David Seidler guionista de The King's Speech: la voz de los disfémicos

publicado a la‎(s)‎ 19 abr. 2011 9:26 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 19 abr. 2011 9:27 por Victor Sin ]

David Seidler: guionista de la película The King's Speech: voz y palabra de los disfémicos

DAVID SEIDLER: GUIONISTA DE

“THE KING’S SPEECH”

David Seidler, guionista angloamericano puede haber logrado el cénit de su carrera profesional el pasado mes de febrero cuando recibió el Óscar al Mejor Guión por la película The King’s Speech, doblada al español como El discurso del Rey. Su fascinación por el Rey Jorge VI le acompañó desde hace más de medio siglo.

La versión teatral de la película se estrenará en Londres el próximo otoño (2011) dirigida por Adrian Noble, director de la Royal Shakespeare Company; y se está planificando que llegue a los teatros de Broadway, New York en 2012.

Pero, en palabras de David Seidler, lo mejor del galardón es el foco de luz que la película ha proyectado sobre los aproximadamente sesenta y cinco millones de personas en todo el mundo, incluyendo más de tres millones de norteamericanos, que padecen disfemia, como le sucedió al Rey Jorge VI y al propio David Seidler.

Hace apenas una semana (abril de 2011), David Seidler contribuyó con 600.000 $ a un programa (Our Time) basado en New York para ayudar a niños con disfemia. En la gala del último año (2010) se logró una aportación de 400.000 $, cifras muy superiores a las que se conseguían habitualmente en las galas anuales, según su fundador Taro Alexander, quien achaca este incremento de su presupuesto a la toma de conciencia social de la disfemia gracias a la película (The King’s Speech).

Cuando David Seidler recogió la estatuilla el 27 de febrero (2011) en el Kodak Theater de Los Angeles (la película consiguió otras tres estatuillas), afirmó que “recogía el premio en nombre de todos los disfémicos del mundo. Nosotros tenemos una voz; hemos sido escuchados”.

Durante una entrevista antes de la gala, el Sr. Seidler retrocedió en el tiempo para compartir su propia historia: su familia emigró a Estados Unidos desde Gran Bretaña antes de la Segunda Guerra Mundial. Comenzó a tartamudear cuando comenzó a balbucear las primeras palabras; y su problema se mantuvo hasta la adolescencia. Durante su infancia se sometió a varias de las terapias que, como se muestra en la película, también se aplicaron al Rey Jorge VI (Bertie, en el film), tales como llenar la boca de canicas antes de hablar; e incluso desarrollando el hábito de fumar. David Seidler comenzó a fumar a los 12 años; y a los 40 fumaba alrededor de dos paquetes diarios.

Los problemas se acrecentaron durante la adolescencia cuando se establecen relaciones de grupo y con las chicas. A los 16 años llevó a cabo una catarsis emocional liberando todas sus blasfemias que su frustración reprimía, de modo similar a como se refleja en la película. Decidió enfrentar el problema con el argumento: si tartamudeo, tú (joder) tendrás que escucharme. Y, con enorme fortaleza de espíritu y mucho sufrimiento tras de sí, logró superar esta discapacidad.

Tristemente son excepcionales los casos de disfémicos que logran superar su problema; la mayoría fracasan o no tienen el apoyo adecuado, social, educativo y familiar.

David Seidler afirma: cuando alguien con disfemia se dirija a ti, míralo a los ojos y no trates de rehuir la mirada. Pero, por encima de todo, no hagas que se sienta ridículo.

Zaragoza, abril, 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments