Obituario de Paul Meier

publicado a la‎(s)‎ 30 ago. 2011 13:12 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 30 ago. 2011 13:12 por Victor Sin ]

 Paul Meier, estadístico que revolucionó los ensayos clínicos, ha fallecido a comienzos de agosto de 2011 en su casa de Manhattan, New York, a la edad de 87 años.

Paul Meier fue un estadístico brillante que ejerció enorme influencia en las decisiones del gobierno federal norteamericano acerca de los estudios que permitían autorizar o rechazar la comercialización de numerosos fármacos.

A mediados de la década de 1950 el Dr. Meier introdujo en los incipientes estudios clínicos el concepto de “randomización”, esto es, la influencia del azar en los resultados de dichos estudios. Los estudios con distribución aleatoria de los participantes (estudios “randomizados”), eliminan los sesgos que desvirtuarían los resultados y llevarían a conclusiones erróneas que, en última instancia, afectarían la vida y la salud de millones de personas.

Cuando la distribución de los participantes en un ensayo clínico es estrictamente aleatoria, los grupos de estudio son estadísticamente idénticos en todos los aspectos, excepto en el tratamiento que reciben. La distribución aleatoria se considera una condición sine qua non para reunir evidencia acerca de los efectos de un tratamiento farmacológico.

Antes de que se considerara imprescindible la distribución siguiendo las reglas del azar (esto es, la “randomización”), los estudios clínicos estaban llenos de imprecisiones. Los investigadores, por ejemplo, administraban un nuevo tratamiento a los pacientes  que consideraban obtendrían un mayor beneficio terapéutico; y comparaban los resultados con otros pacientes que no habían recibido tratamiento porque se pensaba a priori que obtendrían un menor beneficio, método que introducía parcialidad en los resultados, además de soslayar el importante efecto placebo.

Hoy día es impensable aceptar los resultados de un ensayo clínico sin una distribución aleatoria de los participantes.

Sir Richard Peto, un reconocido investigador de la universidad de Oxford, Gran Bretaña, afirmó que Paul Meier influyó, probablemente más que cualquier otro estadístico, en las Agencias Reguladoras de Estados Unidos; y por extensión de muchos otros países. En palabras del Dr. Peto, esta forma de abordar los ensayos clínicos, con más de medio siglo de andadura, ha salvado la vida de millones de personas en todo el mundo.

En el campo de la estadística médica, no se debe olvidar la cooperación entre Paul Meier y Edward L. Kaplan (fallecido en el año 2006), este último, investigador del Laboratorio de Radiación de la universidad de California, quien introdujo una forma de estimar la supervivencia de los pacientes, que hoy día es aceptada internacionalmente.

En una publicación de junio de 1958 en The American Statistical Association, se dio a conocer un método para estimar la supervivencia de un paciente, tomando en consideración que algunos participantes fallecen en el transcurso de los ensayos clínicos en que participan, mientras otros fallecen tras la finalización de dichos ensayos. Este método, denominado “operador matemático de Kaplan-Meier”, usa información tanto de los que mueren como de los que sobreviven, durante la realización del ensayo clínico, lo que permite estimar la proporción de pacientes vivos en cualquier momento durante el transcurso de un ensayo clínico. Este método hace factible, por ejemplo, estimar la supervivencia de los pacientes que reciben un determinado tratamiento al cabo de uno, dos o tres lustros. Y esta información es trascendente en enfermedades tan comunes como los distintos tipos de cáncer, SIDA, enfermedades cardiovasculares o diabetes, por citar solo algunas.

En la actualidad, todos los estudios médicos incluyen las curvas de Kaplan-Meier. El trabajo original donde se propuso este método matemático de estimación es uno de los más citados en la literatura médica: más de 35.000 veces, de acuerdo a la Thomson Reuters Web of Knowledge.

Paul Meier, nació en Newark, el 24 de julio de 1924; uno de los dos hijos de Frank y Clara Meier. Su padre era químico y su madre directora de colegio.

Le ha sobrevivido su esposa, Louise Goldstone (nombre de soltera), sus tres hijas y cinco nietos.

Paul Meier recibió su título de Bachelor (equivalente al título de graduado, según el modelo Bolonia) en Física y Matemáticas en Oberlin, en 1945. Obtuvo un master en Lógica Matemática en 1947; y su doctorado en 1951, ambos en la universidad de Princenton. Fue docente en Lehigh en el periodo comprendido entre los años 1948 y 1952; más tarde en John Hopkins hasta 1957; llegado a ser director del Departamento de Estadística en la universidad de Chicago. Terminó su carrera docente en la universidad de Columbia, New York.

Paul Meier era el tipo de persona que cuando habla, los demás escuchan; y solo unos pocos pueden discutir con él.

Zaragoza, agosto, 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments