Shingrix, vacuna contra el herpes zóster

publicado a la‎(s)‎ 8 ene. 2018 9:00 por Lopeztricas Jose-Manuel   [ actualizado el 8 ene. 2018 9:01 ]

VACUNA CONTRA EL HERPES ZÓSTER

Un estudio valorativo (Cost effectiveness of the Adjuvanted Herpes Zoster Subunit Vaccine in Older Adults) publicado en la revista JAMA Internal Medicinerecomienda la «nueva» vacuna contra el herpes zóster, a pesar de su elevado coste (ver más adelante en este mismo texto).

El herpes zóster es una inflamación muy dolorosa y debilitante de las raíces nerviosas que se manifiesta junto con erupción dérmica con ampollas siguiendo el trazado de la raíz nerviosa. Está causada por el virus varicela zóster, responsable de la varicela durante la infancia. [La vacuna contra la varicela en la infancia se comercializa como Varivax®]. Tras la infección infantil, el virus permanece acantonado, en estado latente; y cuando se reactiva en la edad adulta da lugar a la infección denominada herpes zóster.

La vacuna actual, Zostavax®, tiene una eficacia del 50% aproximadamente. La «nueva» vacuna, Shingrix®, ofrece una protección del 90%. Esta vacuna (Shingrix®) fue autorizada por la Food and Drug Administration en octubre de 2017. Se administra en dos inyecciones espaciadas entre 2 y 6 meses. Se recomienda su administración en personas con una edad ≥ 50 años. El precio de comercialización en Estados Unidos (mercado farmacéutico de precio no regulado) es de $140 por dosis. [El nombre comercial de Shingrix® hace referencia a la denominación no técnica de herpes zóster en inglés, shingles].

Shingrix® lo comercializa GlaxoSmithKline Biologicals.

Aun cuando su precio es elevado, las compañías aseguradoras y los servicios públicos de salud lo consideran aceptable desde un punto de vista «coste vs efectividad», en razón del elevado grado de protección ofrecido (>90%) y el ahorro de costes sanitario por la infecciones herpes zóster que previene.

El riesgo de desarrollar herpes zóster aumenta con la edad, y se relaciona con una disminución del status inmunitario, que posibilita la reactivación del virus, que permanece en estado latente desde la infección por varicela durante la infancia o adolescencia.

Shingrix® tiene el mecanismo de acción característico de todas las vacunas: estimular la producción de anticuerpos específicos contra el virus.

Shingrix® se formula mediante la reconstitución de un vial liofilizado que contiene glucoproteína E (IgE, que constituye el antígeno) del virus varicela zóster asociado a un adyuvante (AS01B). El vial reconstituido es una suspensión opalescente, incolora o con una ligera tonalidad marrón pálida. Antes de la inyección (exclusivamente por vía intramuscular en el músculo deltoides) hay que examinar la posible turbiedad, evitando la administración si la solución no es límpida.

Valoración de la eficacia (información del fabricante, GlaxoSmithKline Biologicals)

Un primer estudio aleatorizado, controlado frente a placebo, simple-ciego, se realizó en 18 países. Se llevó a cabo una estratificación de pacientes por edades (50-59, 60-69, 70-79; y ≥80 años). Los criterios de exclusión fueron: compromiso inmunológico, historia previa de herpes zóster; y pacientes una estimación de supervivencia inferior a 4 años.

Los participantes fueron monitorizados durante un promedio de 3,1 años (valor promedio), evaluándose el desarrollo de herpes zóster y neuralgia post-herpética.

[Neuralgia post-herpética: intenso dolor debilitante con percepción de quemadura, que se manifiesta en la raíz nerviosa donde se produce la erupción herpética].

En el estudio se incluyeron 14.759 participantes con edades ≥ 50 años. El grupo de estudio recibió dos dosis de Shingrix® separadas dos meses. En este grupo se incluyeron 7.344 participantes; y 7.415 el grupo placebo. Los participantes en el cohorte del grupo de estudio pertenecían a distintos grupos raciales y étnicos (72,3% caucasianos, 18,9% asiáticos, 1,7% negros, y 7,0% de otros grupos étnicos). La edad promedio de los participantes fue de 62,3 años. La confirmación de los casos de herpes zóster se llevó a cabo mediante la «reacción en cadena de polimerasa» (89,4%) o por evaluación clínica siguiendo un protocolo previamente establecido (10,6%).

Resultados.-

La probabilidad de desarrollar herpes zóster se redujo en el grupo de estudio (vacunado) un 97,2% en relación al grupo placebo.

Mientras en el grupo de estudio (vacunado) no se produjo ningún caso de neuralgia post-herpética, en el grupo placebo se notificaron 18 casos.

Zaragoza, a 8 de enero de 2018

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Zaragoza

Comments