Obituario de Lloyd John Old

publicado a la‎(s)‎ 12 dic. 2011 0:54 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 12 dic. 2011 0:54 por Victor Sin ]

OBITUARIO DE LLOYD J. OLD

Lloyd J. Old falleció el 28 de noviembre (2011) en Manhattan, New York a los 78 años de edad, a consecuencia de un cáncer de próstata. Durante su vida realizó trascendentales descubrimientos de la relación entre cáncer y sistema inmune. Desarrolló así mismo vacunas y otros medios inmunológicos para luchar contra el cáncer.

Lloyd J. Old, trabajando en diversas instituciones de la ciudad de New York, llegó a ser considerado como un patriarca y arduo defensor de una nueva rama del tratamiento del cáncer, conocida como inmunoterapia.

Cuando el Dr. Old inició sus trabajos en la década de 1960, la inmunoterapia se consideraba un tratamiento no convencional, cuando no experimental, en relación a las terapéuticas estándar: cirugía, radioterapia y quimioterapia.

Muchos investigadores atribuyen la mayoría de edad científica de la inmunoterapia al mecenazgo que llevó a cabo desde el Cancer Research Institute, un centro filantrópico de New York que proporcionó alrededor de 200 millones de $ a la investigación en este campo durante las cuatro últimas décadas.

En palabras del Dr. Irving Weissman, director del Institute of Cell Biology and Regenerative Medicine, “sin el trabajo de Lloyd Old, existiría una opción terapéutica menos para tratar a los pacientes con cáncer”.

La inmunoterapia del cáncer (bioterapia) describe un conjunto de tratamientos que usan las células del propio organismo para reforzar el trabajo del sistema inmunológico del paciente que, en no pocas ocasiones se ve sobrepasado por el crecimiento masivo y disruptivo del tumor.

Lloyd Old, ex aequo Edward A. Boyse, trabajando ambos en el Sloan-Kettering Cancer Center, realizaron una importante contribución a comienzos de la década de 1960, con su descubrimiento de los denominados “marcadores celulares”, esto es, proteínas receptoras de la superficie celular, con características de inmunoglobulinas, que se expresan en todas las células vivas, sanas y malignas, y que actúan como conmutadores (on-off) que activan (on) o desactivan (off) la respuesta inmunitaria.

Este descubrimiento condujo al desarrollo de un sistema de clasificación ampliamente usado para el diagnóstico del cáncer en base al receptor (marcador) que se expresa en la superficie celular.

El descubrimiento de los marcadores celulares también proporcionó un marco conceptual para la investigación de las vacunas frente al cáncer. Desde los hallazgos de los doctores Old y Boyse, la investigación sobre vacunas parte de la premisa de que los tumores soslayan la respuesta inmune del organismo ocultando los marcadores (proteínas receptoras) de sus células. Así pues, el diseño de las vacunas se realiza con el objeto de desencadenar la respuesta inmune, para lo que se inyecta en los pacientes marcadores específicos para el tipo de cáncer que se va a tratar.

El año pasado, poco antes de ser diagnosticado de cáncer de próstata, el Dr. Lloyd fue vindicado, al menos parcialmente, por la aprobación por la FDA (Food and Drug Administration) de la primera vacuna para el tratamiento del cáncer: Dendreon Corporation desarrolló la vacuna Provenge® (Sipuleucel-T)  para algunos tipos de cáncer de próstata en estadios avanzados.

Lamentablemente, el Dr. Old no era candidato al tratamiento con Provenge®, pero al menos la aprobación de Provenge® y otra vacuna, Yervoy® (Ipilimumab) para el tratamiento del melanoma metastásico, supuso un reconocimiento casi póstumo a una vida de investigación de vanguardia, no siempre comprendida y aceptada en sus comienzos.

Lloyd John Old nació un 23 de septiembre de 1933 en San Francisco, California, hijo de Edna y John Old. Su padre trabajaba como ingeniero.

Su primera dedicación fue el violín, graduándose en el instrumento en la universidad y continuando sus estudios en Paris con prestigiosos profesores. Más tarde regresó a Estados Unidos, graduándose en Medicina en la universidad de Berkeley, San Francisco. Según su hermana, Constance Old, Lloyd abandonó su dedicación profesional al violín cuando comprendió que no llegaría a ser nunca una figura de renombre internacional.

A Lloyd John Old le sobreviven dos sobrinos y una sobrina.

Tras su graduación en Berkeley y en la California School of Medicine, en San Francisco, comenzó a trabajar en la Memorial Sloan-Kettering, donde permaneció durante toda su vida profesional.

Su investigación se dirigió de manera prioritaria a descifrar los códigos celulares que constituye el “lenguaje” del sistema inmunitario.

Lloyd J. Old fue el primero en identificar las células “T-Killer” y “T-helper”, que ejercen funciones trascendentes, tanto en la lucha del organismo contra el cáncer, como en otras graves enfermedades, como el SIDA.

Durante su vida laboral como director del Cancer Research Institute, en New York, entre 1971 y 2011, Lloyd J. Old era muy apreciado, tanto por su propio trabajo como por facilitar, por medio de subvenciones y becas, el trabajo a otros investigadores, de los que cinco que llegarían a obtener el Premio Nobel de Fisiología y Medicina.

Zaragoza, a 12 de diciembre de 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments