la Universidad de Colonia, Alemania; y A. Gosttchalk, en la Universidad de Camberra, Australia, 1955). Hasta este descubrimiento se consideraba un axioma científico que los virus no tenían proteínas con actividad enzimática en su estructura.

La distinción de los tres tipos del virus de la gripe (A, B y C) se realiza en función de las características químicas de la nucleocápside (complejo ARN-proteína).

Las variantes (cepas o serotipos) del virus de la gripe A depende de las diferencias en la estructura de las dos glucoproteínas de su envoltura: hemaglutinina y neuraminidasa. Son estas diferencias las que determinan la composición con que se formula la vacuna antigripal de cada año. Los virus B y C no muestran variación en sus serotipos. De los tres tipos de virus de la gripe, el virus A es el más virulento.

CICLO BIOLÓGICO DEL VIRUS DE LA GRIPE

De manera muy esquemática  el ciclo celular de los virus de la gripe transcurre de la siguiente manera:

1.    Fijación del virus a la célula.

2.    Penetración del virus en el interior celular.

3.    Liberación del ARN vírico en el interior de la célula.

4.    Transcripción del ARN vírico [ARN vírico ARN mensajero vírico], usurpando los mecanismos de transcripción de la célula infectada.

5.    Síntesis de ARN copia (ARN +) usando como molde el ARN mensajero vírico.

6.    Duplicación de la copia del ARN+ para formar el verdadero ARN vírico (al que designamos para diferenciarlo como ARN -

7.    Acoplamiento del nuevo ARN vírico con proteínas formando una nueva nucleocápside.

8.    La célula infectada trabaja a favor del invasor, usando su maquinaria bioquímica para la síntesis de la hemaglutinina y neuraminidasa vírica, que son segregadas a través del aparato de Golgi hasta la membrana externa de la célula. La bicapa de la célula hospedadora aloja las moléculas de hemaglutinina y neuromanidasa.

9.    Acoplamiento de la proteína M del virus alrededor de la nucleocápside formándose un nuevo virión.

10. El virión se rodea por la bicapa de la célula que contiene las moléculas de hemaglutinina y neuraminidasa.

11. La pérdida de la bicapa lipídica de la célula en beneficio de los nuevos viriones determina la lisis celular.

El hecho de que el ARN vírico esté formado por 8 fragmentos independientes facilita la recombinación de segmentos genómicos, determinando el surgimiento de nuevas cepas (variantes) víricas.

Las mutaciones de los virus tienen fundamentalmente dos causas:

*       Inducción inmunológica a corto plazo: determina mutaciones puntuales de escasa trascendencia epidemiológica. Estos cambios permiten la pervivencia del virus.

*       Inducción inmunológica a largo plazo: tienen lugar transcurridos entre 10 y 20 años tras infectar a la especie humana. Tras una pandemia, han de transcurrir alrededor de 70 años para que reaparezcan los tipos de virus que la causaron. Así se explica, por ejemplo, las similitudes entre los virus que causaron la pandemia de 1889 y la de 1957; y entre la pandemia del bienio 1898-1900 y la de 1968.

Además de las mutaciones, la pervivencia de los virus de la gripe se ve favorecida también por su presencia en los reservorios naturales (cerdos y aves).

FISIOPATOLOGÍA DE LA GRIPE

La infección gripal se transmite por vía respiratoria (gotas en suspensión), incubándose durante 1 o 2 días antes de la aparición de un pródromo sintomático caracterizado por fiebre súbita, cefalea, malestar generalizado, mialgias, tos seca, obstrucción nasal y ulceración de garganta. En personas sanas y jóvenes, la infección es limitada resolviéndose al cabo de entre 1 y 2 semanas. No obstante, el cuadro clínico de gripe puede complicarse derivando en neumonía (vírica y/o bacteriana), faringitis, obstrucción nasal, bronquitis crónica, exacerbación del asma, miositis, síndrome de Reye, o síndrome de shock tóxico. Los grupos de población con un riesgo mayor de padecer complicaciones incluyen: niños de < 2 años de edad, ancianos (> 65 años), personas de cualquier edad tratadas con ácido Acetilsalicílico (Aspirina® y análogos), obesos, mujeres embarazadas o durante las dos primeras semanas del puerperio; así como pacientes con compromiso inmunológico y/o tratados con medicamentos inmunosupresores. Se consideran también en riesgo los afectados por hemoglobinopatías, cardiopatías, hepatopatías, enfermedades neurológicas, y las que tienen deficiente función renal.

VARIANTES ATÍPICAS DEL VIRUS DE LA GRIPE

*       «Gripe aviar» (gripe A serotipo H5N1).

*       «Gripe porcina» (gripe A serotipo H1N1).

Desde el año 1997, algunos casos de gripe H5N1 surgieron en Hong Kong. Este tipo de gripe ha afectado a varios países de Asia, con especial incidencia en personas jóvenes, con una mortalidad sorprendentemente elevada en este grupo de población. No parece transmitirse directamente entre personas, salvo casos esporádicos nunca contrastados suficientemente. Al parecer el contagio se produce por la manipulación de aves, reservorios del virus. La mayoría de los casos se han producido alrededor de los mercados callejeros de aves, muy populares en diversos países asiáticos.

En el mes de abril del año 2009, un brote de gripe surgió en México: en este caso se trataba de la gripe H1N1, designada como «gripe porcina». La Organización Mundial de la Salud consideró este brote epidémico como pandemia, sobre todo porque no había inmunidad previa frente a este serotipo del virus de la gripe A. Se trataba de la gripe tipo A serotipo H1N1. Afectaba, al igual que la «gripe aviar» (tipo A serotipo H5N1), mencionada en el párrafo previo, a niños y jóvenes, derivando rápidamente en cuadros neumónicos con elevada mortalidad. Lo más sorprendente de este tipo de gripe es que aproximadamente la mitad de quienes precisaban ingresar en una Unidad de Cuidados Intensivos no tenían patologías previas que pudiesen anticipar la perversa evolución del proceso gripal.

La Organización Mundial de la Salud desarrolló una guía detallada del tratamiento farmacológico, tanto de la «gripe aviar» (tipo A serotipo H5N1) detectada por primera vez en Hong Kong en 1997, como de la «gripe porcina» (tipo A serotipo H1N1) que surgió en México en 2009 y que fue considerada pandémica.

El procedimiento más eficaz para la prevención de la gripe es la vacunación estacional (en España al comienzo de cada otoño). La formulación de la vacuna varía cada año para cubrir los serotipos más probables del tipo A (en base a la deriva antigénica), junto con el tipo B (cuyos serotipos no varían).

Se han desarrollado vacunas independientes frente a la gripe tipo A, serotipos H5N1 (gripe aviar) y H1N1 (gripe porcina). La vacuna frente a la gripe estacional no protege contra las gripes «aviar» y «porcina».

En los países industrializados la protección ofrecida por la vacuna estacional oscila entre el 70% y el 90%; disminuyendo el porcentaje de hospitalizaciones entre la población anciana en un rango del 25% 39%; y reduciendo la mortalidad en un rango 39% 75%.

FARMACOTERAPIA DE LA GRIPE

Los medicamentos disponibles en la actualidad para el tratamiento de la gripe son los siguientes:

1.    Inhibidores del canal iónico M2:

1.1. Amantadina

1.2. Rimantadina

2.    Inhibidores de la neuraminidasa:

2.1. Oseltamivir

2.2. Zanamivir

2.3. Lanamivir octanoato (comercializado solo en Japón [octubre 2014]).

2.4. Peramivir (solo en casos confirmados de «gripe aviar», «gripe porcina» o «gripe no-tipificable»).

Amantadina (el primer medicamento antigripal de que se dispuso) impedía la entrada del virus en la célula. En un principio no se sabía el mecanismo preciso. Con la introducción de Rimantadina se observó que este fármaco interactuaba con receptores de membrana de la célula hospedadora impidiendo la endocitosis del virus. En la actualidad, el mecanismo de acción de los adamantanos (Amantadina y Rimantadina) parece vincularse con el bloqueo del canal iónico M2 y, consiguientemente, la descapsidación del virus.

Además, la “fusión” de los constituyentes de la envoltura del virus y los lisosomas y endosomas celulares solo tiene lugar en un estrecho rango de pH. Si el pH se aproxima a la neutralidad, este efecto de “fusión” se inhibe. Y se debe tener en cuenta que Amantadina y Rimantadina son bases químicas que tienden a elevar el pH de la célula, normalmente ácido, hasta valores próximos a la neutralidad, inhibiendo la fusión de los componentes de la envoltura del virus con los lisosomas y endosomas celulares.

Todos los fármacos antigripales (los anteriores y los que comentaré más adelante en el texto) actúan independientemente de la vacunación, proporcionando barreras adicionales a la infección vírica. Sin embargo, los medicamentos no son sustitutos de la vacunación, debiéndose administrar a personas no vacunadas o a personas que se encuentran en el pequeño grupo en quienes la vacuna no es efectiva.

Las indicaciones de estos medicamentos incluyen la profilaxis post-vacunación, profilaxis estacional de personas no-vacunadas, o de quienes cuidan a enfermos de gripe. El uso de estos medicamentos se recomienda también cuando el brote epidémico surge antes de que la vacuna haya logrado su efecto (aproximadamente 2 semanas después de su administración), y cuando la cepa de gripe es distinta de aquella con la que se formuló la vacuna.

