SITUACIÓN ACTUAL DE LAS DROGAS DE ABUSO (2011)

publicado a la‎(s)‎ 25 feb. 2011 4:16 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 25 feb. 2011 4:17 por Victor Sin ]

DROGAS DE ABUSO: SITUACIÓN ACTUAL

La situación global de las drogas de abuso, lejos de empeorar, está mejorando; y ello, a pesar de la creciente producción de opio en Afganistán (sobre todo en la provincia de Helmand), del aumento del consumo de cocaína en Europa y del desarrollo del tráfico ilegal en África.

Considerando solo los tres grupos más importantes de drogas de abuso (cocaína, heroína y derivados de las anfetaminas), y en base a criterios de producción, tráfico y consumo, se observa un estancamiento de su comercio ilegal. Esta situación comenzó a evidenciarse hace aproximadamente un lustro, pero la sospecha inicial de que pudiera tratarse de un ciclo, con un rebrote posterior, parece difuminarse, confirmando lo que es ya una tendencia.

El cultivo de coca está disminuyendo en Sudamérica; y su consumo disminuye en Estados Unidos, si bien esta reducción se contrarresta en parte por un aumento de su uso en Europa, particularmente en Gran Bretaña, Italia y España.

España representa, en la actualidad, la principal ruta de entrada de cocaína en Europa. Según estimaciones, un 3% de la población española la consume, bien de manera habitual o esporádica. Pero las estimaciones de consumo llegan a más del 7% si se considera el grupo de edad de los adolescentes.

Por otra parte, el mercado ilegal de los estimulantes de tipo anfetamínico, como el “éxtasis”, se ha estabilizado por primera vez desde hace mucho tiempo.

Asimismo, el cultivo ilegal de marihuana (cannabis) muestra signos de estancamiento por primera vez desde hace varias décadas; y ello a pesar de que se estima que más de 160 millones lo consumen de manera habitual en todo el mundo. Sin embargo, el número de consumidores de marihuana está aumentando en 172 de los 199 países reconocidos como tales por la Organización de Naciones Unidas. Esta contradicción (aumento del consumo en casi todos países y estancamiento de la producción) se explica, al menos en parte, por la disminución de las confiscaciones debido a la mayor permisividad de su uso.

Los datos aportados por organismos internacionales estiman la disminución del cultivo de la hierba del cannabis en más de un 6%; y en más de un 2% la disminución de la síntesis ilegal de los estimulantes derivados de la anfetamina, como el éxtasis. Los estimulantes derivados de la anfetamina se fabrican ilegalmente, sobre todo en Holanda, Polonia, las Repúblicas Bálticas, y Bélgica. De hecho se sintetizaron en Bélgica hace aproximadamente medio siglo como posibles medicamentos.

En la disminución del consumo y, en última instancia, de la producción ilegal de las principales drogas de abuso, ha influido la eficacia en las incautaciones: casi la mitad de la cocaína, y hasta una cuarta parte de la heroína producida es incautada; estos porcentajes eran hace una década (datos de 1999) de 24% para la cocaína; y apenas un 15% para la heroína.

La creciente eficacia de las confiscaciones ha dado lugar a que las redes de contrabando, tanto de la cocaína sudamericana como de la heroína proveniente de Afganistán, estén estableciendo nuevas rutas a través de África.

La importación ilegal de heroína desde Asia a través de Rusia y las repúblicas ex-soviéticas de Asia Central es minoritaria, por la notable desorganización en esos países.

Hasta el 92% de toda la heroína que se consume en el mundo proviene de las amapolas del Papaver somniferum de la provincia afgana de Helmand. El principal productor de opio, en valores absolutos, es China, pero gran parte de su producción es para consumo interno, sin apenas exportación. El cultivo de opio ha caído en otras regiones de Asia hasta en un 80%. El éxito más significativo es el que se ha producido en el denominado “triángulo de oro” (Tailandia, Laos y Camboya), una región que fue en el pasado el primer suministrador de heroína en el mundo, y que, en la actualidad, está prácticamente libre de opio. Sin embargo, estos países del sudeste asiático continúan teniendo elevados índices de pobreza, sobre todo en el medio rural, lo que constituye una tentación para que los campesinos vuelvan al cultivo ilícito del Papaver somniferum, la planta de donde se extrae el opio.

Aun cuando la situación ha mejorado, el abuso de drogas continúa siendo un enorme problema sanitario mundial. La única manera de abordarlo exige que sea considerado como una grave enfermedad, con elevados índices de mortalidad.

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista en Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments