Abuso de Oxycontin (oxicodona)

publicado a la‎(s)‎ 16 jun. 2011 2:34 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 16 jun. 2011 5:01 por Victor Sin ]

El problema de abuso con Oxycontin® (oxicodona) ha determinado un cambio de formulación por parte del laboratorio fabricante. Los comprimidos de la nueva formulación no se pulverizan cuando se trituran, convirtiéndose en cambio en una sustancia gelatinosa que no puede ser esnifada, inyectada o mascada.

Todos los intentos de los traficantes y adictos para poder continuar usando el principio activo (oxicodona) contenido en nueva formulación de Oxycontin OP® han fracasado hasta ahora.

Oxycontin®, un poderoso narcótico prescrito para controlar el dolor en pacientes con cáncer u otros cuadros clínicos que cursen con dolor lacerante, libera el principio activo (oxicodona) de manera gradual en el transcurso de las 12 horas siguientes a la toma del fármaco. Esta formulación se diseñó en 1996. Muy pronto los adictos a los opiáceos descubrieron que macerando el comprimido, el polvo resultante podía usarse bien para esnifarlo o inyectarlo, consiguiendo efectos tan poderosos como los logrados con la heroína. Esta práctica ha dado lugar a varios fallecimientos por sobredosis.

El fabricante de Oxycontin®, Purdue Pharma, ha tenido éxito con esta re-formulación galénica. Sin embargo, algunos expertos en abuso de narcóticos opinan que esta circunstancia ha conducido a que los traficantes y adictos, redirijan su interés hacia otros preparados narcóticos.

La demanda se ha incrementado para comprimidos conteniendo 30mg de oxicodona pura, que se conoce con los nombres populares de “Perc 30” o “Roxies”.

Opana® (oximorfona) es otro analgésico opiáceo, comercializado hace 5 años en Estados Unidos, y al que se achaca un creciente número de muertes por sobredosis.

Al menos en parte, una de las razones que han movido al laboratorio fabricante de Oxycontin® (Purdue Pharma) a cambiar la formulación ha sido que muchos médicos dejaron de prescribirlo ante la fama que estaba adquiriendo como “droga de abuso”.

El precio clandestino de 30mg de oxicodona se halla (2011) entre los 20$ y los 30$. La antigua formulación de Oxycontin® (la que podía pulverizarse para uso como droga de abuso) costaba alrededor de 80$ (1 comprimido de 80mg). La nueva formulación galénica (conocida como Oxycontin OP®) cuesta alrededor de 40$.

Purdue Pharma solicitó autorización a la FDA (Food and Drug Administration) para la comercializar la nueva formulación galénica en noviembre de 2007; y la aprobación llegó en abril de 2010. Es el primer caso de una re-formulación galénica de un opiáceo para tratar de frenar el uso ilícito. En la actualidad la FDA norteamericana se plantea proponer la re-formulación galénica de otros preparados farmacéuticos conteniendo opiáceos.

La FDA ha solicitado a Purdue Pharma que lleve a cabo un estudio para valorar los riesgos de abuso de la nueva formulación (Oxycontin OP®). Los adictos a la antigua preparación galénica de Oxycontin® se intercambian información en redes sociales de Internet acerca de cómo sacar partido de la nueva formulación galénica.

Purdue Pharma ha iniciado ocho estudios epidemiológicos cuyo diseño ha aprobado la FDA. Mientras tanto, los adictos han comenzado a poner nombres a la nueva preparación galénica de oxicodona (Oxycontin OP®), tales como “jellynoses” o “gummies” haciendo referencia al aspecto gelatinoso cuando se esnifa o masca.

Zaragoza, junio, 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments