Obituario de Alfred Freedman

publicado a la‎(s)‎ 25 abr. 2011 1:24 por José Manuel López Tricas   [ actualizado el 25 abr. 2011 1:24 por Victor Sin ]

Alfred M. Freedman, prestigioso psiquiatra y reformador social, ha fallecido en Manhattan el domingo, 17 de abril de 2011. Su óbito se produjo a consecuencia de las complicaciones de una intervención quirúrgica por una fractura de cadera. Tenía 94 años. Alfred Freedman dirigía la American Psychiatriac Association cuando en 1973 aceptó que la homosexualidad no era una enfermedad mental, como se consideraba hasta entonces de manera casi unánime.

El Dr. Freedman fue elegido presidente de la American Psychiatric Association en 1972, una época con una creciente presión por parte de los homosexuales para que su condición sexual dejara de ser estigmatizada. Sin embargo, los aproximadamente 20.000 psiquiatras de la muy conservadora American Psychiatric Association tenían puntos de vista diametralmente opuestos en relación a la homosexualidad. De hecho, en el DSM-II (Diagnositc and Statisticl of Mental Disorders II), la homosexualidad se catalogaba como “desviación sexual”, en el mismo grupo de alteraciones que el voyeurismo, la paidofilia y  exhibicionismo.

El Dr. Freedman llegó a la presidencia de la conservadora Sociedad Psiquiátrica Americana auspiciado por un grupo de jóvenes colegas que, como él, director entonces del New York Medical College, estaban involucrados en el intento de reformar la práctica psiquiátrica orientándola hacia la integración social de los pacientes con enfermedades mentales.

Muy poco tiempo después de asumir su nueva responsabilidad, tomo como propia la resolución perfilada por Robert L. Spitzer, de la universidad de Columbia, para que la homosexualidad dejara de considerarse una enfermedad mental.

Y así, el 15 de diciembre de 1973, la American Psychiatric Association, resolvió (13 votos a favor, ninguno en contra y 2 abstenciones) que “la homosexualidad per se no reúne los criterios para ser considerado un desorden psiquiátrico”.

Poco antes se había constituido la National Gay Task Force (en la actualidad National Gay and Lesbian Task Force), que consideró la resolución como “una gran victoria gay ”que “protege de la opresión a una décima parte de nuestra población”. Entre otras cosas, la resolución ayudó a tranquilizar a los homosexuales que precisaban tratamiento psiquiátrico, en el sentido de que la terapia no iría enfocada a modificar su orientación sexual, ni se identificaría su condición sexual como la raíz de sus problemas mentales.

Además, la resolución permitía a los homosexuales defenderse judicialmente de cualquier discriminación social y/o laboral; al mismo tiempo que las relaciones homosexuales consentidas entre adultos dejaba de valorarse como un delito.

Los movimientos y organizaciones de homosexuales, lesbianas, bisexuales y transexuales comenzaron a manifestarse abiertamente, ganando peso político y, muy lentamente, consideración social.

Alfred Mordecai Freedman nación el 7 de enero de 1917, en Albany, capital del Estado de New York. Obtuvo el grado de Bachelor (equivalente a graduado) en la universidad de Cornell en 1937; y su licenciatura en la universidad de Minnesota  (Estado del mimo nombre) en 1941. Tras una breve estancia como interno en Harlem Hospital, se alistó en el ejército en las fuerzas aéreas (Army Air Corps).

Durante la Segunda Guerra Mundial trabajó primero en un laboratorio en Miami y, más tarde, como jefe de los laboratorios en el Air Corps Hospital, en Gulfport, Mississipi, dejando el ejército con el grado de Major (aproximadamente equivalente a un grado de comandante).

Tras la guerra, encaminó sus investigaciones hacia al neuropsicología, junto a Harold E. Himwich, en Edgewood Arsenal, en Maryland. Comenzó a interesarse por la psiquiatría infantil, llegando a ejercer en esta área de la psiquiatría en el Bellevue Hospital, en Manhattan.

El Dr. Freedman fue jefe del departamento de psiquiatría pediátrica en Downstate College of Medicine, de State University de New York durante un lustro, antes de asumir la responsabilidad del departamento de psiquiatría en New York Medical College, entonces en East Harlem, y hoy día en Valhalla, New York. Trabajó aquí durante treinta años desarrollando un centro referencial de formación de nuevos psiquiatras.

Desarrolló un programa de tratamiento para personas adultas adictas a drogas en 1959 en East Harlem ampliándolo más adelante para incluir a los adolescentes. Estos programas fueron pioneros, como también lo fue la División de Psiquiatría Social y Comunitaria en East Harlem.

Escribió en 1967, conjuntamente con Harold I. Kaplan, el libro “Comprehensive Textbook of Psychiatry”, que llegó a ser un texto clásico y del que se continúan haciendo reediciones, siendo la 9ª la última edición disponible, en la que ya no figura como coautor Alfred Freedman.

Durante su año como presidente de la American Psychiatric Association, Alfred Freedman luchó contra los abusos de la psiquiatría en la ex Unión Soviética. Desafió al gobierno soviético con cuestiones entonces muy incómodas (eran los años más tensos de la Guerra Fría) acerca de los tratamientos en hospitales psiquiátricos a los disidentes. Dirigió una delegación de psiquiatras norteamericanos que se reunió con sus colegas soviéticos, visitando varias instituciones de internamiento para enfermos mentales.

Después de retirarse del New York Medical College, Alfred Freedman se interesó por el papel que la psiquiatría jugaba en los casos de pena de muerte en Estados Unidos. En colaboración con Abraham L. Halpem, redactaron un código ético de mínimos para los médicos que colaboraban en las ejecuciones; además de luchar frente a la práctica de usar psicofármacos en los pacientes psicóticos que se hallan en el corredor de la muerte, para que pudieran ser declarados competentes antes de ser ejecutados.

Además de su hijo, Dan, de Silver Spring, Madison, le sobrevive su esposa,  Marcia, otro hijo, Paul, de Pelham, New York, y tres nietos.

Zaragoza, 24 de abril de 2011

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Comments