Últimas publicaciones

Misteriosa parálisis infantil asociada a infección por enterovirus-D68 (EV-D68)

publicado a la‎(s)‎ por Lopeztricas Jose-Manuel

MISTERIOSA PARÁLISIS INFANTIL ASOCIADA A INFECCIÓN POR ENTEROVIRUS

Más de 50 niños de 23 Estados de USA han tenido misteriosos episodios de parálisis de brazos y piernas tras sufrir infecciones por un virus respiratorio, más precisamente el enterovirus-68 (EV-D68). Este virus ha infectado a miles de niños durante los últimos meses.

De todos los niños infectados con EV-68, un número muy reducido ha sufrido parálisis de gravedad variable.

Algunos de los niños afectados han perdido la funcionalidad de piernas y/o brazos, requiriendo tratamiento rehabilitador para reacondicionar sus músculos. Algunos han llegado a precisar respiración asistida por parálisis del diafragma.

Hay casos de familias en las que todos sus miembros han sufrido el síndrome respiratorio vírico, pero solo un niño ha sufrido el cuadro paralizante. La parálisis progresa desde un estado de debilidad inicial hasta una flacidez que hace que sus brazos y piernas dejen de ser funcionales, comprometiendo incluso su función respiratoria. El proceso evoluciona a lo largo de entre 1 y 3 días.

De los cien casos valorados, solo cincuenta cumplen los criterios para ser asociados de modo indubitado a infección por el enterovirus-D68. Uno de los niños afectados ha evolucionado hasta una lesión espinal. Los casos en los que no ha quedado clara una relación causal con el enterovirus D68 corresponden a otras patologías, tales como mielitis transversa, una enfermedad neurodegenerativa que causa debilidad motora debida a inflamación de la materia gris y blanca de la médula espinal. En los niños con parálisis de los miembros asociada a post-infección por enterovirus-D68, la inflamación solo parece afectar a la materia gris de la médula espinal.

Un inusual brote de infección respiratoria por enterovirus-D68 se ha extendido por más de 45 Estados de USA desde mediados del mes de agosto (2014). Muchos expertos ven una clara relación causal entre este tipo de infección y los signos y síntomas que remedan a la parálisis poliomielítica.

Sin embargo, no todos los niños afectados por este tipo de parálisis y que se ajustan a los criterios establecidos por el Centers for Disease Control and Prevention (CDC), han dado positivo en análisis de enterovirus-D68. Se considera que la negatividad para el enterovirus-D68 se puede deber a que las determinaciones se llevan a cabo demasiado tarde, cuando se presentan las secuelas en forma de parálisis pero la infección sensu stricto ha sido superada.

Es también posible que la parálisis sea consecuencia de la reacción inmunitaria contra la médula espinal, y no tanto por el propio virus.

El pronóstico de los niños afectados es, al día de la fecha, incierto. La recuperación más rápida tiene lugar durante la primera semana tras el cuadro paralítico continuando la mejoría durante 1 o 2 meses, pero muy despacio; y aún más lentamente después. Hasta ahora no hay criterios para predecir quién se recuperará y quién no.

El enterovirus-D68 (abreviadamente EV-D68) es uno de los más de cien enterovirus no-polio. Se trata de virus ssRNA (single stranded RiboNucleic Acid) Este serotipo se identificó por primera vez en California, Estados Unidos, en el año 1962.

Normalmente EV-D68 causa una infección de tipo respiratorio leve a moderada. La sintomatología incluye: rinorrea, estornudos, tos y mialgias. Aunque raramente, también puede dar lugar un grave cuadro respiratorio, con disnea.

La transmisión es por vía aérea. El virus se halla en secreciones tales como saliva, mucosidad nasal o esputo.

Cada año, los enterovirus y los rinovirus dan lugar a millones de infecciones respiratorias en niños. De los enterovirus, el serotipo D68 es el más prevalente, representando aproximadamente el 40% de todos los enterovirus y rinovirus.

Zaragoza, 30 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Estrategias evolutivas de los virus

publicado a la‎(s)‎ 29/10/2014 1:52 por Lopeztricas Jose-Manuel

ESTRATEGIAS EVOLUTIVAS DE LOS VIRUS

Imagen creada por microscopía electrónica de barrido, mostrando virus V.I.H. (en color azul y verde)  entrelazados con células no infectadas

 

Tras la diabólica y devastadora epidemia del virus ébola en algunos países del oeste de África se halla un microorganismo que engloba todas las contradicciones de una pesadilla: se mantiene activo aunque haya muerto, es sencillo en su complejidad, enigmático y profético; capaz en cualquier caso a anticiparse a nuestras estrategias.

Los virus han estado parasitando las células vivas prácticamente desde su aparición en la tierra, unos cuatro mil millones de años atrás.

Algunos investigadores han llegado a sugerir que los virus fueron anteriores a las propias células, habiendo evolucionado éstas para que aquéllos consigan reproducirse y perpetuarse. ¿Demasiado sibilino? Tal vez; pero, sin duda, una estratagema ingeniosa para que la vida se hiciese auto sostenible.

Quizás los virus no sean solo unos amenazantes y molestos parásitos, sino que se hallen en la vanguardia de la evolución, donde todo se torna aparentemente inmutable.


Pithovirus: el virus de mayor tamaño jamás descubierto (1,5mcm)

[Descubierto en Siberia en 2013 por un matrimonio de virólogos franceses]

 

Conforme más se extiende nuestro conocimiento resulta más impresionante la complejidad y amplitud del universo viral, que denominamos viroma. Los virus se han infiltrado en las células de cada forma de vida conocida por la ciencia actual; infectan animales, plantas, bacterias, hongos e incluso a otros virus de gran tamaño. Se replican en el interior de las formas de vida que los albergan con una eficiencia prodigiosa.

Sin embargo los virus dependen inexcusablemente de una célula que los aloje y les ceda su maquinaria genética y ribosómica para reproducirse, esto es, construir nuevos virus (viriones). Los nuevos virus abandonan las células donde se han originado para infectar nuevas células donde continuar su progresión exponencial. Fuera de las células su futuro es comprometido. No está claro durante cuánto tiempo las partículas víricas continúan siendo infecciosas fuera de las células, tal vez días, semanas a lo sumo. Este el caso del virus ébola, razón por la cual las ropas y objetos que han estado en contacto con los pacientes son tan contagiosos.

Los virus son maestros en la difusión entre células de un único hospedador, o entre células de hospedadores diferentes, usando cualquier canal o poro membranoso. Cuando los biólogos descubren un nuevo mecanismo de comunicación intercelular, ya existe un virus que lo ha descubierto, y aprovechado, con anterioridad.

Un reciente trabajo dirigido por Karla Kirkegaard, profesora de microbiología y genética en Stanford University School of Medicine, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, ha dado a conocer una forma espectacular de comunicación entre las células, en las que una célula digiere pequeñas partes de sí misma liberando moléculas al entorno que hacen diana en células próximas. Este tipo de comunicación se denomina autofagia.

Hasta no hace mucho tiempo se consideraba que los viriones (nuevas partículas víricas) eran liberados cuando la célula estallaba. Pero ahora se sospecha que muchos virus pueden usar la autofagia de la célula para ser liberados, sin destruirla, estrategia que permite que la célula pueda continuar fabricando más viriones.

Esta argucia no solo es usada por el virus de la polio sino que otros virus denominados virus desnudos (sin envoltura), tales como el virus del resfriado común o los enterovirus podrían usar la autofagia para propagarse.

Los viriones (nuevos virus) ébola salen de las células rodeándose de la propia membrana celular, soslayando así, al menos parcialmente, el reconocimiento por las células del sistema inmunitario del hospedador.

El Premio Nobel de Química 2004 ha galardonado a Eric Betzig, Stephan W. Hell y William E. Moerner por los avances en microscopía electrónica y microscopía de fluorescencia. Esta tecnología permite, por ejemplo, rastrear los virus dentro y fuera de las células, y observar sus interacciones con anticuerpos u otras proteínas.

A través de la secuenciación de genes ultrarrápida y técnicas de silenciamiento génico, se han identificado genes que juegan un papel crítico en la infección viral y en la resistencia a medicamentos. Estas técnicas podrían resultar muy útiles para detectar la aparición de una nueva cepa letal.

A diferencia de otros seres vivos, los virus son demasiado exiguos para fosilizarse (lo que, sin embargo, consiguen algunas bacterias). De hecho, la certeza de su existencia se obtuvo durante el siglo XIX por vía indirecta, cuando los filtrados de extractos bacterianos mantenían su capacidad infecciosa a pesar de que las bacterias quedan retenidas en los filtros.

Los estudios genómicos han identificado códigos genéticos integrados en el ADN de virtualmente cada linaje filogenético. Los virus son poco más que un programa básico de información genética que codifica las enzimas y proteínas imprescindibles para construir nuevos virus. Para ello necesitan usurpar la tecnología bioquímica de las células que infectan. El acierto evolutivo que da lugar a un virus viable es una suerte de lotería filogenética.

Los virus son oxímoron biológico: de un lado son las formas vivas más simples (excluyendo los priones); pero por otra parte se pueden considerar la forma más evolucionada de transportar información genética.

Los virus también han adquirido las estrategias para eludir el sistema inmunitario del hospedador. Por ejemplo, una de las características más letales del virus ébola es su capacidad de paralizar la primera línea de defensa del organismo contra el patógeno, cual es la síntesis y secreción de interferón-γ. Además el virus ébola desactiva el sistema de coagulación, razón por la que se desencadenan hemorragias incontroladas. En este estadio, la segunda línea de defensa (anticuerpos) es incapaz de contrarrestar la perversa progresión de la infección.

La letalidad del virus ébola se debe a una zoonosis evolutiva en la que el virus ha pasado del murciélago frugívoro (su reservorio habitual), donde el virus no mata al animal, hasta los simios y hombres, donde su efecto es, muchas veces, letal.

Zaragoza, 29 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Timothy Ziemer y los programas de lucha contra la malaria

publicado a la‎(s)‎ 27/10/2014 4:56 por Lopeztricas Jose-Manuel

TIMOTHY ZIEMER

PROGRAMAS DE LUCHA CONTRA LA MALARIA

Desde la vinculación de Timothy Ziemer en los programas para el control de la malaria en el año 2006, las muertes por paludismo han disminuido un 40%, pasando de aproximadamente un millón en el año 2005 a unas 600.000 en la actualidad (últimos datos disponibles).

Muchos países usan hoy día tácticas establecidas por este militar de carrera. Entre las medidas para prevenir el contagio se incluyen la distribución de redes impregnadas de insecticida, la aerosolización de pesticidas en el interior de las viviendas, y la administración de fármacos antimaláricos a mujeres embarazadas. Por lo que respecta al diagnóstico y tratamiento, los protocolos de actuación que Timothy Ziemer ayudó a implantar incluyen análisis rutinarios de sangre, y la administración de Artemisinina asociado a Mefloquina o Lumefantrina.

Timothy Ziemer suele pasar temporadas en Naypyidaw, Myanmar (antigua Birmania), desde donde se desplaza a las áreas fronterizas con Tailandia y Laos, la región del mundo donde surgen las cepas resistentes a los medicamentos antimaláricos más novedosos, siendo un verdadero laboratorio ambiental para evaluar la eficacia de la farmacoterapia disponible. La Artemisinina es ahora la piedra angular del tratamiento de la malaria. Si se expandieran cepas resistentes a este medicamento, se podría repetir el desastre que siguió a la pérdida de eficacia de un medicamento clásico, la Cloroquina, tiempo ha. [Información complementaria sobre la Cloroquina al final del artículo].

[Birmania, que obtuvo su independencia formal del Reino Unido en 1948, cambió su denominación oficial a Myanmar tras el golpe de estado del general Saw Maung en septiembre de 1988].

Durante años la lucha contra el SIDA ha acaparado una fracción sustancial de las asignaciones presupuestarias de gobiernos y diversas organizaciones en detrimento de problemas de salud más graves, pero que solo afectan a países poco desarrollados.

En este sentido, el paludismo (malaria) genera menos controversia en relación al SIDA. No se trata de condones, abstinencia, homofobia o prostitución; y nadie aboga por los derechos del mosquito (hembras de diversas especies de Anopheles).

El estajanovismo de Timothy Ziemer le lleva a largos y peligrosos viajes para hablar con jefes tribales, educadores, médicos y farmacéuticos locales, caucheros y constructores de carreteras. Los verdaderos problemas no se resuelven en reuniones en hoteles de lujo, lejos de la realidad cotidiana.

Durante algunos de sus viajes por las selvas montañosas del país (Myanmar), se introduce en áreas donde sigue activo un conflicto bélico entre grupos guerrilleros locales y el ejército birmano.

Los que le conocen afirman que, como buen presbiterano, su eficacia solo es comparable con su extremada discreción. Pocos saben que durante sus viajes duerme bajo mosquiteros en áreas infestas de mosquitos vectores, lo que no libró de sufrir un ataque de malaria.

Durante su infancia vivió en Ban Me Thuot, en las tierras altas de la Indochina francesa, actualmente Vietnam. Este hijo de misioneros presbiteranos tuvo una infancia atípica, jugando en los túneles excavados por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, viendo huir a los soldados franceses atacados por las guerrillas locales, ayudando a sus padres a preparar ungüentos contra la lepra, y recibiendo el correo que traía esporádicamente un cartero vestido apenas con taparrabos.

Trabó amistad con la hija de otra pareja de misioneros que vivían cerca, con quien contrajo más tarde matrimonio.

En el año 1964, Timothy Ziemer se trasladó a un colegio de Chicago, Illinois, Estados Unidos. Durante la Ofensiva del Tet, en 1968 (el punto de inflexión en percepción social de la Guerra del Vietnam y, a la postre, del curso de la guerra), las tropas del Vietnam del Norte invadieron Ban Me Thuot. Las familias locales buscaron amparo y protección en la clínica de la misión de sus padres. Durante las negociaciones para la evacuación de la clínica, su padre fue asesinado. La misión, incluida la clínica, fue atacada, muriendo muchos de los que buscaron protección. Su madre fue herida gravemente y abandonada en una zanja. Tuvo suerte. Fue rescatada por las tropas norteamericanas durante el contraataque, y trasladada a la base de Andrews, en Maryland, Estados Unidos.

