Activistas contra el tabaco

ACTIVISTAS CONTRA EL TABACO

Alan Landers falleció el viernes, 27 de febrero de 2009. Había comenzado a fumar a los 9 años, convirtiéndose pasando el tiempo en el famoso modelo publicitario para los cigarrillos Winston y los puros Tiparillo. De modelo publicitario de las famosas marcas de tabaco pasó a ser  un auténtico cruzado contra el tabaquismo.

Según su sobrino, Robin Levine Carns, la causa de la muerte de su tío fue un cáncer de laringe, junto a un anterior cáncer pulmonar; ambas enfermedades achacables al abuso del tabaco.

Alan Landers fue la imagen publicitaria, mundialmente famosa, de los cigarrillos Winston, aquel personaje con aspecto de sano leñador, recordada por todos los que tenemos ya cierta edad.

Más tarde Alan Landers se convirtió en un verdadero luchador contra el hábito de fumar, visitando escuelas, apareciendo en simposios de la OMS (Organización Mundial de la Salud), e incluso testificando ante el Capitolio.

Su argumento contra el tabaquismo era su propia historia vital: debía atiborrarse a fumar, a veces varios cartones de cigarrillos, durante las sesiones fotográficas en las que se buscaba la espiral perfecta con el humo del tabaco. Nadie le previno de los riesgos que entrañaba semejante práctica.

En el año 1995, un portavoz de R. J. Reynold Tobacco Company  (la empresa que comercializaba los cigarrillos Winston), afirmó a la agencia de noticias Associated Press que los paquetes de cigarrillos ya avisaban de los riesgos de fumar, en los años en que Alan Landers actuaba como modelo publicitario. Sin embargo, tras su fallecimiento la compañía tabaquera declinó hacer declaración alguna.

Otros ejemplos: Wayne McLaren, el famoso vaquero montado a caballo que aparecía en la publicidad de Malboro, también se convirtió en un vehemente activista antitabaco, antes de su fallecimiento por cáncer de pulmón. Y, Janet Sackman, la chica que aparecía en los anuncios de Lucky Strike, ha apoyado con pasión los esfuerzos de los grupos antitabaco desde que le fue extirpada la laringe y reseccionado parte de su pulmón, debido al cáncer.

Alan Landers demandó a Reynolds Tobacco Company Ltd en el año 1995 por no advertirle de los riesgos de actuar como modelo publicitario de su marca de cigarrillos y cigarros. El juicio está previsto para el 13 de abril de este año. El demandante acaba de fallecer; y su familia está decidiendo cómo proceder, según su abogado, Norwood S. Wilner.

Más de 700.000 fumadores, entre quienes no se hallaba Alan Landers, consiguieron que un jurado del estado de Florida les recompensase con 145 billones de dólares, en el año 1994, si bien la sentencia nunca llegó a ejecutarse porque el Tribunal Supremo Federal la consideró no válida, arguyendo que los posibles daños causados por el tabaco a cada fumador debían evaluarse de modo individual, no colectivamente. En el primer juicio individual, un jurado sentenció otorgar a una viuda una recompensa de 8 millones de dólares en lo que constituye la primera de estas decisiones judiciales.

Alan Stewart Levine (Alan Landers, era su nombre artístico) nació en Brooklyn el 30 de noviembre de 1940. Creció viendo películas. Su hermano gemelo, que era acomodador, le dejaba entrar gratis al cine. A los 17 años se alistó en el ejército, donde se permitía un descanso de cinco minutos cada hora, para fumar. En muy poco tiempo se convirtió en fumador de dos paquetes y medio.

Se fue a vivir a New York, donde asistió a clases de arte dramático, trabajando en varias agencias de modelos. Apareció en revistas de gran difusión, como Vogue, Cosmopolitan y CQ; llegando ocupar un poster en la revista femenina Playgirl. Pero fue con Reynolds Tobacco Company Ltd donde consiguió un buen salario, de entre 3000$ y 5000$ por día.

Alan Landers llegó a aparecer en la película de Woody Allen, Annie Hall. Después trabajó durante algunos años en una escuela de arte dramático en Los Ángeles, California. Nunca contrajo matrimonio. Su hermano gemelo, Jack Levine, aquel que le colaba en las salas de cine cuando niños, falleció antes que él.

Durante los años en que, ya convertido en adalid contra el hábito de fumar, impartía conferencias en escuelas a lo largo y ancho del país, mucha gente se planteaba cuánto sabía realmente acerca de los peligros del tabaco. Y todavía más cuando un cirujano le previno del riesgo de cáncer derivado del tabaco en 1964. Muy posiblemente, Alan Landers conocía mucho menos acerca de los riesgos de lo sabía la compañía tabaquera, Reynolds Tobacco Company.

La verdadera dimensión del problema del tabaquismo se puede entender bien a partir de los datos extraídos de la página web www.who.org (Organización Mundial de la Salud). Alguno de los datos son: 1 de cada 6 seres humanos fuma; más del 80% de los fumadores viven en países con bajos niveles de renta y formación; y el tabaco mata a la mitad de los fumadores. Se debe reflexionar sobre ello.

 

 

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico Especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

 

Ċ
Lopeztricas Jose-Manuel,
11 nov. 2010 9:16
Comments