Últimas publicaciones

Vínculo entre la infección por el virus Zika y el Síndrome Guillain Barré

publicado a la‎(s)‎ por Lopeztricas Jose-Manuel

VÍNCULO ENTRE LA INFECCIÓN POR EL VIRUS ZIKA Y EL SÍNDROME GUILLAIN-BARRÉ

Una infección vírica transmitida por mosquitos está causando en Brasil cientos de casos de un infrecuente síndrome que da lugar a un cuadro paralítico que se prolonga durante semanas o meses. Este síndrome recibe el patronímico de Guillain Barré; y el virus etiológico es el virus Zika (escrito a veces, de modo abreviado: Zika-v).

Además esta infección vírica en mujeres embarazadas conlleva un riesgo relativamente importante de microcefalia del recién nacido, un síndrome ya conocido pero muy poco común, que hace que los niños tengan un diámetro craneal muy bajo en relación al tamaño corporal. La micrcefalia tiene un penoso peaje: retraso irreversible del desarrollo cerebral.

La infección por el virus Zika (de modo abreviado:Zika-v), lejos de constreñirse a las regiones del noreste de Brasil donde se notificaron los primeros casos, se está expandiendo por Centroamérica y Sudamérica, junto con la proliferación del vector transmisor, el mosquito Aedes aegypti. [El virus Zika es, técnicamente un arbovirus, apócope de arthropodborne virus, cuya transcripción al español es: virus “nacido” de los artrópodos].

Cuando se redacta este informe (febrero 2016) hay más de 20 países afectados, donde lo más que pueden hacer las autoridades sanitarias es recomendar a las mujeres que eviten quedar embarazadas.

La alarma inicial surgió por la relación entre el virus Zika y los casos de microcefalia neonatal. Sin embargo, la infección por el virus Zika también parece estar relacionada con el síndrome Guillain Barré, un cuadro clínico paralizante causado por una reacción autoinmune, de la que el paciente se recupera lenta y penosamente a lo largo de semanas o incluso meses. Sin embargo algunos casos terminan en fallecimiento por deterioro de la función cardíaca y respiratoria.

El síndrome Guillain Barré era tan poco común en Brasil que las autoridades no registraban los casos. Sin embargo, al aumentar su número de modo espectacular durante el último año, las autoridades sanitarias han requerido a los médicos que den cuenta de todos los casos que diagnostiquen. En algunas regiones la incidencia del síndrome Guillain Barré se ha incrementado hasta un 20% durante el último año. La enfermedad es, para quien la padece, una experiencia terrible: primero las piernas, luego los brazos y, finalmente, hasta los músculos de la cara se paralizan, dejando al enfermo paralizado, inexpresivo y sin capacidad de hablar. El paciente precisa ventilación mecánica para contrarrestar la parálisis de los músculos respiratorios. Tras semanas o meses de total incapacidad, se inicia una muy lenta recuperación, aunque el enfermo puede precisar silla de ruedas durante largo tiempo. Muchos pacientes describen la enfermedad como “si estuvieran encerrados, aprisionados en su propio cuerpo”. Se trata de una situación muy angustiosa, prolongada durante mucho tiempo, tras la que llega una lenta y muy penosa recuperación.

La vinculación inequívoca entre infección por virus Zika y síndrome Guillain Barré exige confirmación clínica y epidemiológica. Expertos del CDC (Centers for Diesease Control and Prevention) prefieren tener más datos, declarando “anecdóticos” los casos comunicados hasta ahora. No obstante, el CDC está financiando un estudio retrospectivo y prospectivo que defina una relación causal.

El CDC confirmó el primer caso de microcefalia por infección con virus Zika en Hawái la tercera semana de enero (2016). La madre probablemente se contagió en Brasil, a donde había viajado durante su embarazo.

Aun cuando no se ha establecido una relación indubitada entre infección por virus Zika y síndrome Guillain-Barré, en diversos países, como Colombia y Venezuela, hay una clara correlación entre el número de infecciones por virus Zika y el de casos del síndrome Guillain-Barré. Si en los países mencionados el número de casos del síndrome Guillain-Barré es de 14 al mes, entre el 1 de diciembre (2015) y el 6 de enero (2016) se han comunicado 46, dos con resultado de muerte.

De 22 historias clínicas examinadas, la mitad daban cuenta de haber sufrido fiebre y eritema (dos síntomas característicos de infección por virus Zika) entre una y dos semanas antes de que debutasen con el cuadro paralizante.

El síndrome Guillain Barré también puede desencadenarse tras otras infecciones víricas, siendo también un efecto adverso extremadamente infrecuente de la administración de vacunas.

La incidencia del síndrome Guillain-Barré es muy parecida a la que se observó en Brasil durante el bienio 2003-2004 tras una epidemia de dengue. El tratamiento del síndrome Guillain-Barré consiste en extraer los anticuerpos del plasma del paciente. La sangre así tratada se introduce de nuevo en el paciente. La técnica se denomina plasmaféresis. La primera vez que se empleó fue en el año 1959. El fundamento de la técnica es la remoción de los anticuerpos que desencadenan la reacción autoinmune.

El síndrome Guillain-Barré debuta al cabo de varios días, a veces algunas semanas, de haber padecido una infección respiratoria o gastrointestinal. La prevalencia del síndrome Guillain-Barré es de aproximadamente 0,01‰ (1 caso por cada 100.000 personas). La última vez que se registró un aumento de su incidencia por encima de la prevalencia residual fue durante una campaña de vacunación en Estados Unidos contra la gripe porcina.

Con anterioridad al brote actual que está teniendo lugar en Brasil, otra epidemia de infección por el virus Zika se produjo en diversas islas del océano Pacífico en el año 2007. La infección aparecía con virulencia cada vez en una isla en la que la población no había desarrollado inmunidad natural contra la infección. Sin embargo durante el más reciente brote epidémico de 2013 que afectó a la Polinesia francesa, incluyendo Taití y otras 30 islas, se notificaron 74 cuadros clínicos del síndrome Guillain-Barré (42 con confirmación clínica), cuando la prevalencia habitual es de 5 casos anuales.

El primer caso conocido del síndrome Guillain-Barré en una paciente con infección previa por el virus Zika fue una mujer polinesia de 40 años. Fue hospitalizada en Taití con parálisis muscular progresiva, primero en las piernas, más tarde en brazos y cara, padeciendo así mismo artralgias generalizadas. Por suerte no hubo afectación de los músculos respiratorios. Tras una plasmaféresis inicial, recibió varios ciclos de tratamiento por perfusión intravenosa con inmunoglobulinas exógenas al objeto de reconstituir una carga inmunitaria suficiente pero carente de los anticuerpos desencadenantes del síndrome. Poco a poco la paciente recuperó el tono muscular recibiendo el alta médica tras dos semanas de hospitalización, continuando su recuperación ambulatoria.

Muestras de sangre de la paciente se enviaron a un laboratorio militar de Marsella, Francia. Se estableció que la paciente había contraído la infección por el virus Zika, pero también por dengue, si bien el recuento de anticuerpos mostró que esta última infección no era reciente.

Para complicar las cosas, la polinesia francesa tuvo un brote epidémico de dengue tras la epidemia por el virus Zika. Ambas infecciones son transmitidas por el mismo mosquito, Aedes aegypti. Sin embargo el cuadro clínico del dengue da lugar a fiebre más elevada y muchos más dolores que el causado por el virus Zika. Probablemente cuando las dos infecciones han coexistido en una determinada área, la infección por Zika ha pasado relativamente desapercibida porque su sintomatología es mucho más llevadera.

Existe la creencia que el virus Zika llegó a Brasil, bien durante el reciente campeonato mundial de fútbol; o algunas semanas después, durante unacompetición de canoas en la que participaron regatistas polinesios.

Zaragoza, a 4 de febrero de 2016

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

El componente emocional de los proyectos científicos

publicado a la‎(s)‎ 5 feb. 2016 9:34 por Lopeztricas Jose-Manuel

EL COMPONENTE EMOCIONAL DE LOS PROYECTOS CIENTÍFICOS

Viernes, 8 de enero de 2016: 15 renombrados investigadores tuvieron una breve reunión en la sede de la Food and Drug Administration, invitados por el actual Vicepresidente norteamericano, Joseph R. Biden Jr. El motivo: discutir sobre un ambicioso programa de estímulo en la investigación de tratamientos contra el cáncer. La cita tenía por objeto recabar la opinión de expertos en la investigación de tratamientos farmacológicos contra el cáncer.

El proyecto, un esfuerzo coordinado para conseguir la curación del cáncer o, cuando menos, importantes avances en este sentido, es el resurgimiento de otro anterior, fallido, que el expresidenteRichard Nixon impulsó durante su mandato, al que se designó “War on Cancer”.

El proyecto actual, auspiciado por Joseph R. Biden Jr, ha sido presentado por el actual Presidente, Barak Hussein Obama. Se ha denominado “Cancer MoonShot 2015”, y tiene un gran componente emocional. El hijo del Vicepresidente BidenBeau, falleció de cáncer en mayo de 2015. [La fotografía que acompaña al texto muestra a Joseph Biden, junto a su hijo Beau, durante una visita a Iraq en el año 2009, donde se hallaba destinado].