Esta amarga experiencia le motivó para alistarse en el ejército, en la Marina, solicitando regresar a Vietnam. Se hizo piloto de helicópteros, integrándose en las Navy Seals que actuaban en el delta del río Mekong, y que inspiraron las impactantes secuencias de la película Apocalypse Now. El actual Secretario de Estado, John Kerry, sirvió también en estas mismas patrullas.

Terminada la Guerra del Vietnam formó parte de la tripulación de submarinos, antes de llegar a integrarse en el Pentágono, en Washington. Tras su jubilación comenzó a dirigir la organización altruista World Relief.

La iniciativa para luchar contra la malaria fue fundada en el año 2005 con respaldo de los miembros más liberales (demócratas) del Congreso junto a congresistas conservadores (republicanos) que mantienen vínculos con iglesias evangélicas que sostienen hospitales y clínicas como la que dirigía el padre de Timothy Ziemer.

Hacia el año 2005 el presupuesto asignado por el gobierno de Estados Unidos en la lucha contra la malaria era escaso y su distribución caótica. Durante años el esfuerzo se había reconducido a la lucha contra el SIDA. Baste decir que los programas contra la malaria continuaban recomendando medicamentos obsoletos y gran parte del presupuesto destinado a combatir el paludismo era despilfarrado en campañas publicitarias dirigidas a africanos para que comprasen mosquiteros, que la mayoría no podían costearse.

Timothy Ziemer consiguió que el Congreso autorizase un presupuesto de 1.200 millones de dólares ($1,200 millones) con el compromiso de no gastarlo en consultores que suelen desplazarse a las zonas afectadas más como turistas que como trabajadores verdaderamente involucrados en los problemas reales de la gente.

El éxito del programa dirigido por Timothy Ziemer es notorio y digno de elogio. Mientras otras personas de su rango y prestigio viven jubilaciones doradas, Tim Ziemer continúa luchando contra uno de los problemas sanitarios más importantes de la humanidad.

EL DESCUBRIMIENTO DE LA CLOROQUINA

La historia se remonta a la Segunda Guerra Mundial. Durante las batallas desarrolladas en África, los soldados alemanes capturados por las tropas aliadas iban provistos de Sontoquina, un análogo de Mepacrina, para prevenir la malaria. De hecho, la Sontoquina se había seleccionado frente a la Cloroquina, sintetizada por Hans Andersag en I.G. Farbenindustrie, consorcio de la industria química en Alemania tras la llegada al poder del Partido Nacional Socialista Obrero Alemán. La Cloroquina se consideraba demasiado tóxica, optando por la Sontoquina para la profilaxis de la malaria.

Las muestras de Sontoquina incautadas durante la guerra se estudiaron en Estados Unidos, donde se llegó a conclusiones contrarias a la de los farmacólogos alemanes. Los norteamericanos convinieron que la Cloroquina era más eficaz y menos tóxica que Sontoquina; siendo también más eficaz que la Mepacrina, sobre todo por la tendencia de esta última a colorear la piel de amarillo. No obstante, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial no se logró poner en marcha la producción de Cloroquina a gran escala.

Cloroquina fue durante muchos años el medicamento electivo para el tratamiento del paludismo. Sin embargo, su extensa utilización y, aún más, su incorrecto empleo como profilaxis (se llegaba a añadir a la sal de mesa) condujo a una creciente resistencia de las especies del género Plasmodium. Hoy en día, prácticamente no se utiliza como antipalúdico. Solo se recomienda como profiláctico en regiones con baja penetración de infección. Continúa siendo útil como amebicida, en procesos intestinales inflamatorios, artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, sarcoidosis, y en algunas dermatopatías causadas por reacciones fotosensibles.

 




Zaragoza, 27 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Infección por el virus MERS (Middle East Respiratory Syndrome) (26, octubre, 2014)

publicado a la‎(s)‎ 26/10/2014 10:16 por Lopeztricas Jose-Manuel

INFECCIÓN POR EL VIRUS MERS

(MIDDLE EAST RESPIRATORY SYNDROME)

(INFORMACIÓN DISPONIBLE EL 26, OCTUBRE DE 2014)

La Organización Mundial de la Salud comunicó el viernes, 23 de octubre (2014) que el virus MERS (desde el punto de vista microbiológico, un coronavirus) del que se tuvo noticia por primera vez hace dos años en Arabia Saudí, se ha extendido a Turquía a través de un ciudadano turco que regresó a su país desde Jidda (Arabia Saudí) donde había estado trabajando. Este ciudadano, de 42 años, se sintió enfermó en la ciudad turca de Hatay, donde fue hospitalizado, falleciendo al cabo de unos días.

Tras los pertinentes análisis se confirmó que el origen de su infección era el virus MERS, acrónimo de Middle East Respiratory Syndrome.

Desde que comenzaron a notificarse los primeros casos en Arabia Saudí, se elevaron los niveles de alerta por la elevada mortalidad de la infección asociada a este virus, que, como tantos virus peligrosos (vg virus ébola) vive en los murciélagos (reservorios), a partir de cuyas secreciones (heces, saliva) se contaminan los camellos y otros animales, cuando ingieren productos contaminados por dichas secreciones. Desde éstos el virus alcanza al hombre.

El gobierno saudí no ha conseguido frenar la proliferación de infecciones por el virus MERS en Jidda (la principal ciudad a orillas del Mar Rojo), Riyadh (la capital) y la ciudad santa de Mecca, donde cada año convergen millones de musulmanes de todo el mundo durante la peregrinación del hajj. Se tiene constancia que, peregrinos mediante, el virus ha llegad a Irán, Jordania y Argelia.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud, el número de casos confirmados hasta ahora es de 883, de los que han muerto 319 personas, la mayoría en Arabia Saudí.

Zaragoza, 26 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Vacuna contra el virus Ébola (VSV-EBOL)

publicado a la‎(s)‎ 26/10/2014 3:27 por Lopeztricas Jose-Manuel

VACUNA CONTRA EL VIRUS ÉBOLA (VSV-EBOL)

Han transcurrido diez años desde 2004, cuando científicos canadienses y norteamericanos comunicaron el desarrollo de una vacuna contra la infección por el virus ébola. Los ensayos que se llevaron a cabo en monos mostraron que la preparación otorgaba una protección del 100%. Se planeó llevar a cabo ensayos clínicos en humanos durante el bienio 2005-2006, con objeto de poder comercializarla no más tarde del año 2011.

Sin embargo, el proyecto se paralizó, quedando estancado hasta ahora, cuando un brote epidémico fuera de control se extiende por algunos países del oeste de África y los países desarrollados sienten el hormigueo del peligro, con la llegada de casos importados y el contagio de algunos sanitarios que han tratado a estos pacientes entre extraordinarias medidas de seguridad.

Con la urgencia de un grave riesgo potencial se ha retomado el desarrollo de esa vacuna olvidada. Los laboratorios son renuentes a realizar grandes inversiones para el desarrollo de medicamentos y vacunas destinadas a países con pocas posibilidades de adquirirlas para sus ciudadanos. La infección por el virus del Ébola es paradigmática del egoísmo de las sociedades desarrolladas, que solo han sacudido sus bolsillos cuando han sentido el peligro próximo.

Cuando se desarrolló la vacuna no había un gran mercado, apenas unos cientos de africanos en remotos bosques tropicales. Se habían producido tres brotes (1976 en Zaire y Sudán; 1995 en Zaire; y 2000 en Uganda), totalizando varios cientos de muertos. [Desde el año 1997, Zaire cambió su nombre por República Democrática del Congo]. James E. Crowe Jr., director del Programa de Vacunas de la Vanderbilt University, declaró que tras demostrar su eficacia en monos, la vacuna se encontró en lo que él llama “el valle de la muerte biotecnológico”, una frontera de tipo económico que ninguna gran compañía farmacéutica quiso atravesar, por falta de rentabilidad.

Las primeras etapas de investigación (realizadas en animales) pueden costar unos pocos millones de dólares, pero los estudios en humanos y la subsiguiente producción a gran escala representan una inversión de cientos de millones de dólares. Comercializar una nueva vacuna tiene un coste final que oscila entre 1 y 1,5 billones de dólares.

La vacuna contra el virus ébola, ya disponible desde el año 2004, se fabrica con otro virus, el V.S.V. (Vesicular Stomatitis Virus, o virus de la estomatitis vesicular), que causa una infección bucal (estomatitis) en el ganado y, solo muy raramente afecta al hombre. Este virus ya ha sido usado en la preparación de otras vacunas.

El procedimiento consiste en eliminar uno de los genes del V.S.V. para disminuir su virulencia, insertando a continuación un gen del virus ébola. El virus así modificado comienza a fabricar proteínas características del virus ébola, que el virus expresa (expone) en la superficie de la cápside. Estas proteínas no son infecciosas pero desencadenan la respuesta inmunitaria. Los experimentos llevados a cabo en monos se pueden subrogar en humanos con mucha fiabilidad.

La vacuna fue producida en Winnipeg, Canadá, por la Public Health Agency. El gobierno canadiense patentó la vacuna, fabricándose entre 800 y 1.000 dosis. En el año 2010 el gobierno canadiense otorgó los derechos de la vacuna, denominada VSV-EBOL®, a NewLinks Genetics, en Ames, Iowa.

El gobierno canadiense donó los viales disponibles a la Organización Mundial de la Salud. Actualmente se han iniciado los primeros ensayos con la vacuna en voluntarios sanos.

Zaragoza, 26 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

La psicología del miedo, el ejemplo del virus Ébola

publicado a la‎(s)‎ 21/10/2014 0:08 por Lopeztricas Jose-Manuel

LA PSICOLOGÍA DEL MIEDO: EL EJEMPLO DEL VIRUS ÉBOLA

El mapa refleja el número de casos de infección por virus ébola fuera de Liberia, Sierra Leona y Nigeria, a fecha 20 de octubre de 2014. Sorprende la reacción de miedo ante una infección que, fuera de las áreas endémicas, solo ha afectado a un exiguo número de personas, bien repatriados desde los países africanos o sanitarios que los han asistido directamente. Si consideramos el número de casos y las circunstancias en que se han producido los contagios, la alarma social es, como mínimo, desproporcionada, trasunto de una situación de crisis que agrava y agudiza los temores más irracionales ante cualquier suceso que creamos puede poner en peligro nuestra frágil seguridad.

A raíz de la infección de Sra. Romero Ramos, trabajadora sanitaria del hospital Carlos III, en Madrid, se ingresaron 15 personas que estuvieron en contacto con ella antes de su ingreso hospitalario.  Esta situación derivó en una crisis política y en una estúpida reacción ciudadana, encabezando durante días los titulares de todos los medios de comunicación. La Sra. Romero evoluciona muy favorablemente, mientras todo el país está al tanto de los resultados de la PCR (Polimerase Chain Reaction, o Reacción en Cadena de la Polimerasa), sofisticada técnica que permite estimar la carga genética del virus en el paciente. El gobierno decide crear un comité de expertos sin una finalidad específica, simplemente para aparentar ante la pusilánime sociedad que se está haciendo algo.

A la sensación de espanto contribuye no poco la indumentaria de los sanitarios que asisten a la paciente y los demás ingresados, algunos de los cuales muestran por la ventana un papel con su temperatura corporal, situación grotesca.

En Italia, donde no hay confirmado ningún caso de infección por el virus del Ébola, los organizadores de un congreso alimentario (Slow Food International) en Turín, han pedido a los delegados de Sierra Leona, Guinea (Guinea Conakry) y Liberia que no asistan. Paola Nano, portavoz del congreso, manifiesta que no es por temor al contagio, sino en evitación de los problemas que su presencia podría generar entre los asistentes.

El pánico acerca de la enfermedad brota de una paradoja de la vida moderna, el no saber enfrentar, con nuestra ciencia y tecnología, una amenaza que no podemos prever, comprender ni controlar. Creemos vivir en sociedades cada vez más seguras al precio de perder nuestra capacidad para afrontar los imprevistos. En nuestro mundo racional y científico no hay sitio para lo desconocido, aún más si nuestro demoníaco enemigo es invisible.

El miedo generado en Europa ante el virus ébola es objetivamente desmesurado en virtud del riesgo objetivo.

Se han producido casos de niños que no han podido ser escolarizados en Reino Unido porque los padres proceden de países donde la infección es endémica.

Parece como si ahora, en los albores del siglo XXI, se estén repitiendo los temores asociados a la ignorancia de las peores pestes medievales.

Un ejemplo, casi cómico, se produjo cuando las autoridades sanitarias de Macedonia sellaron un hotel en la capital, Skopje, manteniendo aislados a los huéspedes durante días, porque un hombre de negocios británico se sintió enfermo. Llevado a un hospital, entre extremadas medidas de seguridad, murió pronto, pero no por infección por el virus ébola, sino por problemas médicos derivados de su alcoholismo crónico.

En París, las autoridades sanitarias sellaron las oficinas de la Seguridad Social cerca de Cergy-Pontoise, después que dos africanos hubiesen enfermado en un edificio contiguo. Ambos dieron resultados negativos para el virus ébola.

Angela McLean, bióloga matemática de la Universidad de Oxford, que desarrolla modelos computacionales para evaluar el riesgo de expansión de enfermedades, afirmó que la infección por el virus del Ébola, siendo un grave problema de salud en unos pocos países de África, no se prevé que llegue a ser trascendente en Europa ni Estados Unidos. Al miedo que provoca contribuyen las circunstancias de la muerte en las precarias condiciones del África rural, entre vómitos y hemorragias externas e internas.

Hoy por hoy, se conoce bien el mecanismo de transmisión de la infección, mediante contacto con los fluidos de los pacientes. Aun cuando ello bastaría para delimitar y manejar los riesgos, no es fácil tener la certeza de haber evitado el contagio.

Si algo nos está enseñando la crisis del virus ébola es que el miedo es probablemente el más dañino de todos los virus imaginables.

Los medios de comunicación rusos se hacen eco de la alarma que el virus provoca en las sociedades europeas y norteamericana. Pero, al mismo tiempo, los africanos que viven en Rusia y los países surgidos de la extinta Unión Soviética, también encaran la sombra de la sospecha, al igual que en nuestro entorno más inmediato.

Hasta ahora, Alemania ha sido el país que ha encarado la crisis del Ébola con mayor pragmatismo, a pesar de algunas noticias en la prensa sensacionalista.

El pasado jueves, 16 (octubre 2014), la Unión Europea mostró, una vez más, su total ineficacia en la resolución de crisis. A la reunión para tratar la crisis del Ébola solo acudieron 11 de los 28 ministros, delegando los no asistentes en políticos de segundo o tercer nivel. La única decisión fue crear un “grupo de trabajo” el mes próximo para intercambiar información. En resumen: nada.

En la controvertida decisión de llevar a cabo escáneres de temperatura corporal a los viajeros procedentes de países del oeste africano, tampoco hubo acuerdo, dejando la decisión al arbitrio de cada gobierno. Bélgica, el único país europeo con vuelos directos desde Bruselas a tres países africanos más afectados (Guinea Conakry, Sierra Leona y Liberia), decidió no establecer dichos controles en su aeropuerto. Maggie de Block, Ministra de Sanidad belga, declaró que el problema principal era más psicológico que físico; se trata de una “crisis de pánico”.

Miles de africanos (más de 4.500 según la última estimación de la Organización Mundial de la Salud) han muerto como consecuencia de la infección por el virus del Ébola. Pero, desde Occidente, preferimos manifestar nuestra sentida e inoperante compasión por otro de los muchos monstruos que afligen al continente, y actuar con histeria desmedida cuando sentimos próximo el peligro.

Zaragoza, 21 de octubre de 2014

José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Pirfenidona (Esbriet) y Nintedanib (Ofev) en el tratamiento de la Fibrosis Pulmonar Idiopática

publicado a la‎(s)‎ 20/10/2014 4:22 por Lopeztricas Jose-Manuel

El 15 de octubre, miércoles, de 2014, la Food and Drug Administration (F.D.A.) norteamericana ha aprobado dos fármacos (Esbriet® y Ofev®) para la fibrosis pulmonar idiopática, una grave enfermedad cuya principal expresión clínica es un  deterioro progresivo de la capacidad respiratoria. La enfermedad condiciona la supervivencia de los pacientes.

Los dos medicamentos son: Esbriet® de la multinacional helvética Roche, y Ofev® de la farmacéutica alemana Boehringer Ingelheim.

Los dos fármacos no son resolutivos, pero retrasan el deterioro de la función pulmonar en algunos pacientes.

Daniel M. Rose, responsable ejecutivo de la Pulmonary Fibrosis Foundation, financiada en parte por los laboratorios que desarrollan sus productos, ha manifestado su entusiasmo ante la noticia de la comercialización de ambos medicamentos, sobre todo porque hasta ahora no había tratamiento alguno para esta grave enfermedad.

Sin embargo, el elevado coste de los tratamientos puede representar un grave problema para que las compañías aseguradoras o los servicios públicos de salud asuman el coste de los tratamientos. El elevado coste de los nuevos medicamentos está condicionando la incorporación al armamentaria terapéutico de fármacos con un grado variable de innovación terapéutica. Son ejemplos recientes los dos preparados farmacéuticos contra la hepatitis C, Sovaldi® (Sofosbuvir) y Harvoni® (Sofosbuvir + Ledipasvir).

Roche ha declarado que el coste del tratamiento mensual con su medicamento Esbriet® (Pirfenidona) será de 7.800 dólares ($7,800) al mes, esto es, 94.000 dólares ($94,000) anuales. El tratamiento en Canadá o la Unión Europea, cuyos gobiernos pueden intervenir en el precio de los medicamentos, será notablemente más bajo, entre 1/3 y 2/3 del precio de comercialización en Estados Unidos.


Pirfenidona inhibe la síntesis de TGFβ (Transforming Growth Factor β) un mediador químico que controla múltiples funciones celulares, incluyendo la proliferación y diferenciación de los fibroblastos. Así mismo, Pirfenidona inhibe la síntesis de TNFα, (Tumoral Necrosis Factor α), citoquina involucrada en los procesos inflamatorios.



 Las dianas farmacológicas de Nintedanib son los receptores de los factores de crecimiento implicados en los mecanismos de engrosamiento (fibrosis) del tejido pulmonar. De modo más preciso, Nintedanib inhibe: PDGFR (acrónimo de Platelet-Derived Growth Factor Receptor), VEGFR (Vascular Endothelial Growth Factor Receptor), y FGFR (Fibroblast Growth Factor Receptor). El bloqueo de estos receptores impide la activación de los procesos que hacen progresar la fibrosis pulmonar.

Boehringer Ingelheim no comunicará el precio de Ofev® (Nintedanib) hasta que el medicamento se haya comercializado, posiblemente a finales del presente mes de octubre (2014).

Una de las razones de la disparidad de precios de Esbriet® entre USA y, Canadá y la Unión Europea radica en que el precio fuera de Estados Unidos lo determina InterMune, la compañía farmacéutica que desarrollo la Pirfenidona (Esbriet®) antes de que Roche adquiriese InterMune por 8,3 billones de dólares. Con el elevado precio impuesto por Roche en Estados Unidos la multinacional helvética trata de recuperar la inversión realizada.

Tim Anderson, analista farmacéutico de Sanford C. Bernstein & Company, ha declarado que otro factor es que ahora existe una mayor evidencia científica acerca de la Pirfenidona que cuando se comercializó el medicamento en la Unión Europea (2011) y Canadá (2012). La F.D.A. norteamericana requirió ulteriores estudios que retrasaron su autorización en Estados Unidos.

Roche ha declarado que el precio al que comercializarán Esbriet® en Estados Unidos está determinado tanto por la eficacia demostrada del fármaco, como por analogía con el coste de otros tratamientos para enfermedades pulmonares graves, tal como la hipertensión arterial pulmonar.

La F.D.A. aprobó los dos medicamentos el mismo día, una decisión inusual, a pesar que las solicitudes llegaron al organismo regulador en fechas distintas, el 23 de noviembre (2013) en el caso de Esbriet®, y el 2 de enero (2014) en el caso de Ofev®.

Esta actitud puede ser reflejo de una urgente necesidad. La función respiratoria de los enfermos de fibrosis pulmonar idiopática se deteriora rápidamente; y no todos pueden someterse a un trasplante pulmonar.

Tanto Pirfenidona (Esbriet®) como Nintedanib (Ofev®) se formulan para su administración oral. Cada uno de ellos se ha estudiado independientemente frente a placebo, pero los dos medicamentos no se han contrastado entre ellos.

Roche afirmó que Pirfenidona prolongaba la supervivencia de los pacientes, conclusión extraída cuando se combinó la información de los tres ensayos clínicos completados en el tratamiento de la Fibrosis Pulmonar Idiopática. Cuando se llevó a cabo meta-análisis de los tres estudios quedó en evidencia el aumento de supervivencia notificado no era estadísticamente significativo. Esta observación podía socavar el prestigio del medicamento de su competidor, Boehringer Ingelheim, un laboratorio con amplia experiencia en el desarrollo de fármacos para la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Zaragoza, a 20 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Terapia de células T contra la leucemia linfoblastica aguda

publicado a la‎(s)‎ 19/10/2014 10:13 por Lopeztricas Jose-Manuel

TERAPIA CON CÉLULAS T CONTRA LA LEUCEMIA

Un tratamiento experimental usando células T del propio paciente, modificadas in vitro, ha prolongado la vida de enfermos de leucemia linfoblástica en estadios avanzados que habían fracasado a todas las terapias disponibles en la actualidad.


