Recordando a Rhena Schweitzer Miller

publicado a la‎(s)‎ 19 sept. 2011 12:28 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 19 sept. 2011 12:29 por Victor Sin ]

Rhena Schweitzer Miller falleció un domingo, 22 de febrero de 2009, en la casa de una de sus hijas, en Pacific Palisades, California, Estados Unidos. Tenía 90 años de edad.

Rhena Schweitzer era la única hija del Dr. Albert Schweitzer. Éste fue premio Nobel de la Paz en 1952; y director, a finales de la década de 1960, del hospital que él y su esposa abrieron hace hoy 96 años en medio del bosque lluvioso en el oeste de África.

El Dr. Schweitzer y su esposa, Helene Breslau, abrieron su precario hospital en lo era un gallinero, en una diminuta aldea, cerca de lo hoy es Lambaréné, Gabón. En aquella época, Gabón era parte del África Ecuatorial Francesa. Dr. Schweitzer, teólogo, músico y médico, de origen alsaciano, renunció a un cómodo y bien remunerado puesto en la universidad para ir a África en 1913. En esa aventura, siempre le acompañó su esposa, Helene.

Ese precario gallinero-hospital, se ha transformado en un complejo sanitario con 12 edificios, y un total de 150 camas de ingreso, con una asistencia ambulatoria de aproximadamente 35.000 pacientes por año. El país, Gabón, se convirtió en un país independiente en 1960.

Tras la muerte de su padre, Rhena dirigió el hospital entre 1965 y 1970. En ese año (1970) contrajo matrimonio con David Miller, a la sazón consejero médico de la Cruz Roja, de Nigeria. El Dr. Miller, era un cardiólogo que había acudido al hospital de Gabón, para tratar al Dr. Schweitzer (su futuro suegro), quien se negó a abandonar África a pesar de su deteriorada salud.

Rhena y su esposo, aun teniendo su residencia oficial en Atlanta, Georgia, USA, trabajaron conjuntamente prestando atención sanitaria en diversos países: Nigeria, Etiopía, Yemen, India, Bangladesh, Afganistán, Vietnam y Haití.

El Dr. Miller (segundo esposo de Rhena) falleció en 1977.

Rhena Schweitzer había nacido en enero de 1919, en Alsacia-Lorraine, durante 45 años territorio alemán; y que ese mismo año volvió a ser parte de Francia, una de las consecuencias de la derrota alemana en la Gran Guerra (como se conoce a la Primera Guerra Mundial). Dos años antes, en 1917, todavía en plena guerra, sus padres fueron arrestados por las autoridades del África Ecuatorial Francesa, por su condición de alemanes. Fueron enviados a una prisión en Francia; y su hospital fue cerrado. Tras ese oscuro periodo, el Dr. Schweitzer regresó a África en 1924, dejando a su familia en Europa. Su esposa (Helene) y su hija (Rhena) estuvieron en el hospital largas temporadas durante los siguientes 20 años.

Rhena contrajo un primer matrimonio en Paris, en 1939, con Jean Eckert, un constructor de órganos. Se divorciaron algunos años después. Rhena adquirió formación técnica en diversas áreas médicas, regresando a Gabón. Allí conoció al Dr. Miller, que llegaría a ser su segundo marido.

Durante la guerra civil nigeriana (la guerra de Biafra) y las terribles hambrunas que conmovieron al mundo a finales de la década de 1960, el matrimonio Miller abrió el hospital a los niños de la tribu Ibo de la región nigeriana de Biafra. El desastre era tan descomunal, que convirtieron su propio hogar en otra sala de hospital, según contó en una entrevista a The New York Times, en 1968. Entre otras cosas, Rhena, afirmaba en esa entrevista: “los niños debían compartir cama; pero tenían hermosos colchones de goma espuma que traíamos de Estados Unidos. En sus escasos ratos libres, los miembros del staff dibujaban motivos infantiles en las cunas”. Durante la guerra de Biafra, se estima que entre ochocientas mil y un millón y medio de personas murieron, muchísimas de ellas por hambre.

Con veinte años todos tienen el rostro que Dios les ha dado; con cuarenta el rostro que les ha dado la vida y con sesenta el que se merecen (Albert Schweitzer).

Zaragoza, septiembre, 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments