Política‎ > ‎

Afganistán: pastunes versus tayikos (2009)

AFGANISTÁN: PASTUNES VERSUS TAYIKOS (2009)

Las recientes noticias provenientes de Afganistán, desde las forzadas elecciones, hasta el aumento de la lucha de guerrillas con los talibanes, y los sempiternos atentados, nos deberían llevar a reflexionar sobre algunos aspectos relacionados con la etnicidad de la población y su acceso a los distintos ámbitos del poder. Solo así es factible confiar en una pacificación, base del progreso y la educación, tan necesario para la erradicación de la violencia continuada y creciente.

El apoyo, más o menos explícito, de la mayoritaria etnia pastún (42% de la población) a los talibanes se sustenta en el permanente enfrentamiento de esta etnia con los tayikos, la segunda representativa del país que, con el 24% de la población controla de hecho todos los resortes de poder, sobre todo el ejército, la policía y los servicios de inteligencia. Durante la propaganda previa a las últimas elecciones (2009), gran parte de las críticas de los talibanes se han dirigido al hecho de que el presidente Hamid Karzai (un miembro de la etnia pastún) nombrase como ministro de defensa al odiado Muhammad Fahim (Qasim) Khan (de la etnia tayik), quien había sustituido a Ahmad Sha Masud (el llamado “león de Panshir”), asesinado dos días antes de los atentados del 11-S.

Muhammad Fahim (Qasim) Khan, y sus aliados de la milicia tayik (la Alianza del Norte) tomaron Kabul en  el año 2001 con ayuda del ejército norteamericano, expulsando a los talibanes del poder. Un grupo de oficiales tayikos asumieron el control de los puestos vinculados a la seguridad (ejército, policía, inteligencia), habiéndose mantenido en ellos desde entonces, con la ayuda del ejército norteamericano. Hamid Karzai fue nombrado presidente, a fin de dar la imagen ante los miembros de la mayoritaria etnia pastun de que un miembro de su grupo étnico rigiese el país, si bien todos los resortes del poder continuaban en manos de miembros de la etnia tayika.

Una convicción muy extendida entre los pastunes es que “ellos reciben las balas, mientras los tayikos reciben los dólares”, haciendo alusión a los ataques norteamericanos sobre las áreas del sur y este del país, mayoritariamente pastunes; en tanto que los tayikos reciben los contratos para la reconstrucción y usurpan bastante de la ayuda humanitaria.

A fin de contrarrestar estas críticas, Hamid Karzai (actual presidente en funciones) ha promocionado a miembros de la etnia pastún a puestos de responsabilidad (Abdul Rahim Wardak, un pastún, ha sustituido a Muhammad Fahim, tayiko, como ministro de defensa). Pero se trata solo de un cambio de imagen. Así, Bismillah Khan, un importante miembro de la etnia tayiko, ha continuado como jefe del ejército, manteniendo a colaboradores tayikos en puestos clave del ejército y de las fuerzas encargadas de la lucha contra los narcóticos. Afganistán es, en la actualidad, el principal suministrador de heroína para uso ilegal en todo el mundo, cultivado en la provincia sureña de Helmand, de mayoría pastún.

Afganistán fue una monarquía desde 1747 hasta el derrocamiento del último Rey en 1973. Su poder se limitaba en un principio a las regiones del sur y este, asentamientos de la etnia pastún. Sin embargo, poco a poco su reino se fue agrandando con la incorporación de regiones del norte y oeste, donde vivían otras etnias, tayikos, hazaras y uzbekos.

Se comprende, pues, que la mayoría pastún quisiese convertir al último rey, Zahir Shah, en presidente del gobierno interino instaurado en 2002, hasta las primeras elecciones de 2004. El rey, reverenciado por los pastunes, actuaría como Jefe del Estado, mientras Hamid Karzai, lo haría como Primer Ministro. Los tayikos se negaron a esta opción. Y, el día anterior a la constitución de la Asamblea Nacional, Zalmay Khalilzad, enviado del entonces presidente norteamericano G. Walker Bush, se alineó con los tayikos, manteniendo un duro enfrentamiento verbal con Zahir Shah, quien desistió de convertirse en Rey. Zahir Shah falleció en Kabul el 23 de julio de 2007.

El creciente poder de la guerrilla islámica talibán se explica por varios factores: el dinero proveniente del tráfico de drogas, el fervor islamista, la corrupción imperante, el odio a la ocupación norteamericana y los bombardeos con víctimas civiles que se concentran en áreas de mayoría pastún; sin olvidar los oscuros intereses de los servicios de inteligencia paquistaníes. Pero las auténticas raíces del conflicto tal vez se asienten en el rechazo del poder que acumula la etnia tayik en Kabul y su área de influencia en detrimento de la etnia mayoritaria de origen pastún.

 

Dr. José Manuel López Tricas

Farmacéutico especialista Farmacia Hospitalaria

Zaragoza

Ċ
José Manuel López Tricas,
17 nov. 2010 3:16
Comments