La leucemia linfoblástica aguda es uno de los tipos más agresivos de leucemia. Se caracteriza por la presencia de un sinnúmero de linfoblastos o linfocitos derivados de éstos en médula ósea y sangre periférica. Los linfoblastos y linfocitos terminan por invadir los nódulos linfáticos, bazo, hígado, sistema nervioso central y, en menor medida, otros órganos. Cuando no es tratada, la leucemia linfoblástica aguda progresa rápidamente.



En la leucemia linfoblástica aguda, todas las células B y T malignas surgen de la transformación neoplásica de precursores linfoblásticos (ver esquema adjunto). Este tipo de cáncer se puede desarrollar a cualquier edad, pero es más frecuente durante la infancia. La acumulación de linfoblastos, tanto en la médula de los huesos como extramedularmente se acompaña de inhibición de la hematopoyesis fisiológica.

Las células leucémicas linfoblásticas T y B expresan antígenos de superficie que dependen de su fase de maduración. Todas las células precursoras de los linfocitos B expresan las proteínas CD10, CD19 y CD34, junto con el fragmento terminal de la enzima desoxi-nucleótido-transferasa (TdT, de Terminal Deoxynucleotide Transferase). Todas las células precursoras de los linfocitos T expresan en la superficie celular los marcadores CD2, CD3, CD7, CD34, junto a la TdT.



La novedosa terapia consiste en la reprogramación genética de las propias células T del enfermo para luchar contra el cáncer.

La investigación involucró a 30 pacientes: 5 adultos con edades entre 26 y 60 años; y 25 niños y jóvenes con edades comprendidas entre 5 y 22 años. Todos tenían en común leucemia linfoblástica aguda recidivante o refractaria a los tratamientos establecidos. La mitad de los pacientes habían recaído tras una mejoría  subsiguiente a un trasplante de médula ósea. Cuando iniciaron el tratamiento experimental la esperanza de vida de los pacientes oscilaba entre varias semanas y pocos meses.

Al cabo de seis meses de iniciar el tratamiento, 23 de los 30 pacientes continuaban con vida; y en 19 de ellos la enfermedad había remitido por completo.

El estudio fue realizado por investigadores adscritos al Children’s Hospital de Philadelphia, y al Hospital de la Universidad de Pennsylvania.

Los resultados son, hasta ahora, muy esperanzadores: algunos pacientes han recibido el alta médica y no precisan terapias adicionales.

Investigaciones anteriores, llevadas a cabo por los mismos autores, involucraron a pacientes con leucemia crónica. La extrapolación de los favorables resultados en pacientes con leucemia aguda ha aumentado las expectativas de esta técnica.

Se están programando, o planificando, experimentos similares en el National Cancer Institute y el Memorial Sloan Kettering Cancer Center.

Cada año, solo en Estados Unidos, se diagnostica leucemia linfoblástica aguda en alrededor de 2.400 personas de más de 20 años; y en aproximadamente 3.600 niños y jóvenes. La curación clínica (supervivencia libre de enfermedad al cabo de un lustro desde el diagnóstico) se consigue en el 40% de los son diagnosticados en edad adulta; y entre el 80% y 90% de los niños y jóvenes. La mortalidad anual, en términos absolutos, es de 1.170 adultos (>20 años), y de 270 niños y jóvenes (<20 años).

El procedimiento experimental consiste en extraer células T del paciente, infectarlas experimentalmente con un virus que inserta material genético en la célula T capacitándola para sintetizar un anticuerpo específico contra un antígeno que se exprese sobre la superficie de la célula cancerosa. Las células T reprogramadas se trasfunden al paciente.

Cada célula reprogramada comienza a multiplicarse hasta producir un clon de 104 células diseñadas específicamente para contrarrestar las células cancerosas que expresan sobre su superficie la proteína (marcador) que se comporta a modo de antígeno.

La proteína buscada es denominada CD19 (una de las proteínas sobre la superficie de los linfocitos B). La selección de esta proteína ha estado determinada porque los pacientes tienen un tipo de leucemia que afecta a las células B, de tal manera que la estrategia es entrenar a la otra estirpe linfocitaria (células T) para que destruyan a sus hermanastras, células B. Este proceder conlleva importantes efectos adversos que, no obstante, se pueden controlar en la mayoría de los escenarios clínicos.

Lamentablemente el tratamiento no es indefectiblemente eficaz. Siete de los treinta pacientes del estudio fallecieron, entre ellos algunos que lograron al principio una remisión completa, recayendo más adelante. Con todo, los resultados se han considerado muy notables.

De los 19 pacientes que lograron remisión, 15 lo consiguieron sin tratamiento adicional.

Algunos investigadores consideran que los pacientes que responden favorablemente a esta terapia deberían someterse a continuación a un trasplante de médula ósea, el tratamiento estándar para este tipo de leucemia. Pero esta opinión no es uniforme, pues hay quien considera que el tratamiento con células T reprogramadas debería ser suficiente ahorrando al paciente el trasplante, un proceder arduo y arriesgado.

El tratamiento con células T tiene su perfil de efectos adversos, en particular el denominado “Síndrome de liberación de citoquinas”, consecuencia de la secreción masiva de citoquinas, son su trasunto sintomatológico de fiebre, algias, hipotensión y alteración de la función respiratoria.

El pasado mes de julio (2014), la Food and Drug Administration (F.D.A.) norteamericana designó al tratamiento con células T como “breakthrough therapy” (terapia de vanguardia) para el tratamiento de la leucemia linfoblástica aguda refractaria o recidivante, tanto en niños como en adultos. Este reconocimiento se otorga a fármacos o terapias experimentales que pueden demostrar mejoras sustanciales sobre otros tratamientos existentes para escenarios clínicos que comprometen la vida. Este reconocimiento significa que se aceleran todos los trámites para la revisión de su posible autorización.

Actualmente los pacientes sometidos a esta terapia experimental son tratados en la Universidad de Pennsylvania. No obstante la multinacional helvética Novartis, que ha financiado parcialmente el desarrollo del experimento, espera poder patentar la tecnología.

Zaragoza a 19 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

La gripe, nuestro indeseado visitante otoñal

publicado a la‎(s)‎ 15/10/2014 23:48 por Lopeztricas Jose-Manuel

LA GRIPE, NUESTRO INDESEADO VISITANTE OTOÑAL

El próximo día 20 (2014) comienza la campaña anual de vacunación contra la gripe, la enfermedad otoño-invernal tantas veces minusvalorada.

A diferencia de otras vacunas, que una vez administradas durante la infancia, nos protegen frente a graves enfermedades, otrora tan temidas, como la poliomielitis, la protección (vacuna) contra la infección por los virus de la gripe ha de renovarse cada año. Y esto es así porque el virus modifica su envoltura para no ser reconocido (y por lo tanto contrarrestado) por los anticuerpos (defensas) que nuestro organismo elaboró contra el virus de la gripe del año anterior. ¡Ingeniosa estrategia de la Naturaleza!

En la película del director sueco Ingmar Bergman, “El séptimo sello” se describe la historia de un caballero teutón, Antonius Block, quien, al regreso de las Cruzadas, llega a Europa sumida en una de las epidemias de peste bubónica (peste negra) en una época indeterminada del siglo XIV. Tratando de evitar su propia muerte, el caballero teutón reta a la Muerte a una partida de ajedrez. (…). Imagínense que los peones cambiasen su aspecto y su limitada capacidad de movimiento con objeto de despistar al contrincante y salvaguardar así las piezas importantes. Esta estrategia es la que usa el virus de la gripe, permitiéndole sobrevivir con renovada virulencia cada temporada. Todavía más: algunos años la estrategia es tan eficaz que da origen a epidemias que se extienden por todo el mundo (pandemias), con centenares de miles de muertos.

Durante la pandemia del año 1893, un bacteriólogo alemán, J.R.J. Pfeiffer, creyó haber descubierto el germen causal en la bacteria Haemphilus influenzae. Más adelante se supo que estaba equivocado, pero el término «influenza» ha perdurado como sinónimo de gripe. El verdadero responsable fue aislado durante la pandemia de 1918-1919, denominada erróneamente «gripe española» porque España, país neutral durante la Gran Guerra, era el único que notificaba los casos de gripe, mientras los países en conflicto censuraban cualquier información relacionada con la pandemia. Se ha dicho, y con razón, que la mortandad causada por esta pandemia superó en número a todas las víctimas derivadas del conflicto bélico.

Las otras pandemias destacables fueron la del año 1957; y la de 1968, conocida como «gripe de Hong Kong». Estas dos últimas fueron causadas por variantes (cepas) más dañinas que la de la pandemia del bienio 1918-1919, pero las condiciones socioeconómicas, incomparablemente mejores, hizo que el número de fallecidos fuese mucho menor.

Todo lo escrito hasta ahora se refiere a lo que podemos denominar «gripe estacional» (técnicamente H3N5). Esta es la gripe contra la que nos vacunamos cada otoño.

Sin embargo, a partir de 1997, en Hong Kong surgieron algunos casos de un tipo de gripe distinto del habitual (técnicamente H5N1), más conocido como «gripe aviar». Varios aspectos la hacían peculiar: no se transmitía entre personas (como la gripe estacional) sino por manipulación de aves infectadas en los populosos mercados asiáticos, afectaba de preferencia a personas jóvenes y tenía una mortalidad sorprendentemente elevada en este grupo de edad. Surgió el temor a una pandemia mundial que, finalmente, no se produjo.

La alarma internacional asomó de nuevo en abril del año 2009, tras unos casos de un nuevo tipo de gripe (H1N1) conocida como «gripe porcina». También en este caso la gripe afectaba de preferencia a jóvenes en quienes, con inusitada frecuencia, se complicaba con procesos neumónicos con elevada mortalidad.

Estos dos últimos tipos de gripe («gripe aviar H5N1») y («gripe porcina H1N1») corresponden a un tipo denominada “gripe A”, distinta y más peligrosa que la gripe estacional que pertenece a la denominada “gripe B”.

Desde nuestro punto de vista, es conveniente que las personas consideradas de riesgo se vacunen. Pero es preciso aclarar que la vacuna estacional ejerce una protección de entre el 70% y el 90%; no siendo eficaz frente las dos variantes de “gripe A” antes descritas.

En personas jóvenes y sanas la gripe es una enfermedad autolimitada, pero no banal. Sin embargo, en personas ancianas, debilitadas, tratadas con derivados de la Aspirina®, embarazadas o en las dos primeras semanas de puerperio, y aquellas con alteración de su sistema inmunológico, la gripe puede seguirse de graves complicaciones, potencialmente mortales.

Zaragoza, a 16 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

Harvoni, nuevo preparado farmacéutico contra la hepatitis C

publicado a la‎(s)‎ 13/10/2014 8:13 por Lopeztricas Jose-Manuel

HARVONI®

NUEVO PREPARADO FARMACÉUTICO CONTRA LA HEPATITIS C

El viernes, 10 de octubre la Food and Drug Administration (F.D.A.) norteamericana autorizó un nuevo preparado farmacéutico contra la hepatitis C.

Este preparado farmacéutico, comercializado por Gilead Sciences como Harvoni®, es el primero con el que se consigue la curación de la hepatitis C en un importante número de pacientes siguiendo una posología muy simple basada en un único comprimido diario administrado durante 8 a 12 semanas consecutivas.

La autorización de Harvoni® se ha sustentado en los resultados de tres ensayos clínicos, ION-2 e ION-3 (Safety and Efficacy of Ledipasvir/Sofosbuvir Fixed-Dose Combination ± Ribavirin for the Treatment of HVC). En conjunto, los tres estudios clínicos evaluaron a casi 2.000 pacientes, tratados o no con Ribavirina, afectados de hepatitis compensada causada por el serotipo 1 del virus de la hepatitis C. La duración de los tratamientos fue de 8, 12 y 24 semanas respectivamente. Los estudios incluyeron a pacientes naïve no-cirróticos (ION-3); y pacientes cirróticos y no-cirróticos que habían fracasado a tratamientos previos con interferón e inhibidores de la proteasa (Telaprevir, Boceprevir) (ION-2). El criterio de curación fue la no-detección del virus 12 semanas después de concluido cada tratamiento (SVR12, de Sustained Virologic Response en la semana 12ª tras la suspensión de la medicación).

En los tres estudios clínicos, la administración de oral de Ribavirina no aumentó los índices de respuesta clínica. La respuesta (SRV-12) en los brazos de estudio de pacientes que no fueron tratados con Ribavirina fueron 94% Y 99%.

Este medicamento es un poco más barato que el recientemente aprobado Sovaldi® (Sofosbuvir) también comercializado por Gilead Sciences, tras la adquisición del laboratorio que desarrolló el medicamento, Pharmaset.

Sovaldi® ha sido tomado como paradigma del disparatado precio de algunos nuevos fármacos, entre ellos muchos de los más recientes medicamentos anticancerosos.

Un comprimido de Sovaldi® en Estados Unidos tiene un coste de 1.000 dólares ($1,000), lo que implica que el tratamiento de los serotipos de hepatitis C más susceptibles tiene un coste de 84.000 dólares ($84,000). Además, para que el tratamiento sea verdaderamente resolutivo Sovaldi® se tiene que administrar junto a otros medicamentos cuyo precio es así mismo elevado.

Harvoni® es más caro que Sovaldi®, con un precio por comprimido de 1.125 dólares ($1,125) que representa $94,000 para un tratamiento de 12 semanas. Pero el tratamiento con Harvoni® no precisa la coadministración de otros fármacos, con lo que el coste final del tratamiento puede ser inferior. Por otra parte, existen subgrupos de pacientes en los que un tratamiento de 8 semanas de duración parece ser suficiente. Ello rebaja el coste final hasta los $63,000.

Los seguros médicos privados y el sistema público para personas con ingresos <$15,000 anuales (Medicaid) declaran no poder adecuar sus presupuestos para dar cobertura a los nuevos tratamientos de la hepatitis C con estos medicamentos, por lo que están estableciendo criterios de selección rigurosos con el fin de que solo aquellos infectados con un mayor riesgo de que su hepatitis C derive en complejas y caras complicaciones puedan acceder a los fármacos.

Ryan Clary, director del National Viral Hepatitis Roundtable, financiado en parte con dinero de las Compañías Farmacéuticas que fabrican fármacos contra la hepatitis, ha enviado una carta al Director de Medicaid al objeto de que haga accesible los mejores tratamientos contra la hepatitis C a amplias capas sociales de Estados Unidos con rentas muy bajas.

Los ejecutivos de Gilead Sciences sostienen que el precio de Harvoni® refleja el valor del medicamento. Se justifican afirmando que Harvoni® ofrece una curación de la hepatitis C en un intervalo temporal limitado, a diferencia de otras terapias farmacológicas, no precisamente baratas, que requieren tratamientos prolongados y con menores índices de curación, según los criterios usados.

Los comprimidos de Harvoni® asocian Sofosbuvir (principio activo de Sovaldi®) y Ledipasvir.

Sofosbuvir y Ledipasvir pertenecen al grupo denominado genéricamente “Antivirales de acción directa”. Inhiben enzimas esenciales para la replicación del virus de la hepatitis C. Ledipasvir inhibe la proteasa No-eStructural 5A (abreviadamente NS5A).

Con los medicamentos contra la hepatitis C, Gilead Sciences está repitiendo la estrategia que tan buenos resultados le proporcionó en la terapia antirretroviral cuando comercializó Atripla®, una preparación que asociaba tres principios activos (Efavirenz + Emtricitabina + Tenofovir disoproxil fumarato) y que hizo posible tratar las infecciones por V.I.H. y el síndrome asociado, SIDA, con un único comprimido diario. Esta estrategia convirtió a Atripla® en el principal tratamiento de la infección por V.I.H.

Solo en España más de 900.000 personas están infectadas por hepatitis C, siendo más prevalente la infección en el grupo de población nacido entre comienzos de la década de 1940 y finales de la década siguiente (1950), cuando los procedimientos médicos invasivos se convirtieron en una inadvertida vía de infección. Aun cuando muchas personas no manifiestan síntomas clínicos, la infección por uno o varios de los serotipos del virus de la hepatitis C supone un indubitado factor de riesgo para enfermedades más graves, como cirrosis hepática [hígado sano a la izquierda; hígado cirrótico a la derecha]; y cáncer de hígado


Harvoni® (Sofosbuvir + Ledipasvir) ha sido autorizado para la infección por el serotipo 1, que causa alrededor del 70% de todas las hepatitis C. En un ensayo clínico realizado con Harvoni® en pacientes con hepatitis C serotipo 1, el virus no se detectó en sangre 12 semanas después de concluido el tratamiento. Este es un criterio de curación clínica.

Sovaldi® (Sofusbuvir) fue autorizado en Estados Unidos el 6 de diciembre de 2013; apenas un mes más tarde (3 de enero de 2014) la Agencia Española del Medicamento lo incluyó en el nomenclátor. El tratamiento con Sofosbuvir hace posible reducir la duración de los tratamientos a 12 semanas, al menos frente a los serotipos habituales en Occidente, no tanto en países subdesarrollados donde son necesarios ciclos de 24 semanas. Además ha mostrado una notable eficacia y un patrón de efectos adversos muy aceptable.

Sin embargo Sofosbuvir se debe asociar a otros fármacos, tales como interferón (inyección semanal intramuscular o subcutánea) o Ribavirina (per os).

Algunos médicos han comenzado a soslayar el empleo de interferones, asociando Sofosbuvir con Olysio® (Simeprevir), un medicamento formulado para uso oral, desarrollado por Johnson & Johnson. Esta práctica, no autorizada específicamente para el tratamiento de la hepatitis C, tiene un coste de aproximadamente 150.000 dólares ($150,000).

Si se compara el coste de asociar Sofosbuvir con Simeprevir, Harvoni® (Sofosbuvir y Ledipasvir en formulado en un único comprimido) es más barato, además de contar con la autorización expresa de la F.D.A.

Las ventas de Sovaldi® durante el primer semestre de 2014 han sido de alrededor de 6 billones de dólares, representando la mayor facturación registrada hasta ahora para cualquier medicamento durante el primer año de comercialización.

En Estados Unidos algunas compañías de seguros médicos, e incluso el programa de sanidad pública para las personas con bajos ingresos (Medicaid) están comenzando a poner cortapisas a determinados pacientes, tales como los que han abusado de bebidas alcohólicas o drogas ilícitas; así como a quienes tienen hepatopatías muy avanzadas. Ante estas restricciones, la National Viral Hepatitis Roundtable ha enviado cartas a Sylvia Mathews Burwell, Secretaria de Salud y Servicios Humanos (equivalente a nuestra Ministra de Sanidad y Consumo) afirmando que tales medidas son discriminatorias y violan el espíritu con que fue redactada y aprobada la Affordable Care Act.

[En Estados Unidos hay que diferenciar entre Act y Law, aun cuando los dos términos se traduzcan como Ley. La traslación al español del término inglés Act sería reglamento; mientras Law sería Ley. Para una mejor explicación, consultar con un experto en leyes].

El tiempo de latencia para que un infectado de hepatitis C pueda desarrollar cirrosis o cáncer hepático es, en ocasiones, de más de cinco lustros; y no siempre existe una inequívoca relación causa versus efecto. Ante tal perspectiva muchos pacientes han rehusado iniciar tratamientos, demorándolos hasta ahora, cuando hay disponibles medicamentos seguros, eficaces y de cómoda posología por vía oral.

Sin embargo, la opinión científica que prevalece es que la mejor decisión es iniciar el tratamiento lo antes posible, no solo para evitar el daño hepático antes de que dé lugar a graves problemas médicos, sino también porque, ahora se sabe, las hepatopatías incrementan el riesgo de desarrollar cardiopatías.

Recientemente, Gilead Sciences ha acordado permitir a siete fabricantes de medicamentos en India, la producción de versiones genéricas de Sofosbuvir para su distribución en 91 países pobres, incluyendo la Federación India. Estos acuerdos también se harán extensibles a Harvoni® (Sofosbuvir + Ledipasvir).

Los dos fármacos, Sovaldi® y Harvoni® han convertido a Gilead Sciences en el laboratorio emblemático en el tratamiento de la hepatitis C.

Bristol Myers Squibb ha declarado que suspende la comercialización de su propio tratamiento de combinación para la hepatitis C debido a que no es competitivo frente a los dos productos comercializados por Gilead Sciences.

El principal competidor de Gilead Sciences será AbbVie que confía recibir la autorización de la F.D.A. norteamericana a finales del presenta año (2014) para su preparado farmacéutico.

Zaragoza, 13 de octubre de 2014

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Farmacia Las Fuentes

Florentino Ballesteros, 11-13

50002 Zaragoza

1-10 of 443