Los medicamentos con estructura química adamantano (Amantadina y Rimantadina), cuando se administran antes y durante la exposición al virus de la gripe A previenen su contagio con una eficacia de entre un 60% y un 90%. Son ineficaces frente al tipo B de la gripe, por lo que no se deben considerar sustitutos de la vacunación, a menos que la vacunación esté contraindicada (por ejemplo, pacientes con antecedentes del Síndrome de Landry Guillain Barré). El principal problema con estos medicamentos, además de sus efectos adversos sobre el Sistema Nervioso Central, es el desarrollo de resistencias. A título de ejemplo, todos los serotipos que se anticiparon para la gripe estacional durante la campaña 2011-2012, incluyendo la cepa pandémica H1N1, eran resistentes a los adamantanos (Amantadina y Rimantadina).

INHIBIDORES DE LA NEURAMINIDASA

Durante la década de 1960 se reconoció la importancia de inhibir la neuraminidasa como diana farmacológica para el tratamiento de la gripe. Meindl y Tuppy sintetizaron 2-desoxi-3-deshidro-derivados del ácido siálico (conocido también ácido N-acetilneuramínico), sustrato natural de la proteasa neuraminidasa. El compuesto fue inactivo cuando se ensayó in vivo en animales.

Graeme Laeve, trabajando en John Curtis School, adscrito al Medical Research, en la Universidad Nacional de Australia, aisló la enzima neuraminidasa en forma pura (cristalizada). Su estudio cristalográfico permitió descubrir un espacio (ranura), presente en la estructura espacial (tridimensional) de las neuraminidasa de todas las variantes de los virus de la gripe.

En el año 1986 Mark van Itzstein en el Victorian College of Pharmacy, en Melbourne, y Peter Coleman, en la Universidad Nacional en Camberra, iniciaron líneas de investigación de moléculas que “encajasen” en el espacio de la neuraminidasa. Hallaron que la sustitución de un grupo hidroxilo por un grupo amino en la estructura química del ácido 2-desoxi-3-deshidro-siálico sintetizado por Meindl y Tuppy durante la década de 1960, incrementaba la afinidad; y que la sustitución del grupo amino por guanidina aumentaba significativamente la actividad. La molécula así obtenida es el Zanamivir.

 

Zanamivir se evaluó en los laboratorios Biota, en Melbourne, con resultados muy favorables en el tratamiento de la gripe [F. G. Hayden, J. J. Treanor, R. F. Betts, et al. Saffety, and efficacy of the neuraminidase inhibitor GG167 in experimental human influenzae. J Am Med Ass., 1996; 275: 295-9].

Zanamivir se comercializó en el año 1999. Su estructura polar determinaba que su biodisponibilidad oral fuese muy baja, no lográndose una formulación galénica para su administración per os. Se preparó en una galénica en polvo para inhalación. Cuando se administra dos veces al día (b.i.d.), consigue reducir la sintomatología gripal en unos 2 días.

Otro inhibidor de la neuraminidasa, más liposoluble, con designación preclínica GS4071, fue Oseltamivir. Tiene la ventaja en relación a Zanamivir de poder ser formulado para su administración oral.

Los inhibidores de la neuraminidasa (Oseltamivir y Zanamivir) son efectivos para la profilaxis y tratamiento de la gripe tipo A y B, pero no previene la potencial complicación neumónica ni la cadena de transmisión.

Los medicamentos antigripales «Inhibidores de la neuraminidasa» (Oseltamivir y Zanamivir) tienen ventajas sobre los derivados de la estructura adamantano (Amantadina y Rimantadina). Son éstas: (1º) muestran eficacia contra el virus tipo B de la gripe, no solo contra la gripe A estacional (H3N2); (2º) menor tendencia al desarrollo de resistencias; (3º) menos efectos adversos sobre el Sistema Nervioso Central; y (4º) mantienen su eficacia incluso frente a cepas resistentes a los adamantanos.

Peramivir es un «inhibidor de la neuraminidasa» de administración intravenosa, cuya utilización se restringe para situaciones de emergencia en dos escenarios clínicos:

*       «Gripe aviar» (H5N1) (con confirmación de laboratorio).

*       «Gripe porcina» (H1N1) (con confirmación de laboratorio).

*       «Gripe no-tipificable».

Lanamivir octanoato,  «inhibidor de la neuraminidasa» de acción prolongada, ha sido autorizado en Japón en una formulación galénica en aerosol.

Se han desarrollado en algunos países formulaciones intravenosas de Oseltamivir y Zanamivir, no comercializadas, utilizándose bajo criterios de «uso compasivo».

Las mujeres embarazadas que contraen gripe deben recibir tratamiento farmacológico para reducir en la medida de lo posible el proceso infeccioso. Los medicamentos usados en esta condición son Oseltamivir (ventaja: mayor experiencia clínica) o Zanamivir (ventaja: limitada absorción sistémica).

Zaragoza, 1 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Comments