El “Cancer MoonShot 2015” patrocina la National Immunotherapy Coalition, que engloba varias multinacionales farmacéuticas, ha sido iniciado por Amgen y Celgene; otras, GlaxoSmithKline y Pfizer, están valorando su integración; y algunas, Roche y AstraZeneca, han rechazado su participación, al menos de momento (enero 2016).

El diseño y desarrollo de ensayos clínicos a la manera tradicional requiere años de seguimiento y evaluación. Mediante esta coalición se intenta reducir tiempo (y costes) estimando que se podrían estudiar tratamientos para más de 20 tipos de cáncer en más de 20.000 pacientes hacia el año 2020.

Una de las personas más directamente involucradas en la coalición es el científico de origen sudafricano Patrik Soo-Shing, un hombre polifacético con una de las fortunas más importantes del mundo, según la lista Forbes, estimada en 12 billones de dólares. Este cirujano contribuyó al desarrollo de una novedosa formulación de paclitaxel comercializada como Abraxane®, deAbraxis Bioscience. Vendió la patente de Abraxane® a Celgene por 2,9 billones de dólares. Incidentalmente, Patrik Soo-Shinges uno de los propietarios del equipo de baloncesto Los Ángeles Lakers.

Para dinamizar el proyecto Cancer MoonShot 2015, la actual Administración demócrata ha contado con la aquiescencia de los republicanos en el Congreso (Capitolio), asignándose una partida presupuestaria de 264 millones de dólares destinados alNational Cancer Institute. Este incremento es el más importante desde hace una década.

Harold Varmus, Premio Nobel de Fisiología y Medicina, actual director del National Cancer Institute, ha declarado que el programa no está diseñado para lograr resultados concretos en un tiempo determinado. Se diferencia, en este aspecto, del programa “War on Cancer” durante la Presidencia de Richard Nixon en el lejano año 1971, cuando se planteó la curación del cáncer bajo criterios simplistas (“el cáncer es una única enfermedad”). Este concepto se considera anticuado y excesivamente reduccionista. José Baselga, presidente de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer y director del Sloan Kettering Cancer Center, ha declarado que el cáncer es mucho más complejo de lo que se creía hace cuatro décadas.

El cáncer, considerado genéricamente, es una enfermedad muy grave, con elevada mortandad. Una de las líneas de investigación del cáncer es la genómica, esto es, secuenciar el ADN de las células tumorales para descifrar las mutaciones que expliquen el crecimiento del tumor.

Otra estrategia novedosa es la inmunoterapia: estimular farmacológicamente el sistema inmune del propio paciente para que destruya las células malignas. Aunque la genómica y la inmunoterapia contra el cáncer son intelectualmente ideas muy atractivas, los resultados clínicos son, hoy por hoy, limitados. Se intenta soslayar la limitada eficacia de estos fármacos administrados en monoterapia, asociándolos entre ellos o con quimioterapia clásica al objeto de lograr un efecto aditivo o sinérgico, a la manera como se controla la infección por VIH, atacando el virus por varios flancos a la vez.

Los investigadores se empecinan en la genómica y la inmunoterapia. Casi todos están de acuerdo en que este es el camino a seguir. La financiación adicional acelerará los programas de investigación en curso y permitirá iniciar otros nuevos.

Muchas investigaciones se llevan a cabo de modo redundante en distintos centros de investigación, sin que los hallazgos se hagan públicos a fin de obtener réditos de los posibles descubrimientos. Esta circunstancia retrasa los posibles logros, siendo éste uno de los aspectos que el ambicioso proyecto trata de solventar.

Un problema importante para el progreso en la lucha contra el cáncer es que los sistemas sanitarios, públicos y privados, no asumen los elevados costes de la secuenciación genómica. Las Aseguradoras quieren ver resultados tangibles si asumen los elevados costes de secuenciar genomas de sus pacientes. De otro modo podrían argüir que estarían financiando la investigación básica, no siendo ese su objetivo.

 Algunos prestigiosos centros oncológicos norteamericanos, así el Dana Farber Cancer InstituteSloan Kettering Cancer Center y Vanderbilt Ingram Cancer Center, utilizan sus propios fondos, junto a otros procedentes de aportaciones filantrópicas para pagar la secuenciación del genoma. Estos centros son reticentes a entregar de modo altruista la costosa información obtenida durante sus investigaciones.

La Asociación de Investigación contra el Cáncer ha iniciado un estudio piloto con siete centros médicos para compartir información de más de 17.000 pacientes. Un problema adicional de tipo logístico complica las cosas: cada centro de investigación tiene sus propios protocolos para archivar la información de sus pacientes, dificultando la compartición de los datos recopilados. Además la información acerca de los pacientes ha de estar encriptada para asegurar la privacidad.

Con una periodicidad casi decenal, el Gobierno Federal norteamericano retoma ambiciosos programas para la investigación de medicamentos oncológicos. El anterior se diseñó en el año 2003 cuando el entonces director de los National Cancer Institutes, Dr. Andrew von Eschenbach anunció un proyecto para “eliminar el sufrimiento y muerte causado por cáncer en el año 2015”. Obviamente no se ha logrado.

Durante las negociaciones entre Andrew von Eschenbach y Arlen Specter, senador republicano de Pennsylvania, éste le propuso aumentar la asignación presupuestaria para acortar plazos: el objetivo propuesto para 2015 debería conseguirse en 2010. No fue posible. De hecho, Arlen Specter falleció de cáncer en 2012.

Zaragoza, a 4 de febrero de 2016

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Microcefalia neonatal causada por infección por el virus Zika en embarazadas

publicado a la‎(s)‎ 4 feb. 2016 12:05 por Lopeztricas Jose-Manuel   [ actualizado el ]


MALFORMACIONES FETALES CAUSADAS POR VIRUS ZIKA EN BRASIL

Una infección vírica, vehiculizada por mosquitos, está causando en Brasil una de las peores crisis sanitarias desde hace varias décadas. La infección da lugar a microcefalia en recién nacidos. [Microcefalia, como se infiere de su etimología, es una condición en que el tamaño de la cabeza es anormalmente pequeño en relación al resto del cuerpo. Bajo estas circunstancias el cerebro no se desarrolla del modo adecuado].

El pánico se ha extendido entre las embarazadas brasileñas, sobre todo tras las declaraciones de Claudio Maierovitch, director a la sazón del Departamento de Enfermedades Comunicables, dependiente del Ministerio de Salud de Brasil, afirmando que “si las mujeres pueden esperar [a quedar embarazadas], deberían hacerlo”.

La alarma surgió tras detectarse un importante aumento del número de neonatos con microcefalia, una alteración caracterizada por tamaños craneales reducidos en relación al tamaño corporal. Durante 2015 (datos incompletos) se han registrado 2.782 casos. El número de neonatos con microcefalia durante los dos años anteriores (2013 y 2014) fueron 167 y 147 respectivamente.

Un 40% de los neonatos con microcefalia terminaron por fallecer. Según algunos expertos, el número de casos aumentará de modo muy significativo los próximos meses. Los niños afectados que logran sobrevivir arrastrarán importantes limitaciones en su desarrollo intelectual.

Algunos investigadores han establecido un vínculo entre la incidencia de microcefalia y la presencia del virus Zika (abreviadamente Zika-v). Sin embargo, otras investigaciones ponen en cuestión esta relación causal.

¿Por qué se han presentado estos casos solo en Brasil y no en otras regiones tropicales de Centroamérica y Sudamérica? Nadie tiene una respuesta indubitada. Tal vez la incidencia de microcefalia no se ha registrado de modo adecuado, o quizás un único serotipo (variante genética) del virus Zika sea responsable de los casos documentados.

De hecho la presencia del virus Zika se ha detectado en varios países de Hispanoamérica, incluyendo México, y en algunos estados del sur de Estados Unidos. Los viajes a, o desde, zonas endémicas han contribuido a la expansión del virus más allá de su nicho ecológico. Además de los graves efectos teratógenos (malformaciones en recién nacidos), la infección por el virus Zika ocasiona un cuadro clínico relativamente inespecífico con fiebre, artralgias (dolores articulares) y dermatitis.

No se conoce cómo ni cuándo el virus Zika dio el salto desde su origen centroafricano a Brasil. Se sospecha que se pudo haber producido durante la Copa Mundial de Fútbol 2014. Sin embargo parece más verosímil que el virus llegó a Río de Janeiro con los deportistas de la Polinesia francesa durante unas carreras de canoas que se desarrollaron en la ciudad algunas semanas después del campeonato mundial de fútbol. Antes de la epidemia en Brasil, el último brote de virus Zika del que se tiene constancia ocurrió en las islas de la Polinesia francesa (2013-2014). El brote epidémico se expandió a otras islas del océano Pacífico: Nueva Caledonia, Islas Cook, Isla de Pascua, Vanuatu e Islas Salomón. Los orígenes del brote epidémico del Pacífico se desconocen, pero cada vez se tiene un mayor conocimiento retrospectivo de epidemias acaecidas con anterioridad.

Con antelación a la epidemia surgida en Polinesia en 2013, que afectó a más de 55.000 personas, se había producido otra epidemia en Micronesia en el año 2007. En el mismo año 2007 se tiene constancia de otra epidemia ocurrida en Libreville, Gabón. Se trató del primer brote epidémico en un entorno urbano de África. El virus Zika se aisló en reservorios del bosque lluvioso ugandés.

Zika pertenece al grupo de los denominados arbovirus. [Arbovirus es el apócope de Arthropod born virus, traducible como “virus nacidos de artrópodos”]. A este grupo taxonómico pertenecen también el dengue y la fiebre amarilla. La primera vez que se aisló el virus en humanos fue en la década de 1970, pero su número era muy escaso. Su virulencia, manifestada en su potencial epidémico, no se descubrió hasta la primera epidemia en Micronesia en 2007; seguida por un segundo brote en la Polinesia francesa durante el bienio 2013-2014. A partir de estas observaciones, investigadores de Gabón reevaluaron de modo retrospectivo la epidemia que afectó a su capital, Libreville, constatando su carácter epidémico, con la confirmación retrospectiva de más de 20.000 casos.

Los virus del dengue y Zika están relacionados filogenéticamente a un antepasado común.

Aun cuando Aedes aegypti es el principal artrópodo transmisor del virus Zika, otro vector de la infección es Aedes albopictus, el denominado “mosquito tigre”. Este fue el principal mosquito transmisor de la infección en la epidemia de Libreville (Gabón) durante 2007. El “mosquito tigre” se introdujo en África en 1991, apareciendo en Gabón en 2007 coincidiendo con el brote epidémico de virus Zika. La expansión del virus Zika (o Zika-v, como también aparece reflejado en la literatura científica) es un ejemplo de los riesgos de la globalización, en los que la población (y los gérmenes) viajan con frecuencia inextricablemente unidos.

Zika recibe su nombre del bosque homónimo de Uganda, donde se aisló el virus en la década de 1940. Fue añadido al enorme catálogo de virus conocidos. No se consideró especialmente peligroso hasta los actuales casos de microcefalia neonatal comunicados en Brasil. Este virus se transmite por picaduras de un tristemente célebre mosquito, Aedes aegypti, vector también de otras enfermedades, tales como la fiebre amarilla y el dengue (chikungunya).

Brasil ofrece condiciones climáticas similares a las del bosque lluvioso ugandés, junto a una población especialmente susceptible por no haber tenido contacto previo con el virus.

Antes de la llegada del virus Zika, Brasil ya estaba enfrentado a otra grave epidemia causada por el virus dengue, también transmitido mediante la picadura de las hembras del mosquito Aedes aegypti. Durante el año 2015 se produjeron (estimaciones no confirmadas) 1,6 millones de casos, casi el triple en relación al año 2014 (569.000). La morbilidad por dengue (también denominada “fiebre quebrantahuesos” o chikungunya, que significa “el que te quiebra”) es muy importante. La mortalidad durante el año 2015 fue de 839 personas, un 80% más que en 2014. Este brote epidémico se explica porque la mayor pluviosidad durante este periodo favoreció la multiplicación del mosquito transmisor.

Durante varias décadas del siglo XX Brasil desarrolló programas para erradicar la población de Aedes aegypti, antes de que se dispusiera de una vacuna contra la fiebre amarilla. Las autoridades brasileñas, en un desmesurado alarde de optimismo, declararon erradicado el mosquito transmisor en el año 1955. Los programas de fumigación se interrumpieron; y Aedes aegypti resurgió con fuerza a finales de la década de 1960. El gobierno actual presidido por Dilma Rousseff, asediado por casos de corrupción y con una grave crisis económica, tras años de aparente expansión, se ve incapaz de controlar la epidemia de dengue, enfrentándose a las críticas por su inoperancia a la hora de afrontar este nuevo problema de salud pública que se ceba especialmente en recién nacidos en regiones muy deprimidas social y económicamente.

Tras la notificación de los casos de infección por el virus Zika el pasado mes de mayo en el noreste del país, el entonces ministro de salud, Arthur Chioro, desoyó las advertencias de los expertos, considerándola una “enfermedad benigna”. El surgimiento de microcefalia neonatal tras el contagio de sus madres durante la gestación ha demostrado cuán imprudente es minusvalorar los riesgos sanitarios.

El brote coincidió con la crisis política. Suele suceder. En un afán de evitar juicios y demandas por corrupción, la presidenta Dilma Rousseff otorgó más poder al partido centrista PMDB, que controla las dos cámaras (Congreso y Senado). Marcelo Castro, un psiquiatra, fue nombrado Ministro de Salud, aun cuando hacía años que había abandonado su trabajo en el ámbito sanitario para centrarse en sus negocios (gestión de su propio rancho) y en la política. En una columna del periódico O Globo, Ligia Bahia, especialista del Sistema de Salud Pública de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, escribía que “el actual ministro de sanidad tiene el perfil contario al requerido para lidiar con el actual problema causado por el virus Zika”.

El número de casos de microcefalia por virus Zika es estimativo porque no se trata de una «enfermedad de declaración obligatoria», y no todos los casos de microcefalia son achacables a infección por el virus. Existe preocupación por la posible expansión del virus a otras regiones de América.

Tanto la excesiva pluviosidad como las sequías favorecen las plagas de mosquitos. Si la excesiva humedad favorece directamente su multiplicación, las sequías hacen que la gente recoja el agua en grandes bidones, generalmente abiertos, creando las condiciones favorables para el crecimiento de los mosquitos.

La única forma de reducir los riesgos es evitar la picadura de los mosquitos transmisores, usando de continuo (día y noche) repelentes de insectos de contrastada eficacia, protegiendo brazos y piernas (manga larga, pantalón largo)  y evitando, en la medida de lo posible, estar a la intemperie al alba y ocaso, las horas del día con temperaturas más soportables en las regiones tropicales.

Zaragoza, 4 de febrero de 2016

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza




Graves problemas durante un ensayo clínico en Francia (enero 2016)

publicado a la‎(s)‎ 19 ene. 2016 10:13 por Lopeztricas Jose-Manuel

GRAVES PROBLEMAS DURANTE UN ENSAYO CLÍNICO EN FRANCIA

Marisol Touraine, Ministra de Asuntos Sociales, Salud y Derechos de la Mujer, de Francia, ha realizado una declaración  (15 de enero de 2016) para informar del “grave accidente” sobrevenido durante un ensayo clínico realizado en el Hospital Universitario de Rennes) que ha motivado el ingreso urgente de seis hombres, de los que uno ha fallecido. Los cinco restantes, tras varios días ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos, han iniciado una evolución favorable que ha permitido que uno de ellos haya recibido el alta hospitalaria (información del 19 de enero de 2015).

Durante una rueda de prensa la ministra, Marisol Touraine, ha declarado no recordar un caso comparable.  O bien tiene poca memoria o sus fuentes de información son mediocres. Recordemos el caso del Benfluorex® con sus implicaciones médicas y políticas.

Los pacientes afectados, hombres de entre 28 y 49 años, parecen haber sufrido daños cerebrales con secuelas irreversibles, en base a evidencias radiológicas (resonancia magnética nuclear), si bien se ha otorgado el beneficio de la duda en espera de un análisis más exhaustivo.

El medicamento es fabricado por Biol, compañía farmacéutica portuguesa, que subcontrató a Biotrial, una empresa con sede enRennes, para llevar a cabo un ensayo clínico. Este estudio (fase I) se diseñó para valorar la eficacia y seguridad del fármaco, inicialmente destinado a mejorar el humor, ansiedad y problemas motores asociados a diversas enfermedades neurodegenerativas. El fármaco parecía afectar al sistema endocannabinoide, un complejo entramado de receptores cerebrales. De los 128 participantes en el ensayo clínico, todos hombres, 90 recibieron el medicamento y los 38 restantes placebo.

Biotrial, la empresa subsidiaria encargada del ensayo clínico, ha declarado haber cumplido estrictamente con el protocolo establecido.

El laboratorio fabricante, Biol, con sede en Coronado, Portugal, ha declinado hacer cualquier tipo de comentario.

Biol, solicitó la autorización para el estudio clínico, el 30 de abril (2015). La Agencia francesa de Seguridad de Productos Sanitarios, equivalente a la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, autorizó el protocolo del estudio el 26 de junio (2015), iniciándose el 9 de julio (2015).

La ministra, Marisol Touraine, afirmó que el fármaco se había ensayado previamente en animales, incluyendo chimpancés. Hasta la aparición de la yatrogenia, el medicamento se había administrado a 90 pacientes. Los seis hombres afectados comenzaron a tomar el medicamento el pasado 7 de enero. Los primeros síntomas se evidenciaron el domingo, 10 de enero. Fueron urgentemente ingresados y el estudio clínico se interrumpió al día siguiente, 12 de enero (2015).

Se han abierto dos procesos judiciales, uno en Rennes y otro en la fiscalía de Paris.

Los ensayos clínicos fase I tienen como objetivo evaluar la seguridad y efectos adversos de potenciales medicamentos. Sin embargo, es muy raro que se produzcan fallecimientos, porque antes de iniciar la primera fase de los estudios clínicos, la sustancia objeto de estudio ha sido exhaustivamente experimentada en diferentes especies animales.

No obstante existen antecedentes de problemas durante los estudios fase I. En marzo del año 2006 seis hombres jóvenes y sanos que participaron voluntariamente en un ensayo clínico fase I con un medicamento designado como TGN1412, en elNorthwick Park Hospital de Londres enfermaron gravemente debiendo permanecer varias semanas en la Unidad de Cuidados Intensivos. Finalmente todos sobrevivieron.

A pesar de la potencia del TGN1412[1], el preparado farmacéutico fue testado como tratamiento potencial en la esclerosis múltiple, leucemia y artritis reumatoide. La investigación que siguió concluyó que el estudio se había autorizado con demasiada premura sin haber previsto un plan de contingencia ante potenciales reacciones adversas.

Como se ha escrito antes, las muertes durante los ensayos clínicos fase I son muy raras. Se observaron durante los estudios clínicos con los primeros fármacos antirretrovirales, pero dada la perspectiva vital de los primeros enfermos de SIDA, los riesgos se consideraron asumibles.

El año pasado (2014) British Medical Journal publicó meta-análisis de los ensayos clínicos fase I de medicamentos no-oncológicos, estimándose una incidencia porcentual de efectos adversos graves de 0,31; riesgo prácticamente nulo cuando se consideraban efectos adversos con resultado de muerte.

[1] TGN1412: anticuerpo monoclonal contra los epitopos (determinantes antigénicos) CD28 y TAB08.

Zaragoza a 19 de enero de 2016

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Viaje al infierno

publicado a la‎(s)‎ 18 ene. 2016 11:09 por Lopeztricas Jose-Manuel

VIAJE AL INFIERNO

El estreno de la sobrecogedora película «Los hijos de Saúl» del director novel Lazslo Nemez saca a la luz uno de los aspectos más horribles de la organización interna de los campos de concentración durante el Holocausto: la existencia de los denominados sonderkommando.

La historia de Saúl, el protagonista, nos retrotrae a la Shlomo Venezia, este sí, un personaje real fallecido el 1 de octubre de 2012. Había nacido el 29 de enero de 1923 en una comunidad pobre judeo-italiana de Tesalónica, Grecia. El infierno sobrevino el 24 de marzo de 1944: las tropas germanas invadieron Tesalónica y Shlomo y su familia fueron trasladados primero a Atenas; y desde allí al campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, en Polonia. Llegó junto a su madre y dos hermanas en un vagón de ganado, hacinados con cientos o miles de deportados. Al descender del vagón, entre gritos y golpes, se giró para ver a su madre y hermanas, Marta y Marica. No estaban. Jamás volvería a verlas. Así se describe en un libro «Inside the Gas Chamber. Eight months in the Sonderkommando of Auschwitz», escrito por la periodista Beatrice Prasquier, a partir de dolientes entrevistas extraídas de la indeseada memoria.

La historia de Shlomo Venezia se enmarca en lo que Primo Levi, escritor, superviviente también del campo de exterminio de Auschwitz-Birkenau, denominaba “zona gris” en referencia a los presos que para sobrevivir se movían en la difusa línea del colaboracionismo. Shlomo, entonces un joven de 20 años, fue uno de ellos. Se le asignó a un sonderkommando, unidades de prisioneros que tenían como función dirigir a miles de personas, de su misma etnia, a las cámaras de gas, y trasladar los cuerpos, miles diariamente, doce horas diarias, siete días a la semana, a los hornos crematorios. Algunos párrafos del libro encogen el alma: las personas despojadas de sus ropas se introducían mansamente en las cámaras, pensando, o así se les quería hacer creer, que se trataba de duchas. Muchas veces tenían que esperar apiñadas durante largo tiempo porque los bidones con el gas se retrasaban. Recuerdo un caso en que la espera fue especialmente prolongada. Finalmente, el soldado alemán llegó con los bidones. Tomó a dos prisioneros del sonderkommando para que le ayudasen a levantar el bidón por encima de la cámara de gas, introduciendo el Zyklon-B a través de la abertura. La tapa era de cemento, muy pesada. El soldado alemán requería la ayuda de dos de nosotros. A veces era yo mismo; otras veces les tocaba a otros. Una vez que se lanzaba el gas, tardaba entre diez y doce minutos. Al cabo de ese tiempo ya no se escuchaba nada. Más tarde venía la tarea de cortar el pelo y arrancar los dientes de oro. A continuación dos prisioneros cargaban los cuerpos desnudos y yacentes en elevadores hasta el horno crematorio.

Alrededor de medio millón de personas fueron asesinadas durante los nueve meses que Shlomo Venezia permaneció en Auschwitz-Birkenau. El 18 de enero de 1945, el campo fue evacuado poco antes de ser ocupado por las tropas del Ejército Rojo. Los prisioneros fueron trasladados hacia Alemania en la que se llamó «marcha de la muerte».

Durante todo el tiempo que el campo de Auschwitz-Birkenau (un cuartel de caballería  del ejército polaco reconvertido en campo de exterminio) dos mil novecientos prisioneros formaron parte de los sonderkommando. La mayoría se suicidaron tras la liberación de los campos .Aquellos que sobrevivieron a la muerte dentro del campo y al suicidio tras la libertad acarrearon el resto de sus vidas la forma más extrema de sufrimiento. Me permito recomendarles la visión de la película «Los hijos de Saúl», nombre genérico para todos los descendientes del que, según la mitología, se consideró el primer rey de los judíos.

Zaragoza, 18 de enero de 2015

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Las miserias sanitarias del Imperio Romano

publicado a la‎(s)‎ 13 ene. 2016 11:36 por Lopeztricas Jose-Manuel

LAS MISERIAS SANITARIAS DEL IMPERIO ROMANO

Hace dos milenios el Imperio Romano introdujo prácticas que representaron un avance significativo de las prácticas higiénicas. Citemos las más evidentes: sistemas rudimentarios de alcantarillado, acueductos para la canalización del agua con fines de riego y consumo, baños públicos calientes, inodoros (letrinas) y lavabos.  Hasta aquí, ninguna objeción. Sin embargo, su convivencia con piojos y pulgas no disminuyó sustancialmente, tal vez porque los baños eran lugares donde medraban estos ectoparásitos, así como porque las condiciones climáticas durante grandes períodos del Imperio Romano eran más cálidas que las actuales. Ya ven que el “cambio climático” viene de lejos.

El fiemo se usaba, al igual que hoy día, como fertilizante de cultivos, pero se mezclaba irremediablemente con los rudimentarios sistemas de alcantarillado. A ello contribuía que los residentes de las incipientes ciudades debían arrojar los excrementos y basuras fuera de la ciudad (polis).

El asunto ha sido objeto de un estudio publicado del Dr. Mitchell en la revista Parasitología. Se han aislado parásitos en los restos arqueológicos de letrinas conteniendo heces fosilizadas.

El estudio profundiza más: los huevos de la tenia del pescado (un gusano o helminto) eran más abundantes en Europa durante el Imperio Romano que en épocas anteriores, socialmente mucho menos evolucionadas, tales como la Edad de Bronce y la Edad de Hierro. [La Edad de Bronce enmarca el período durante el que se consiguió la aleación del cobre y estaño]. [La Edad de Hierro fue la época del acero, aleación del hierro con carbón].

Se sabe que los romanos gustaban de una salsa de pescado llamada garum. [El garum era una salsa fermentada elaborada con vísceras de pescado, a la que se le achacaba efectos afrodisíacos]. Estas salsas, que frecuentemente fermentaban, se usaban para mojar el pan. Vasijas llenas de esta salsa (obviamente fosilizada) se han hallado en barcos hundidos.

El biólogo extremeño Álvaro Rodríguez Alcántara ha logrado reformular garum a partir del estudio de restos fosilizados de esta salsa recuperados de las ruinas de Pompeya. El garum se usaba como sustituto de la sal, tal como aparece en De re coquinaria de Apicio (una especie de texto de Simón Ortega de los tiempos romanos). Los que lo han probado afirman que su sabor remeda al umami japonés, uno de los cinco sabores básicos, junto a los otros cuatro (dulce, salado, ácido y amargo).

Zaragoza a 13 de enero de 2016



Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Coalición de multinacionales farmacéuticas para la lucha contra el cáncer

publicado a la‎(s)‎ 13 ene. 2016 9:48 por Lopeztricas Jose-Manuel

MULTINACIONALES FARMACÉUTICAS SE UNEN CONTRA EL CÁNCER

Algunas multinacionales farmacéuticas han decidido trabajar conjuntamente para desarrollar la investigación de una nueva clase de fármacos antineoplásicos que actúan enjaezando el sistema inmune para que actúe contra las células tumorales.

El acuerdo de colaboración engloba a AmgenCelgene y otras compañías más pequeñas. El programa de colaboración, designadoNational Immunotherapy Coalition, dinamizará la investigación clínica en oncología.

En la actualidad, tras años de fracasos, la investigación en farmacoterapia oncológica ha encontrado una manera esperanzadora de abordar la enfermedad cancerosa: estimular el sistema inmune del propio paciente en su lucha contra las células malignas. Bajo este criterio, se han autorizado en años recientes tres medicamentos: Keytruda® (Pembrolizumab), de Merck; y Opdivo® (Nivolumab) y Yervoy® (Ipilimumab), ambos de Bristol Myers Squibb. No son la panacea, pero se han conseguido magníficos resultados en algunos pacientes. Tristemente no en todos.

Un significativo número de enfermos apenas obtienen beneficio clínico con estos fármacos. Esta limitación se puede solventar, en algunos casos, mediante la asociación de éstos con quimioterapia clásica con el fin de estimular el sistema inmune desde varios enfoques diferentes.

Patrik Soo-Shiong, uno de los promotores de esta coalición, ha declarado que las moléculas (de Merck y Bristol-Myers-Squibb) representan un limitadísimo ejemplo del potencial terapéutico que se esconde en esta estrategia terapéutica, esto es, dinamizar el propio sistema inmune del paciente para enfrentar la progresión masiva y disruptiva del tumor.

Merck y Bristol-Myers-Squibb están estudiando la combinación de sus fármacos (Keytruda®, y Opdivo® y Yervoy®, respectivamente) con docenas de medicamentos de otras compañías farmacéuticas. La multinacional británica GlaxoSmithKline  y la norteamericana Pfizer están considerando integrarse en la coalición; así como también centros académicos vinculados con la investigación en oncología. Sin embargo, otras importantes empresas farmacéuticas volcadas también en la investigación contra el cáncer, como Roche y AstraZeneca, no se han integrado en la nueva coalición.  

El diseño y desarrollo de ensayos clínicos a la manera tradicional requiere años de seguimiento y evaluación. Con esta coalición se trata de reducir tiempo (y costes) estimando que se podrían estudiar tratamientos para más de 20 tipos de cáncer en más de 20.000 pacientes hacia el año 2020.

El Dr. Soon-Shiong, afincado en Los Ángeles (California, Estados Unidos) es un hombre polifacético. Además de promotor de la gran coalición farmacéutica, es uno de los propietarios de Los Ángeles Lakers; e investigador que descubrió el antineoplásicoAbraxane® (paclitaxel en una compleja formulación galénica) de Abraxis Biosciences, haciendo un sustancioso negocio al vender los derechos de patente a Celgene por 2,9 billones de dólares, lo que contribuyó a incrementar su inmenso patrimonio. SegúnForbes, su fortuna se estima en 12,4 billones de dólares.

Actualmente se halla involucrado en varios proyectos de lucha contra el cáncer, incluyendo NantWorks.

La coalición es la base de lo que Patrik Soon-Shiong denomina Cancer MoonShot 2020. El programa ha recibido el apoyo de Joseph R. Biden Jr., vicepresidente de la 44ª Presidencia de Estados Unidos (la del actual Presidente Barak Obama). Un hijo de Joseph R. Biden murió de cáncer cerebral en fecha reciente (mayo 2015); y ello fue un acicate para apoyar y auspiciar el proyecto de Patrik Soon-Shiong. La esposa y una hija de 2 años de Joseph R. Biden Jr habían muerto en accidente de tráfico pocos días antes de su toma de posesión como vicepresidente. Es por ello que el juramento de su cargo se llevó a cabo en el hospital, donde otro de sus hijos se hallaba en estado muy grave.

El anuncio de este ambicioso programa se conoció el primer día de la J. P. Morgan Healthcare Conference, en San Francisco, (California, Estados Unidos) un entorno en el que numerosas compañías farmacéuticas dan a conocer sus más ambiciosos proyectos.

Zaragoza, a 13 de enero de 2016

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Malformaciones fetales causadas por el virus Zika en Brasil

publicado a la‎(s)‎ 5 ene. 2016 10:45 por Lopeztricas Jose-Manuel   [ actualizado el 5 ene. 2016 10:46 ]

MALFORMACIONES FETALES CAUSADAS POR VIRUS ZIKA EN BRASIL

Una infección vírica, vehiculizada por mosquitos, está causando en Brasil una de las peores crisis sanitarias desde hace varias décadas. La infección da lugar a microcefalia en recién nacidos. [Microcefalia, como se infiere de su etimología, es una condición en que el tamaño de la cabeza es anormalmente pequeño en relación al resto del cuerpo. Bajo estas circunstancias el cerebro no se desarrolla del modo adecuado].

El pánico se ha extendido entre las embarazadas brasileñas, sobre todo tras las declaraciones de Claudio Maierovitch, director a la sazón del Departamento de Enfermedades Comunicables, dependiente del Ministerio de Salud de Brasil, afirmando que “si las mujeres pueden esperar [a quedar embarazadas], deberían hacerlo”.

La alarma surgió tras detectarse un importante aumento del número de neonatos con microcefalia, una alteración caracterizada por tamaños craneales desproporcionadamente reducidos en relación al tamaño corporal. Durante 2015 (datos incompletos) se han registrado 2.782 casos. El número de neonatos con microcefalia durante los dos años anteriores (2013 y 2014) fueron 167 y 147 respectivamente.

Un 40% de los neonatos con microcefalia terminaron por fallecer. Según algunos expertos, el número de casos aumentará de modo muy significativo los próximos meses. Los niños afectados que logran sobrevivir arrastrarán importantes limitaciones en su desarrollo intelectual.

Algunos investigadores han establecido un vínculo entre la incidencia de microcefalia y la presencia del virus Zika(abreviadamente Zika-v). Sin embargo, otras investigaciones ponen en cuestión esta relación causal.

¿Por qué se han presentado estos casos solo en Brasil y no en otras regiones tropicales de Centroamérica y Sudamérica? Nadie tiene una respuesta indubitada. Tal vez la incidencia de microcefalia no se ha registrado de modo adecuado, o quizás un único serotipo (variante genética) del virus Zika sea responsable de los casos documentados.

De hecho la presencia del virus Zika se ha detectado en varios países de Hispanoamérica, incluyendo México, y en algunos estados del sur de Estados Unidos. Los viajes a, o desde, zonas endémicas han contribuido a la expansión del virus más allá de su nicho ecológico. Además de los graves efectos teratógenos (malformaciones en recién nacidos), la infección por el virus Zikaocasiona un cuadro clínico relativamente inespecífico con fiebre, artralgias (dolores articulares) y dermatitis.

No se conoce cómo ni cuándo el virus Zika dio el salto desde su origen centroafricano a Brasil. Se sospecha que se pudo haber producido durante la Copa Mundial de Fútbol 2014. Sin embargo parece más verosímil que el virus llegó a Río de Janeiro con los deportistas de la Polinesia francesa durante unas carreras de canoas que se desarrollaron en la ciudad algunas semanas después del campeonato mundial de fútbol. Antes de la epidemia en Brasil, el último brote de virus Zika del que se tiene constancia ocurrió en las islas de la Polinesia francesa (2013-2014). El brote epidémico se expandió a otras islas del océano Pacífico: Nueva Caledonia, Islas Cook, Isla de Pascua, Vanuatu e Islas Salomón. Los orígenes del brote epidémico del Pacífico se desconocen, pero cada vez se tiene un mayor conocimiento retrospectivo de epidemias acaecidas con anterioridad.

Con antelación a la epidemia surgida en Polinesia en 2013, que afectó a más de 55.000 personas, se había producido otra epidemia en Micronesia en el año 2007. En el mismo año 2007 se tiene constancia de otra epidemia ocurrida en Libreville, Gabón. Se trató del primer brote epidémico en un entorno urbano de África. El virus Zika se aisló en reservorios del bosque lluvioso ugandés.

Zika pertenece al grupo de los denominados arbovirus. [Arbovirus es el apócope de Arthropod born virus, traducible como “virus nacidos de artrópodos”]. A este grupo taxonómico pertenecen también el dengue y la fiebre amarilla. La primera vez que se aisló el virus en humanos fue en la década de 1970, pero su número era muy escaso. Su virulencia, manifestada en su potencial epidémico, no se descubrió hasta la primera epidemia en Micronesia en 2007; seguida por un segundo brote en la Polinesia francesa durante el bienio 2013-2014. A partir de estas observaciones, investigadores de Gabón reevaluaron de modo retrospectivo la epidemia que afectó a su capital, Libreville, constatando su carácter epidémico, asignando más de 20.000 casos.

Los virus del dengue y Zika están relacionados filogenéticamente a un antepasado común.

Aun cuando Aedes aegypti es el principal artrópodo transmisor del virus Zika, otro vector de la infección es Aedes albopictus, el denominado “mosquito tigre”. Este fue el principal mosquito transmisor de la infección en la epidemia de Libreville (Gabón) durante 2007. El “mosquito tigre” se introdujo en África en 1991, apareciendo en Gabón en 2007 coincidiendo con el brote epidémico de virus Zika. El “mosquito tigre” es relativamente común en la ribera media y baja del Ebro, habiéndose expandido desde su desembocadura (delta del Ebro) en sentido retrógrado aguas arriba, hallándose durante el verano en la ribera del río en Aragón y La Rioja.

La expansión del virus Zika (o Zika-v, como también aparece reflejado en la literatura científica) es un ejemplo de los riesgos de la globalización, en los que la población (y los gérmenes) viajan con frecuencia inextricablemente unidos.

Zika recibe su nombre del bosque homónimo de Uganda, donde se aisló el virus en la década de 1940. Fue añadido al enorme catálogo de virus conocidos. No se consideró especialmente peligroso hasta los actuales casos de microcefalia neonatal comunicados en Brasil. Este virus se transmite por picaduras de un tristemente célebre mosquito, Aedes aegypti, vector también de otras enfermedades, tales como la fiebre amarilla y el dengue (chikungunya).

Brasil ofrece condiciones climáticas similares a las del bosque lluvioso ugandés, junto a una población especialmente susceptible por no haber tenido contacto previo con el virus.

Antes de la llegada del virus Zika (Zika-v), Brasil ya estaba enfrentado a otra grave epidemia causada por el virus dengue, también transmitido mediante la picadura de las hembras del mosquito Aedes aegypti. Durante el año 2015 se produjeron (estimaciones no confirmadas) 1,6 millones de casos, casi el triple en relación al año 2014 (569.000). La morbilidad por dengue (también denominada “fiebre quebrantahuesos” o chikungunya, que significa “el que te quiebra”) es muy importante. La mortalidad durante el año 2015 fue de 839 personas, un 80% más que en 2014. Este brote epidémico se explica porque la mayor pluviosidad durante este periodo favoreció la multiplicación del mosquito transmisor.

Durante varias décadas del siglo XX Brasil desarrolló programas para erradicar la población de Aedes aegypti, antes de que se dispusiera de una vacuna contra la fiebre amarilla. Las autoridades brasileñas, en un desmesurado alarde de optimismo, declararon erradicado el mosquito transmisor en el año 1955. Los programas de fumigación se interrumpieron; y Aedes aegyptiresurgió con fuerza a finales de la década de 1960. El gobierno actual presidido por Dilma Rousseff, asediado por casos de corrupción y con una grave crisis económica, tras años de aparente expansión, se ve incapaz de controlar la epidemia de dengue, enfrentándose a las críticas por su inoperancia a la hora de afrontar este nuevo problema de salud pública que se ceba especialmente en recién nacidos en regiones muy deprimidas social y económicamente.

Tras la notificación de los casos de infección por el virus Zika (Zika-v) el pasado mes de mayo en el noreste del país, el entonces ministro de salud, Arthur Chioro, desoyó las advertencias de los expertos, considerándola una “enfermedad benigna”. El surgimiento de microcefalia neonatal tras el contagio de sus madres durante la gestación ha demostrado cuán imprudente es minusvalorar los riesgos sanitarios.

El brote coincidió con la crisis política. Suele suceder. En un afán de evitar juicios y demandas por corrupción, la presidentaDilma Rousseff otorgó más poder al partido centrista PMDB, que controla las dos cámaras (Congreso y Senado). Marcelo Castro, un psiquiatra, fue nombrado Ministro de Salud, aun cuando hacía años que había abandonado su trabajo en el ámbito sanitario para centrarse en sus negocios (gestión de su propio rancho) y en la política. En una columna del periódico O Globo,Ligia Bahia, especialista del Sistema de Salud Pública de la Universidad Federal de Rio de Janeiro, escribía que “el actual ministro de sanidad tiene el perfil contario al requerido para lidiar con el actual problema causado por el virus Zika”.

El número de casos de microcefalia por virus Zika es estimativo porque no se trata de una «enfermedad de declaración obligatoria», y no todos los casos de microcefalia son achacables a infección por el virus. Existe preocupación por la posible expansión del virus a otras regiones de América.

Tanto la excesiva pluviosidad como las sequías favorecen las plagas de mosquitos. Si la excesiva humedad favorece directamente su multiplicación, las sequías hacen que la gente recoja el agua en grandes bidones, generalmente abiertos, creando las condiciones favorables para el crecimiento de los mosquitos.

La única forma de reducir los riesgos es evitar la picadura de los mosquitos transmisores, usando de continuo (día y noche) repelentes de insectos de contrastada eficacia, protegiendo brazos y piernas (manga larga, pantalón largo)  y evitando, en la medida de lo posible, estar a la intemperie al alba y ocaso, las horas del día con temperaturas más soportables en las regiones tropicales.

Zaragoza, 5 de enero de 2016

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Hepatitis C. The Egyptian' Experiment

publicado a la‎(s)‎ 28 dic. 2015 10:17 por Lopeztricas Jose-Manuel

HEPATITIS C: THE EGYPTIAN' EXPERIMENT

Over the last three or four decades, more than six million Egyptians have contracted hepatitis C during campaigns for the eradication of schistosomiasis where the same syringe was often used to take blood from more than one patient. The hepatitis C virus was spread insidiously. Today, Egypt has the world's highest incidence of hepatitis - about 9 million people; 10% of the population.

Some pharmaceutical companies plan to sell new and expensive drugs for the treatment of hepatitis C at cost price in developing countries, while maintaining their lucrative business in developed countries.

The Egyptian project could serve as a model for the future supply of expensive drugs to poor countries. This encouraging project has only been in action for a year.

An Egyptian patient with hepatitis C obtains Sofosbuvir (Sovaldi®), and the treatment costs $900. The same treatment would cost US $ 84,000, and an average of € 60,000 within the European Union.

Hepatitis C is a global health problem. The worldwide prevalence of infection is estimated at 150 million; four times more than people infected with HIV. Annual mortality is estimated at 500,000 due to cirrhosis of the liver and liver cancer.

The hepatitis C virus is a resilient enemy, transmitted by contact with contaminated blood. Infection may be asymptomatic for years, even decades. In some patients the infection disappears spontaneously, but it is more common for the virus to remain latent giving rise to chronic infection, causing progressive and irrevocable damage to the liver.

Egypt is the place where the infection is most firmly entrenched, with approximately 150,000 new infections a year, due mainly to the re-use of needles, accidental pricks, and the use of contaminated medical devices for invasive procedures, but also such banalities as the sharing of nail clippers and toothbrushes among members of the same family.

On average, it is estimated that every Egyptian infected with hepatitis C acts as a vector for three others, according to Egypt's National Liver Institute, which has about 50 treatment centres across the country. The treatment for this infection consumes a third of the national health budget.

There is concern at the popular barber’s shops in Cairo, to such a degree that many customers bring their own razor blades, scissors and even gloves. But the infection is so widespread that the virus remains viable on objects days after contact with someone infected by the virus.

The prevalence of infection is at its highest in the populations of the Nile Delta surrounding Cairo, where almost half of all men over 50 years of age are infected.

An additional problem is that many patients with liver fibrosis resulting from advanced hepatitis C have to wait months for access to treatment, by which time it is no longer possible to reverse the latter-stage complications of the infection.

Egypt has a relatively effective health service, much better than many countries with similar standards of living. In an attempt to repair the damage caused decades ago during the campaigns to eradicate schistosomiasis, in 2007 the Ministry of Health launched an ambitious project for the treatment of hepatitis C using two classic drugs: Interferon and Ribavirin. Both drugs are associated with a significant iatrogenic load.

Everything changed last year, in 2014, when the American pharmaceutical company Gilead Sciences offered a better alternative treatment for hepatitis C: Sofosbuvir, which had been marketed as Sovaldi® since 2013 at a truly prohibitive price - $ 1,000 per dose. The classic treatment (Interferon and Ribavirin) takes 12 weeks, whereas with Sofosbuvir, 4 weeks of treatment are enough (and a little longer in areas with a high prevalence of infection).

Sofosbuvir is a real blockbuster, giving a profit of about $10 billion to the manufacturer, Gilead Sciences.

After receiving fierce international criticism for the elevated price of the drug, Gilead Sciences began selling Sofosbuvir to the Egyptian government at a cost of $10 per tablet. The government passed it on to Egyptian pharmacies, which dispense it free of charge.

In addition, Gilead Sciences also allows 11 Indian laboratories and 2 Egyptian manufactures to produce Sofosbuvir under license. Gilead Science does not have any say in the trading price, but get a royalty of 7% on the selling price.

Dr. Wahid Doss, head of the National Committee for Control of Viral Hepatitis, rejected Egypt’s Application for a patent presented by Gilead Sciences, making it possible to market generic versions of Sofosbuvir. Gilead Sciences argued that its patent application was in order to limit the illegal sale of the drug.

All patients have to purchase the package at pharmacies, break the seal and take the first dose in the presence of the pharmacist to avoid, insofar as possible, the reselling of the package on the black market. If it is necessary to continue the treatment, prior to receiving a new package at the pharmacy, the patient has to hand in the empty container which had been given to him.

Some pharmacists, especially those sympathetic to the association “Egyptian Initiative for Personal Rights”, appear contrary to this practice, considering it to be humiliating for patients.

Médecins Sans Frontières was also against this approach, arguing that it is an intrusion on the "doctor-patient relationship."

However, patients are not usually concerned with such ethical issues. Some claim that this procedure gives them more security, and encourages them to resist the temptation to sell the medication in order to gain additional income to supplement their impoverished economies.

Egyptian health authorities are taking measures to prevent medication purchased by the government ending up being smuggled illegally.

The Egyptian government's ambitious project aims to treat 300,000 patients in 2016, and ensure that the incidence of hepatitis C does not exceed 2% by 2025.

The first year of the program (2015) was a success. A total of 125,000 patients were treated with Sofosbuvir. Today, generic versions are available as low as $4 a tablet (compared to $1,000 in the US).

Sofosbuvir, in association with Ledipasvir, marketed as Harvoni®, which attained significant cure rates without using Interferon or Ribavirin, will be marketed in Egypt for $14 per day of treatment.

The agreements between Gilead Sciences and the Egyptian government are being emulated by other large pharmaceutical corporations.

In August 2014 the Egyptian government announced the import of a pharmaceutical preparation Viekira® by Abbvie, at $13 per day; a mere1% of its cost on the US pharmaceutical market. In order to avoid their introduction of Viekira® onto the black market in Egypt, Abbvie will register it under another name, Qurevo®.

From October 2014 the Egyptian government began importing Daklinza® (Daclatasvir), another drug against hepatitis C, manufactured by Bristol Myers Squibb.

Hepatitis C is one of the most prevalent diseases in the world, and decisive new drugs to treat this infection are among the most expensive in the world, a situation that has been the subject of bitter criticism in several forums. Gilead Sciences’ position regarding the price of Sovaldi®, Harvoni® in Egypt is to make amends for the bitter experience in the early days of the AIDS pandemic, when millions of poor affected countries had no access to medication because they were prohibitively expensive.

By 1997, South Africa was suffering the world's highest incidence of AIDS. The South African government passed a law suspending patents, leaving the door open for the acquisition of generic versions of antiretroviral drugs. The pharmaceutical companies reacted by closing some of their manufacturing plants in that country and threatening to stop selling their products there. They also decided to sue the then President, Nelson Mandela. Intervention by the then Secretary General of the UN, Kofi Annan, was able to resolve the situation. But the tactics employed by the pharmaceutical companies severely tarnished their reputation. They learned their lesson, and current more cooperative attitude towards the Egyptian government has a great deal to do with what happened in South Africa.

Poor countries obtained substantial reductions in the prices of antiretroviral drugs. This was a great boost to the development of the generic industry in India. In fact, nearly 100% of all antiretroviral drugs used worldwide today are manufactured in India at a cost as low as $100 for a year’s treatment.

This creates programs as dynamic as the Global Fund and the President's Emergency Plan for AIDS Relief, which have made treatment for HIV infection possible for more than 14 million people.

Gilead Sciences, who were, at first, extremely reluctant to the transfer patent rights, eventually cooperated with Indian generic drug industries, freeing the patent for Tenofovir thus enabling its distribution in Africa limiting royalties to only 5%. Gilead Sciences’ fears that the European and North American pharmaceutical market would be inundated with Tenofovir from emerging markets, but this has not happened.

Returning to hepatitis C drugs, Gilead Sciences has, however, reserved two very substantial markets, Russia and China. It is estimated that together these two countries have over 73 million people with this infection.

The agreements signed by Gilead Sciences and the Indian government establish that generic versions of Sofosbuvir can only be sold to the 91 poorest countries in the world.

Last August, Gilead Science added ten nations to its program of favourable access to its drugs against hepatitis C, including Brazil and Argentina, which will market Sovaldi® at $10, and Harvoni® at $14 per dose.

Some Egyptian health authorities are concerned that the emergence of too many manufacturers of generic versions of these drugs could lead to an uncontrolled hepatitis C programme.

Egypt has thousands of small pharmacies which are barely regulated. Drugs are sold over the counter, but while the government sets the prices of the drugs prescribed by private doctors, pharmacists often charge whatever they see fit. Although the Egyptian government respects their agreements with US multinationals, this regulation is ineffective within the retail businesses of countless tiny pharmacies all over this vast country which is twice the size of Spain.

Bibliography

1. Lopez Tricas, JM. Sofosbuvir to New Drug against Hepatitis C. European Journal of Clinical Pharmacy 2014; 16 (4): 235-236.

2. Herbst DA, KR Reddy. Sofosbuvir, a Nucleotide Polymerase Inhibitor, for the Treatment of Chronic Hepatitis C virus Infection. Expert Opin Invest Drugs 2013; 22: 527-36.

6. Lopez Tricas, JM. Viekira pak® Hepatitis C and the Pharmaceutical Market. European Journal of Clinical Pharmacy. 2015; 17 (5): 299-300.

7. I. Gentile, et al. Ledipasvir: a Novel Synthetic Antiviral for the Treatment of HCV Infection. Expert Opin Invest Drugs 2014; 23: 561-71.

8. Herbst DA, KR Reddy. NS5A Inhibitor, Daclatasvir, for the Treatment of Chronic Hepatitis C Virus Infection. Expert Opin Invest Drugs 2013; 22: 1337-1346.

Zaragoza, Spain, December, 29th, 2015

López-Tricas, JM

Hospital Pharmacist

Zaragoza (Spain)

Hepatitis C, el experimento egipcio

publicado a la‎(s)‎ 22 dic. 2015 11:37 por Lopeztricas Jose-Manuel

HEPATITIS C: EL EXPERIMENTO EGIPCIO

Fotografía: década de 1960 durante un estudio sobre laesquistosomiasis en Egipto. Una misma aguja podía ser usada en distintas personas, contribuyendo a la expansión de la infección por hepatitis C.

 

A lo largo de varias décadas,  más de seis millones de egipcios contrajeron hepatitis C durante las campañas dirigidas a la erradicación de la esquistosomiasis en las que una misma jeringuilla servía para pinchar a varios pacientes. El virus de la hepatitis C se expandió insidiosamente. Egipto tiene hoy día la mayor incidencia mundial de hepatitis C, alrededor de 9 millones de personas, un 10% de la población.

Las multinacionales farmacéuticas planean vender los nuevos y costosos medicamentos contra la hepatitis C a precio de coste en países con bajos niveles de renta, mientras mantienen su lucrativo negocio en los países desarrollados.

Una experiencia que se está llevando a cabo en Egipto puede servir de modelo para el futuro suministro de costosos medicamentos a países pobres. El proyecto en curso, de apenas un año de trayectoria, es esperanzador.

Un paciente egipcio con hepatitis C recibe sofosbuvir (Sovaldi®), el más paradigmático de la nueva hornada de medicamentos contra la hepatitis C, a un coste de $900 por tratamiento. El mismo tratamiento tiene un coste de $84,000 en Estados Unidos; y 60.000€ (valor promedio) en la Unión Europea.

La hepatitis C es un problema de salud global. La prevalencia mundial de la infección se estima en 150 millones de personas, cuatro veces más que las infectadas por VIH. La mortandad anual se estima en 500.000 personas, debido a cirrosis y cáncer hepático.

El virus de la hepatitis C es un enemigo resiliente, transmitido por contacto con sangre contaminada con el virus. La infección puede ser asintomática durante años, décadas incluso. En algunos pacientes la infección se resuelve de modo espontáneo, pero es más común que el virus se acantone, la infección se torne crónica, dañando el tejido hepático de modo progresivo e irremisible.

Egipto es el lugar del mundo donde la infección se halla más arraigada, con aproximadamente 150.000 nuevas infecciones cada año, debido principalmente a la reutilización de jeringuillas, pinchazos accidentales, y usos de dispositivos médicos contaminados durante intervenciones invasivas; pero también por asuntos tan banales como intercambio de cortaúñas y cepillos dentífricos entre miembros de una misma familia.

Como promedio se considera que cada infectado egipcio con hepatitis C actúa de vector para otras tres personas, según el Egipt’s National Liver Institute, que integra alrededor de 50 centros de tratamiento por todo el país, y consume la tercera parte del presupuesto nacional de salud.

La preocupación ha llegado a las populares barberías de El Cairo, hasta el punto que muchos clientes traen sus propias navajas de rasurar, incluso tijeras y guantes. Sin embargo la infección está tan extendida que el virus permanece viable en los fómites días después del contacto con un infectado.

La prevalencia de la infección alcanza sus tasas más elevadas en las poblaciones del delta del Nilo que rodean a El Cairo, donde casi la mitad de todos los hombres de más de 50 años están infectados.

Un problema adicional es que muchos pacientes con fibrosis hepática derivada de su hepatitis C en estadios avanzados han de esperar durante meses para acceder a los tratamientos; y entonces ya no es posible revertir las complicaciones tardías de la infección.

Egipto tiene un sistema sanitario relativamente eficaz, mucho mejor que el de muchos países con similares niveles de renta. En un intento de restañar el daño causado décadas atrás durante las campañas dirigidas a erradicar la esquistosomiasis, el Ministerio de Salud puso en marcha un ambicioso proyecto en el año 2007 para el tratamiento de la hepatitis C usando dos medicamentos clásicos, interferón y ribavirina. Ambos fármacos llevan asociados una importante carga yatrogénica.

Todo cambió cuando el año pasado, 2014, la farmacéutica norteamericana Gilead Science ofreció una alternativa más adecuada contra la hepatitis C. Se trataba de sofosbuvir, comercializada como Sovaldi® desde el año 2013 a un precio verdaderamente prohibitivo, $1,000 cada dosis. El tratamiento clásico (interferón y ribavirina) requiere tratamientos de 12 semanas de duración, mientras que con sofosbuvir son suficientes 4 semanas de tratamiento, algunas más en áreas con elevada prevalencia de la infección.

Sofosbuvir es un verdadero blockbuster, proporcionando unas ganancias al fabricante, Gilead Sciences, de alrededor de  10billones de dólares. [Obsérvese que 1 billón de dólares equivale a 1 millardo de euros, suponiendo paridad de ambas monedas].

Tras recibir numerosas críticas internacionales, Gilead Sciencescomenzó a vender sofosbuvir al gobierno egipcio a un coste de $10 por comprimido. El gobierno lo entrega a las farmacias egipcias, que lo dispensan gratuitamente.

Además, Gilead Sciences también permite a 11 laboratorios indios y 2 egipcios fabricar sofosbuvir bajo licencia, sin intervenir en el precio de comercialización, pero asegurándose unas regalías del 7% sobre el precio de venta.

El Dr. Wahid Doss, responsable del National Committee for Control of Viral Hepatitis egipcio rechazó la solicitud de patente de Gilead Sciences, dejando abierta la posibilidad de comercialización de versiones genéricas de sofosbuvirGilead Sciences fundamentó su solicitud de patente al objeto de limitar el mercado clandestino del fármaco.

Todos los pacientes deben adquirir el envase en las farmacias, romper el precinto y tomar la primera dosis en presencia del farmacéutico para evitar, en la medida de lo posible, revender el envase en el mercado negro. Si se trata de un tratamiento de continuación, antes de recoger un nuevo envase en la farmacia, el paciente ha de entregar el envase vacío que le fue entregado con anterioridad para dejar constancia física de haber tomado las dosis prescritas.

Algunos farmacéuticos, sobre todo los simpatizantes con la organización Iniciativa Egipcia por los Derechos Personales, se manifiestan contrarios a esta práctica por considerarla humillante para los pacientes.

La organización nacida en Francia, pero de ámbito mundial, Médicos Sin Fronteras también se muestra en contra de este proceder, con el argumento de que se trata de una intromisión de la relación “médico paciente”.

Sin embargo los afectados no suelen percibir este tipo de cuestiones éticas. Algunos declaran que este proceder les otorga un plus de seguridad, evitando la tentación de vender la medicación para obtener ingresos adicionales con los que apañar sus paupérrimas economías.

Las autoridades sanitarias egipcias están tomando medidas para evitar que la medicación adquirida por el gobierno termine en redes ilegales de tráfico clandestino de medicinas.

El ambicioso proyecto del gobierno egipcio tiene por objetivo tratar a 300.000 pacientes el año próximo, 2016; y conseguir que la incidencia de hepatitis C no supere el 2% en 2025.

El primer año del programa (2015) ha sido un éxito. Un total de 125.000 pacientes han sido tratados con sofosbuvir. Ahora que las versiones genéricas están disponibles a precios tan bajos como $4 por comprimido (compárese con los $1,000 en Estados Unidos), el gobierno egipcio se plantea dejar de suministrarse directamente de la multinacional californiana, Gilead Sciences.

La asociación de sofosbuvir con ledipasvir, comercializado como Harvoni®, que logra importantes índices de curación sin necesidad de interferón o ribavirina, se va a comercializar en Egipto a $14 diarios.

Los acuerdos entre Gilead Sciences y el gobierno egipcio son emulados por otras grandes corporaciones farmacéuticas.

El pasado mes de agosto (2014) el gobierno egipcio anunció la importación de Viekira®[1] un preparado farmacéutico deAbbVie, a $13 diarios, un 1% de su coste en el mercado farmacéutico norteamericano. Al objeto de evitar su introducción en el mercado clandestino, AbbVie lo comercializará en Egipto con otro nombre comercial, Qurevo®.

A partir de octubre de 2014 Egipto comenzó a importar Daklinza® (daclatasvir), otro medicamento contra la hepatitis C fabricado por Bristol Myers Squibb.

La hepatitis C es una de las enfermedades más prevalentes del mundo y los nuevos y resolutivos medicamentos recientemente descubiertos se hallan entre los más costosos, una situación que ha sido motivo de agrias críticas en diversos foros. La posición de Gilead Sciences con sus fármacos (Sovaldi®, Harvoni®) en Egipto tiene mucho de resarcimiento tardío tras la experiencia durante los primeros tiempos de la pandemia del SIDA, cuando millones de afectados de países pobres no tuvieron acceso a la medicación por su prohibitivo coste.

Hacia el año 1997 Sudáfrica sufría la mayor incidencia mundial de SIDA. El gobierno sudafricano aprobó una Ley suspendiendo las patentes, dejando la puerta abierta para la adquisición de versiones genéricas de fármacos antirretrovirales. Las multinacionales farmacéuticas reaccionaron cerrando algunas de sus plantas de fabricación en el país y amenazando con dejar de vender allí sus productos. Se llegó a demandar al entonces Presidente, Nelson Mandela. La intervención del entonces Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan, nacido en Gana, logró reconducir la situación. Pero la táctica acabó dañando gravemente la imagen de las grandes corporaciones farmacéuticas. Aprendieron la lección, y la actitud colaboradora actual con el gobierno egipcio tiene mucho que ver con aquella experiencia.

Los países pobres lograron sustanciales reducciones de los precios de los fármacos antirretrovirales. Estos hechos supusieron un acicate para el espectacular desarrollo de la industria de medicamentos genéricos en India. De hecho casi el 100% de todos los medicamentos antirretrovirales usados hoy día en todo el mundo se fabrican en la Federación India, a un coste inferior a los $100 por tratamiento anual.

Estos hechos dinamizaron la creación de programas como el Global Fund y el President’s Emergency Plan for AIDS Relief, gracias a los que más de 14 millones de personas consiguen tratamiento para la infección por VIH.

Gilead Sciences, muy renuente al principio con la cesión de sus derechos de patente, terminó por cooperar con las industrias indias de medicamentos genéricos, liberando la licencia de tenofovir para su distribución en África limitando sus regalías al 5%. Los temores del laboratorio, que anticiparon que el mercado farmacéutico norteamericano y europeo se inundaría de tenofovirproveniente de mercados emergentes, no se han producido.

Volviendo a los medicamentos contra la hepatitis C, Gilead Sciences se ha reservado, no obstante, dos mercados muy sustanciosos, Rusia y China, en los que, según estimaciones, más de 73 millones de personas están infectadas.

Los acuerdos firmados establecen que los fabricantes indios de versiones genéricas solo pueden venderlos a 91 países, los más pobres del mundo.

El pasado mes de agosto, Gilead Science ha añadido diez naciones a su programa de acceso favorable a sus medicamentos contra la hepatitis C, entre ellos Brasil y Argentina, en los que comercializará Sovaldi® a $10, y Harvoni® a $14 (precio por cada dosis).

Algunas autoridades sanitarias egipcias están preocupadas porque el surgimiento de un excesivo número de fabricantes de versiones genéricas de estos fármacos podría llevar al descontrol del programa de la hepatitis C.

Egipto tiene miles de pequeñas farmacias sin apenas regulación. Los medicamentos se venden sin receta médica y, si bien el gobierno fija los precios del sector privado, los farmacéuticos cobran muchas veces lo que quieren. Aun cuando el gobierno egipcio respeta los acuerdos establecidos con la multinacional norteamericana, esta regulación se diluye en el negocio minorista de un sinnúmero de minúsculas farmacias por todo el inmenso país, con una extensión aproximadamente doble de España.

Bibliografía recomendada:

1.-   López Tricas, JM. Sofosbuvir, a New Drug against Hepatitis C. European Journal of Clinical Pharmacy 2014; 16(4): 235-236.

 

2.-  Herbst DA, Reddy KR. Sofosbuvir, a nucleotide polymerase inhibitor, for the treatment of chronic hepatitis C virus infection. Expert Opin Invest Drugs 2013; 22: 527-36.

 

3.-  López Tricas, JM. India como fabricante de medicamentos. Atención Farmacéutica 2012; 14(1): 3-4.

 

4.-  López Tricas, JM. Sovaldi®, polémica por su elevado precio. En: www.info-farmacia. Consultado: diciembre 2015.

 

5.-  López Tricas, JM. Harvoni®, nuevo preparado farmacéutico contra la hepatitis C. En: www.info-farmacia.com. Consultado: diciembre 2015.

 

6.-  López Tricas, JM. Viekira pak® and the Hepatitis C Pharmaceutical Market. European Journal of Clinical Pharmacy. 2015; 17(5): 299-300.

 

7.-   Gentile I., et al. Ledipasvir: a novel synthetic antiviral for the treatment of HCV infection. Expert Opin Invest Drugs 2014; 23: 561-71.

 

8.-  Herbst DA, Reddy KR. NS5A inhibitor, daclatasvir, for the treatment of chronic hepatitis C virus infection. Expert Opin Invest Drugs 2013; 22: 1337-46.

 

Zaragoza, a 22 de diciembre de 2015

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

 



[1] Viekira® es un preparado farmacéutico consistente en 3 comprimidos administrados por la mañana (cada comprimido: 12,5mg de ombitasvir+ 75mg de paritaprevir + 50mg de ritonavir); y 2 comprimidos tomados por la noche (cada comprimido: 250mg de dasabuvir.

1-10 of 591