Obituario de William Bernard Kannel

publicado a la‎(s)‎ 29 ago. 2011 2:53 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 29 ago. 2011 2:54 por Victor Sin ]

OBITUARIO: W. B. KANNEL

William B. Kannel falleció a mediados de agosto (2011) en Natick, Massachusetts, USA, a los 87 años de edad, víctima de un cáncer. Hasta su óbito era profesor emérito de Medicina y Salud Pública en la Boston University School of Medicine.

Su figura logró renombre a través de los estudios de epidemiología cardiovascular mediante los que se pusieron en evidencia los factores que predisponían a los ataques cardíacos, ictus y otras enfermedades cardiovasculares.

William B. Kannel fue uno de los directores del estudio Framingham (Framingham Heart Study), el más extenso y exhaustivo ensayo sobre la enfermedad cardíaca llevado a cabo en Estados Unidos.

El estudio Framingham se inició en el año 1948 en más de 5.000 familias de la ciudad de Framingham, Massachusetts. Este estudio, que todavía continúa, trataba de establecer las causas de la enfermedad cardiovascular, tras observarse un importante aumento de su incidencia en el  bienio que siguió al final de la Segunda Guerra Mundial.

El estudio comenzó bajo los auspicios del United States Public Health Service; siendo más tarde transferido en 1949 al National Heart Institute, que forma parte del National Institute of Health. Hoy día el estudio continúa llevándose a cabo mediante la colaboración entre la universidad de Boston y el National Heart, Lung, and Blood Institute (sustituto del National Heart Institute).

W. B. Kannel se unió al estudio Framingham a comienzos de la década de 1950, siendo principal responsable del mismo desde el año 1966 al año 1979; y continuando como investigador principal hasta casi el final de su vida.

Antes del estudio Framingham, las palabras “cardiovascular”, “epidemiología” y “prevención” no tenían la importante que se les otorga hoy día. Hasta entonces, los ataques cardíacos y los ictus eran vistos como situaciones trágicas, cuya predicción o prevención se consideraban inviables desde un punto de vista médico. El estudio de los accidentes cardiovasculares era siempre post-hoc; y, muy a menudo, post-mortem.

El planteamiento inicial del estudio Framingham trataba de resolver dos cuestiones: ¿en qué pacientes la enfermedad cardiovascular se debe considerar impredecible?; y ¿era realmente impredecible?. Es estudio, desde su inicio, ha dado lugar a más de 1.200 publicaciones científicas de calidad; y, todavía más importante, ha modificado la manera en que los clínicos abordan la enfermedad cardiovascular.

El estudio es responsable de transformaciones tan incuestionables como la importancia del “estilo de vida”, incluyendo aspectos tales como la “dieta saludable”, el control del peso, los beneficios del ejercicio moderado y los riesgos asociados al tabaquismo.

Desde el comienzo, el estudio Framingham fue inusual: de una parte, los estudios epidemiológicos que se realizaban hasta entonces estaban relacionados con enfermedades infecciosas; y tenían un ámbito local; y, de otra parte, era la primera vez que un estudio clínico solo admitía a personas sanas en el momento de su inclusión en el ensayo.

El planteamiento del estudio, novedoso cuando se inició, era evaluar los parámetros bioquímicos y clínicos de personas sanas, y esperar a que contrajesen una enfermedad para estudiar los condicionantes que la habían desencadenado.

Esto hizo posible determinar que la obesidad, la elevada presión sanguínea, el hábito de fumar y la falta de ejercicio, eran factores que predisponían a la enfermedad cardiovascular. Estos hechos, que hoy resultan evidentes, no lo eran en la época en que se planteó el estudio Framingham.

Por ejemplo, se sabía que el hábito de fumar propendía a patologías pulmonares, tales como el cáncer de pulmón y enfisema, pero no se le relacionaba con el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

Todavía más: el estudio Framingham permitió establecer que la enfermedad cardiovascular era más comúnmente el resultado de una red de interdependencias (varios factores actuando conjuntamente), y no tanto achacable a un solo factor actuando independientemente, como se creía hasta entonces.

Además, la tarea de procesar y analizar toda la información se realizaba sin la ayuda de ordenadores, ni tan siquiera fotocopiadoras. La tecnología más sofisticada de la época eran las máquinas de escribir eléctricas y los aparatos de tarjetas perforadas (tan grandes como un piano de cola). Las tareas que un ordenador actual realiza en dos segundos, llevaban más de 8 horas; y con un riesgo de errores significativo.

William Bernard Kannel había nacido en Brooklyn, New York, el 13 de diciembre de 1923. Comenzó sus estudios de ingeniería química en el City College of New York, pero tuvo que interrumpirlos para servir en el ejército durante la Segunda Guerra Mundial. A su regreso, realizó un curso de ingreso para realizar estudios de medicina, consiguiendo el Grado en el Medical College of Georgia, en 1949.

W. B. Kannel se unió al United States Public Health Service, en 1950, permaneciendo hasta 1979. Mientras trabajaba en el estudio Framingham, asistió a la Harvard School of Public Health, obteniendo el grado de master en 1959.

W. B. Kannel se integró en el estudio Framingham cuando éste estaba dirigido por Thomas R. Dawber. Durante su etapa como director, que comenzó en 1971, el estudio se extendió a la segunda generación, los hijos (y sus cónyuges) de los que habían iniciado el estudio.

W. B. Kannel, vivió en South Natick, Massachusetts; y en Royal Palm Beach, Florida. Le sobreviven su esposa (de soltera: Rita Ruth Lefkowitz), dos hijos (Steven y Scot), dos hijas (Linda Isaacson y Patricia Hoffman), 12 nietos y 21 bisnietos.

Pero también le sobreviven muchos hombres y mujeres del Framingham Heart Study, que actualmente incluye a más de 14.000 personas; y abarca ya a la tercera generación, incluyendo también a algunos miembros de la primera generación (los que iniciaron el estudio), que parecen desafiar la enfermedad.

Zaragoza, agosto, 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments