Somalia: la hambruna se agrava y extiende

publicado a la‎(s)‎ 5 oct. 2011 3:05 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 5 oct. 2011 3:05 por Victor Sin ]

 La hambruna que afecta a Somalia y al nuevo país, Sudán del Sur, apenas recibe una atención incidental en los informativos, mezclada con banalidades que, a juicio de quien escribe, resultan ofensivas. Según las Naciones Unidas, 750.000 personas podrían morir de hambre y debilidad extrema durante los próximos meses si no se organiza una ayuda a gran escala.

La hambruna es el resultado de una combinación demoníaca: sequía crónica, guerra, restricciones a los grupos de ayuda internacionales por parte de la guerrilla islámica, reducción de la producción agrícola a la cuarta parte de lo habitual, y aumento del precio de los alimentos.

En declaraciones de Mark Bowden, coordinador humanitario de Naciones Unidas, “el sur de Somalia es el epicentro de un área de hambre en el Cuerno de África, origen de muchos de los refugiados. Es necesario redoblar nuestro esfuerzo”.

El pasado mes de julio (2011), Naciones Unidas declaró que extensas regiones del sur de Somalia superaban los umbrales de malnutrición y muerte que definen la hambruna en un área determinada. Desde entonces, esta situación de miseria extrema se ha expandido, afectando a amplias zonas de la capital, Mogadiscio. La producción agrícola se ha paralizado.

El lunes, 26 de septiembre (2011), Naciones Unidas incluyó la región de Bay en el área de hambruna, donde el 60% de los niños sufre grave malnutrición. No se sabe cuántas personas pueden haber muerto en Somalia, pero se estima en varias decenas de miles durante los últimos tres o cuatro meses, de los que la mitad podrían ser niños. Dicho de otra manera: varios centenares de personas cada día.

Somalia se tambalea entre crisis desde el colapso del gobierno en 1991. Desde entonces todos los intentos de restablecer un gobierno central y una Administración mínimamente eficaz han fracasado. Como parte del plan de ayuda, Naciones Unidas está tratando de organizar una conferencia en Mogadiscio que reúna a todos los grupos en conflicto para discutir acerca del futuro del país.

Sin embargo, gran parte del sur de Somalia está bajo control del grupo islámico Al-Shabab, que ha expulsado a los grupos de ayuda internacional, además de impedir a la hambrienta población huir de las áreas de sequía extrema. Aunque el Comité Internacional de la Cruz Roja y varias organizaciones de caridad musulmana han enviado ayuda alimentaria a la región, la guerrilla islámica que la controla ha robado mucha de la ayuda recibida. Quejas semejantes se dan también en las regiones controladas por el gobierno de Mogadiscio.

Otro problema añadido son las enfermedades: sarampión, cólera, malaria y tifus han comenzado a extenderse en los campos de refugiados. La sequía, que también está afectando a Kenia y Etiopía debería terminar a finales de octubre, pero dada la ausencia de higiene y salubridad, las esperadas lluvias traerán un aumento de enfermedades infecciosas que se trasmiten por el agua contaminada.

Famine Early Warning Systems Network y Food Security and Nutrition Analysis, financiadas por el gobierno norteamericano y Naciones Unidas, están tratando de ofrecer una ayuda masiva y multisectorial, a la vez que mantener una respuesta a lo largo del tiempo en una de la regiones más castigadas del planeta.

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LA HISTORIA DE SOMALIA

A finales del siglo XIX la región del Cuerno de África quedó dividida entre británicos, italianos y franceses. La región bajo protectorado francés se convirtió en la República de Yibuti (adaptación al español de Djibouti) en 1977. La región bajo jurisdicción italiana se vio afectada incidentalmente por la Segunda Guerra Mundial: ocupada por las tropas británicas en 1941, fue devuelta a Italia en 1950, bajo un régimen fiduciario de Naciones Unidas.

En el año 1960, se creó la República de Somalia a partir del Protectorado británico y la región que controlaba Italia como fiduciario de Naciones Unidas.

Tal vez el período más estable de su corta historia como país fue durante el gobierno del general Mohammed Siyad Barre, a pesar de que llegó al poder tras un golpe de estado en el que su antecesor, Sherma’ arke, fue asesinado. Siyad Barre creó un estado socialista, cambió la denominación del país a República Democrática Somalí, siendo reelegido en elecciones durante la década de 1980. La década de 1990 trajo de nuevo la inestabilidad con la lucha guerrillera entre los partidarios de Siyad Barre y el llamado Partido Nacional Somalí. La entrada ulterior en conflicto de la guerrilla islámica complicó aún más la situación hasta el punto donde ahora nos encontramos.

Casi desde su independencia, ha estado casi en conflictos bélicos permanentes con sus vecinos: con Etiopía por los derechos de pastoreo en el desierto de Ogaden; y con Kenia y Djibouti por razones fronterizas; además de sus conflictos civiles entre los gobiernos, más o menos estables, y los grupos guerrilleros.

La inestabilidad política unida a ser una región semiárida con frecuentes y prolongadas sequías ha dado lugar a grandes crisis alimentarias.

Zaragoza, octubre, 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments